Religiosas celebraron el día de la Vida Consagrada con misa en la Catedral de Copiapó

En la celebración también renovaron sus votos religiosos.

 
Martes 16 de Agosto de 2022
Ver Galería
Las religiosas de las congregaciones presentes en Atacama se reunieron este lunes 15 de agosto en la Catedral de Copiapó para celebrar el día de la Vida Consagrada, en la Solemnidad de la Asunción de la Virgen.

La misa se celebró al mediodía, y fue presidida por el obispo, Monseñor Ricardo Morales, acompañado de sacerdotes de toda la diócesis.

En la homilía, el obispo agradeció a las religiosas su incansable labor en medio de las comunidades. “El anuncio es diálogo, es conversa en torno a una mesa, así es la vida consagrada, que se acerca de puntillas, en sencillez, a las familias”. El obispo también habló de la importancia de la mujer en la historia de la salvación. “Sin el si de María, la obra de redención no se realiza” dijo, y mencionó a mujeres como Ruth y María Magdalena. “¡Cuánto tenemos que hacer como Iglesia, en nuestras relaciones, estructuras, liturgia, para responder al justo reclamo de las mujeres, por un rol verdaderamente participativo y deliberativo!; tenemos que ir avanzando en ese reconocimiento”. También narró una experiencia que está desarrollando la diócesis. La que hasta ahora era la reunión de presbiterio y que duraba dos días, ahora se dedica en el segundo día, a hablar de los temas importantes, pero con la asistencia también de religiosas, responsables parroquiales y diáconos.

Vida religiosa profética
“Si hay algo que la vida religiosa tiene, es estar en las periferias, con los pobres, los enfermos, los ancianos, los niños, en las tomas”, dijo el obispo, y agregó: “Donde hay un dolor, ahí está la vida consagrada, porque hace carne el cántico de la Virgen, de liberación, que enaltece a los humildes y derriba a los poderosos. Cuando no ha estado con los humildes, ha fallado, y sabemos las perversiones que se han dado”. Don Ricardo dijo que “no nos consagramos para acomodarnos sino para salir, para estar ahí donde se reclama justicia, paz, fraternidad, para ser artífices de diálogo y denunciar lo que no está bien. La vida religiosa jamás ha tenido miedo, es profética por naturaleza”.

Después de la homilía, el obispo obsequió a cada religiosa un cirio y las invitó a encenderlo cada vez que celebren la liturgia, visiten a algún enfermo, hagan oración. Y luego, las religiosas y religiosos renovaron sus votos de pobreza, castidad y obediencia. Este rito finalizó con un saludo del obispo a cada una de ellas y ellos.

Sobre esta celebración, que se realiza por primera vez en la Catedral, la hermana Claudia Muñoz aci, presidenta de Conferre zonal, comentó: “fue un momento de mucha fraternidad, de sentirnos confirmadas en nuestra vocación”. Dijo que el regalo del cirio fue un gesto muy bonito: “nos regaló a cada una un cirio para poder recordar con alegría el don de la consagración religiosa, iluminando nuestra misión a través de la vida y la adhesión a Jesús, pobre, casto y humilde, obediente al Padre”.

La hermana Claudia también destacó que “después de la misa pudimos compartir un almuerzo fraterno, muy bien preparado, de una elegancia sencilla y discreta, y muy fina. Estamos muy agradecidas y agradecidos de este día y tenemos mucha alegría de vivir nuestra consagración religiosa en Atacama, en medio del desierto, acompañando a nuestro pueblo y siendo acompañadas por cada una de las personas con quienes compartimos la misión y la vida”.

Fuente: Comunicaciones Copiapó
Copiapó, 16-08-2022