Liturgia Comisión Personas Mayores: «Ustedes pueden ser maestros con el testimonio de sus vidas»

Así lo expresó el obispo Cristián Contreras Villarroel, presidente de la comisión de la Pastoral Social Caritas Chile, a los participantes de la celebración remota celebrada el 26 de julio en la fiesta de San Joaquín y Santa Ana, en el contexto de la 2ª Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos impulsada por el papa Francisco.

 
Viernes 29 de Julio de 2022
Ver Galería
La instancia, organizada por el Programa de Adultos Mayores y la Comisión de Personas Mayores de Caritas Chile, contó con la conexión vía zoom de 72 personas mayores desde Arica a Punta Arenas y tuvo un enfoque intergeneracional, impulsando un encuentro familiar con los nietos y familias. La liturgia quiso ser un espacio de agradecimiento y reconocimiento a las personas mayores que son animadas y acompañadas por la comisión.

Al iniciar su homilía, desde la Catedral de Melipilla, el obispo Cristián Contreras Villarroel recordó que la conmemoración de los abuelos de Jesús “despierta en nosotros la memoria agradecida por nuestros seres queridos -vivos y difuntos- que nos han transmitido la fe en Dios”. Mostrando una fotografía de una acuarela pintada en el muro de la parroquia San Joaquín de Santiago, el pastor relató que “vemos a San Joaquín y Santa Ana contemplando admirados al niño Jesús portando un pedazo de leño. Está San José carpintero con sus herramientas de trabajo y a la Virgen María tejiendo en un telar. Alrededor de la acuarela se lee: “venid a mí los que estáis agobiados y cansados y yo os aliviaré”.

“Es providencial que el Papa Francisco haya dedicado muchas Audiencias públicas a los abuelos; y como intención de la oración de este mes de julio, el Papa ha pedido que sea por nuestros abuelos y ancianos” relevó el obispo, agregando que el Evangelio de San Lucas 2, 22-40 sobresalen las figuras de los ancianos Simeón y Ana, que esperaban “ver los nuevos tiempos que se iban a manifestar para el pueblo de Israel y para toda la humanidad”. Ellos se encuentran con dos jóvenes, María y José, que llevan al niño Jesús en sus brazos para presentarlo en el templo y dar gracias a Dios por haberles regalado al Señor de la vida.

El obispo Contreras Villarroel, destacó como tras escuchar la plegaria de Simeón, - impulsado por el Espíritu Santo a expresar “mis ojos han visto al Salvador a quien has presentado ante todos los pueblos”- María y José se impresionan, así como les sucedería también con la profetiza Ana que anuncia a la madre de Jesús que una espada de dolor atravesaría su corazón.

“Hermanos y hermanas mayores muy queridos, Ustedes nos han transmitido la fe. Sigan ayudando a los niños, a los jóvenes a alegrarse por el don de la vida, pero enseñándoles también que la vida tiene sufrimientos y esos sufrimientos son muy fecundos cuando se ofrecen por los demás y se viven con los demás. Los jóvenes no pueden vivir renegando, criticando o llorando. Lo nuestro es vivir alabando a Dios realizando obras de bien. Y en esto Ustedes pueden ser maestros con el testimonio de sus vidas”, dijo el pastor a los participantes de la liturgia.

Finalmente, el obispo recordó que esta fiesta de “los abuelitos de Jesús, anima en nosotros la memoria del corazón que nos lleva a agradecer la vida de Ustedes”, manifestando también gratitud por la posibilidad de enviar este mensaje y de estar al servicio desde la Conferencia Episcopal y Caritas Chile. “Haremos lo mejor posible por realizar un servicio a las necesidades más sentidas de Ustedes a través de nuestro ministerio sacerdotal y pastoral y a través del servicio de nuestras comunidades religiosas, eclesiales y educacionales extendidas a lo largo de nuestro Chile”.

- Reviva la transmisión de la liturgia AQUÍ

Fuente: Comunicaciones CECh
CECh, 29-07-2022