Primera Misa de los Padres Felipe y Paulo Lizama Silva

Con pañuelos blancos en alto fueron recibidos los nuevos sacerdotes Felipe y Paulo Lizama Silva al ingresar a la Parroquia “Nuestra Señora de la Merced” de Lagunillas (comuna de Casablanca) para celebrar su primera Misa luego de ser ordenados como sacerdotes en la mañana del sábado 28 de abril.

 
Sábado 28 de Abril de 2012
Ver Galería
El padre Felipe Lizama presidió la Eucaristía y su hermano el Padre Paulo fue quien realizó la Acción de Gracias al término de la Misa. Antes de la bendición final, la familia Madariaga que cultiva el Canto a lo Divino entonó un canto a la Virgen María.

La homilía fue realizada por el Padre Reinaldo Osorio, Párroco de las Parroquias “Nuestra Señora de la Merced” de Lagunillas y “Santa Bárbara” de Casablanca quien fue el sacerdote que recibió a los gemelos Lizama primero como jóvenes para prepararse a la Confirmación y después los fue acompañando en su discernimiento vocacional.

En ella el Padre Reinaldo realizó varios recuerdos del paso de los nuevos sacerdotes por la comunidad para así explicar cómo fue descubriendo que esas experiencias son las que fueron preparando sus corazones para el encuentro con el Señor. “Acá fueron descubriendo ese tesoro grande del Señor y trece años después ya son sacerdotes. Descubrieron que había alguien que los amaba, llenaba sus vidas. Los invito a no olvidar ese amor y que todo lo que realicen lo hagan como una respuesta a ese gran amor del Señor. Vuelvan al primer amor que los entusiasmó hasta tal punto que le dijeron que sí”.
“Les invito a que en todo sean sacerdotes. Tenemos dos faros que nos iluminan, el Papa y nuestro Obispo; si caminamos por el sendero de ellos vamos a puerto seguro. No se salgan del camino”.

Al final de la Eucaristía el Padre Paulo al realizar la Acción de Gracias señaló que “cada uno tiene mucho que agradecer. Todos hemos sido testigos de la obra de Dios y hoy damos gracias por el sacerdocio. Con Felipe compartimos las mismas experiencias y el mismo llamado de Jesús para compartirlo con todos”.

“Gracias Señor por este ministerio, compartir con los demás la historia de salvación prometida, donde el Señor y el hombre se van conociendo y comunicando. Gracias querida familia, sin duda es en ustedes donde primero conocimos a Dios; gracias querido pueblo de Lagunillas, no perdamos lo más nuestro; gracias querida Iglesia donde hemos encontrado nuestra familia. Que esta acción de gracias nos haga mirar nuestro futuro y fortalezca nuestra misión”, finalizó el Padre Paulo.

Fuente: Comunicaciones de Valparaíso
Casablanca, 28-04-2012