Conectados virtualmente sacerdotes de La Serena vivieron Jornada de Formación Permanente

Durante el programa, que se extendió entre el 4 y 7 de agosto, el clero arquidiocesano reflexionó sobre los efectos de la pandemia, la solidaridad y esperanzas en tiempos de dificultad.

 
Viernes 07 de Agosto de 2020
Ver Galería
Los sacerdotes que sirven en diversas parroquias y comunidades de la Arquidiócesis de La Serena, participaron entre el martes 4 y viernes 7 de agosto de la Jornada de Formación Permanente del Clero, actividad que se desarrolló de manera remota, con el objetivo de cumplir la normativa sanitaria producto del COVID-19.

La actividad comenzó el martes 4 con el rezo de I Vísperas desde el Seminario Mayor “Santo Cura de Ars”, en el día del sacerdote. En la jornada siguiente, participaron del encuentro virtual en que el P. Francisco Ibáñez, formador en el Seminario Pontificio Mayor de los “Santos Ángeles Custodios” de Santiago, presentó el tema Efectos humanos, psicológicos y espirituales de la Pandemia Covid 19. “Los sacerdotes somos hombres tomados de entre los hombres para el servicio del pueblo, entonces, en este contexto debemos hacernos cargo de nuestra humanidad y reflexionar sobre los efectos que tiene en nosotros. Esto nos ayuda a servir de la mejor manera posible, nos conecta con el pueblo del cual somos parte y se convierte en una buena instancia para revisar lo que ha pasado en la gente y a nosotros mismos en medio de las dificultades. Es cierto que tenemos realidades particulares, pero el tema nos viene a entregar algunas orientaciones para colocarnos al servicio de los demás, compartiendo este dolor como hermanos de camino. El tema nos acerca a la humanidad que debemos tener como Iglesia, personas y pueblo de Dios”, manifestó el expositor.

El jueves 6, correspondió la exposición El imperativo de la solidaridad, a cargo de Carmen Gloria Donoso, presidenta de la Comisión Nacional Justicia y Paz. Tras la presentación, la periodista destacó que “la pandemia hizo evidente las situaciones de pobreza y falta de justicia que existen en el país, lo que nos obliga a trabajar arduamente para conseguir una plena realización de la justicia humana. La solidaridad no es bonita, ni romántica ni poética, es un imperativo moral, porque toda persona que integra la sociedad, como hijos de Dios, tenemos derecho a ser felices y a participar del bien común. La solidaridad, en estos momentos, es el camino para ayudarnos unos a otros para lograr el fin superior”.

Finalmente, este viernes 7 le correspondió la ponencia al P. José María Recondo, sacerdote de la Diócesis de Morón, Argentina, quien expuso el tema Sufrimiento y esperanza en tiempos de pandemia, destacando que “los dos temas se conjugan y adquieren -al día de hoy- notoria relevancia por la situación que estamos atravesando mundialmente. Todo ello traerá secuelas sociales al finalizar la pandemia, lo que transforma en un desafío como nosotros lo sacerdotes acompañamos a nuestro pueblo para sostenerlo en la esperanza en momentos de dificultad”, puntualizó.

Fuente: Comunicaciones La Serena
La Serena, 07-08-2020