Nuevo Diácono transitorio en Antofagasta

La ordenación diaconal, la comunidad pudo seguirla vía online.

 
Sábado 11 de Diciembre de 2021
Ver Galería
El seminarista Francisco Álvarez Bravo, fue ordenado diácono en tránsito este sábado 11 de diciembre en la Iglesia Catedral de Antofagasta, por Mons. Ignacio Ducasse Medina, Arzobispo de Antofagasta.

En la Eucaristía de ordenación Mons. Ducasse manifestó: “Francisco, como diácono estás llamado a una especial vocación de servicio, en la liturgia, en el anuncio de la palabra y en la caridad. Sabes que Cristo es el modelo de servicio, que por amor se hizo el servidor de todos”.

“Acoger, comprender, acompañar, querer… Estas son las actitudes que de ahora en adelante deben marcar aún más tu vida. Todas ellas podrían resumirse en una: servir. Entregar a los demás lo más precioso que tienes y que Dios mismo ha depositado en tus manos”, enfatizó en su homilía el Arzobispo de Antofagasta.

Oportunidad en la que también mencionó: “acabamos de clausurar el Año dedicado a san José, Patrono de la Iglesia universal y de nuestra Arquidiócesis, y no hay duda que podemos aprender del Santo Patriarca, como repite el papa Francisco, a custodiar y amar con ternura a todos aquellos que nos han sido confiados, pensando siempre en su bien y en su felicidad. Pide a san José tener un corazón que vele por las necesidades de los demás, de modo que se encarnen en ti las palabras de Cristo: ´No he venido a ser servido, sino a servir´”.

Además, en nombre de la iglesia antofagastina el Arzobispo agradeció a los padres de Francisco, por la entrega que hacen de este nuevo hijo al ministerio ordenado para el servicio de esta iglesia. Asimismo, dio gracias por el servicio formativo entregado por el Seminario Pontificio de Santiago, como también a todas las personas, sacerdotes, religiosas, diáconos y miembros de las comunidades donde Francisco ha servido durante estos años.

Al finalizar la Misa el nuevo diácono en tránsito, Francisco Álvarez expresó: “estoy muy emocionado y de esta alegría brota una gratitud enorme a Dios por el llamado y por su amor incondicional, asimismo doy gracias a Dios por mi familia, donde fue que abracé la fe y descubrí el regalo de la vocación, y por su amor que se va manifestando en las personas. También agradezco a nuestro Arzobispo por la confianza de esta vocación".

Fuente: Comunicaciones Antofagasta
Antofagasta, 11-12-2021