San Felipe tiene nuevo Obispo

Fue consagrado y tomó posición de la diócesis el presbítero Gonzalo Bravo Álvarez, quien envió un saludo a la comunidad manifestando que venía a la diócesis “a “acompañar procesos que nos permitan crecer juntos en una comunión fraterna”.

 
Sábado 15 de Agosto de 2020
Ver Galería
En el Santuario de Santa Teresita de Los Andes y con la sola presencia de los obispos de rigor más los vicarios de la diócesis, fue consagrado Gonzalo Bravo Álvarez como nuevo pastor de San Felipe de Aconcagua.

La ceremonia tuvo lugar en Rinconada debido a la cuarentena que afecta a la comuna de San Felipe donde está el templo Catedral, y se realizó con las debidas medidas impuestas por la autoridad de salud. La comunidad cristiana de la diócesis pudo participar mediante redes sociales.

El nuevo obispo fue consagrado por el Nuncio Apostólico en Chile, Mons. Alberto Ortega, y por el Arzobispo de Santiago, monseñor Celestino Aós junto al Administrador Apostólico de Valparaíso, monseñor Pedro Ossandón.

Además de los consagrantes estuvieron presentes, solo su hermana Matilde por la familia, vicarios y canciller del obispado, más personas encargadas de apoyar la ceremonia litúrgica y realizar la transmisión on line.

En las dos semanas previas al acto religioso, en los valles de San Felipe y Petorca, a través de las mismas redes sociales, 12 videos de gente representativa de los más diversos ámbitos de la diócesis, daban la bienvenida a su nuevo pastor y preparaban el clima virtual de esta ceremonia.

Concluida la eucaristía en la cripta del Santuario, el nuevo obispo Gonzalo Bravo entregó un saludo a las comunidades de la diócesis y sus agentes de pastoral.

Junto con manifestar sus agradecimientos a distintas personas e instituciones, monseñor Bravo anunció la creación de la Comisión Diocesana de Transparencia que abordará tres áreas, según indicó: la económica, la administrativa y la de abusos sexuales, poder y conciencia en la iglesia.

También señaló que se incorpora a esta diócesis “para acompañar procesos que nos permitan crecer juntos en una comunión fraterna y en reconocernos pecadores; y, al mismo tiempo, sabernos misioneros de un Cristo vivo que nos llama a la conversión sin temores. Sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, laicos y laicas, movimientos y espiritualidades específicas, formamos el pueblo de Dios, quienes unidos en la diversidad de carismas nos sentimos parte del Cuerpo de Cristo, que es la iglesia”.

Fuente: Comunicaciones San Felipe
Rinconada, 15-08-2020
Video: Ordenación Episcopal del electo Obispo de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua