San Francisco y La Virgen del Carmen reaniman la fe en El Monte y Melipilla

Este 10 de octubre se vivieron en la Parroquia de El Monte y en la Catedral de Melipilla dos celebraciones distintas pero unidas por la devoción popular. Mientras en el Monte culminaron las fiestas a San Francisco, por otra parte, se celebró el aniversario de la ciudad que en sus inicios fue bautizada como “Villa de San José de Logroño” con una procesión encabezada por la imagen de la Virgen del Carmen.

 
Miércoles 13 de Octubre de 2021
Ver Galería
En la culminación de las fiestas de San Francisco, el Domingo 10 de octubre el obispo de Melipilla, don Cristián Contreras Villarroel celebró la Eucaristía en la parroquia San Francisco de El Monte, y después acompañó la procesión. El pueblo católico, junto a los vecinos y a las autoridades expresaron públicamente la devoción al santo. Fueron 10 kilómetros de recorrido. No hubo procesión caminando. Acudieron más de 700 huasos a caballo, decenas de carretas adornadas por colores de la bandera de Chile y con banderas y globos blancos-amarillos, del Vaticano. El pueblo salió en familias, con sus enfermos, ancianos y niños a recibir la bendición del Santísimo Sacramento. Acogido por los altares dedicados a la Virgen Santa y a San Francisco, rindiendo homenaje al “Patriarca de los pobres, glorioso San Francisco. Tu que llevaste en vida las llagas del Señor. Patriarca de los pobres glorioso San Francisco, envíanos del cielo tu santa bendición”. En días precedentes, el lunes, celebró la Eucaristía don Cristián Castro, obispo auxiliar de Santiago y el sábado don Pablo Lizama, primer obispo de Melipilla.

Posteriormente, don Cristián regresó a la ciudad de Melipilla, cuyo patrono es San José, para conmemorar un nuevo aniversario de la ciudad fundada el 11 de octubre de 1742, por el gobernador José Antonio Manso de Velasco, con el nombre de Villa de San José de Logroño. La localidad, después llamada Melipilla, conserva la tradición con el nombre de su patrono en la Parroquia Catedral y en el Hospital San José. Tras la Eucaristía presidida por el párroco de la Catedral, y los párrocos de la Merced, de La Sagrada Familia, de Santa Teresa de los Andes, se inició una procesión con la venerada imagen de la Virgen del Carmen. El recorrido fue alrededor de la Plaza, donde cada parroquia con sus altares compartió reflexiones y oraciones. Expresión pública de la fe cristiana. Los bomberos hicieron un arco y una cruz con sus escalas para recibir a la Virgen del Carmen y arrojaron pétalos de rosas.

En la homilía en El Monte, el obispo se refirió al texto del Evangelio (Mc. 10, 17-30), conocido como el “joven rico”. Destacó la importancia y la relevancia de la pregunta por la vida eterna; el cumplimiento de los mandamientos, la justicia debida a los pobres y la necesidad de pedir el don de la sabiduría, como lo dice el Salmo: “enséñanos a calcular nuestros años para que adquiramos un corazón sensato” para saber cómo vivir esta existencia terrena. Un ejemplo de ello, señaló, lo tenemos en San Francisco de Asís que dejando todo entregó su vida al Maestro, y que el mandato principal de la ley de Dios es: “amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y al prójimo como a ti mismo”. La Virgen María es un ejemplo de esto, así como nuestros santos.

Fuente: Comunicaciones Obispado de Melipilla
Melipilla, 13-10-2021