Raúl Silva Henríquez: La memoria se hace presente

El 27 de septiembre se recuerda al cardenal Raúl Silva Henríquez en un nuevo aniversario de su natalicio en la ciudad de Talca (1907). Por ello este lunes a las 12:30 hrs en la Casa Central de la U.Católica Silva Henríquez se realizará un acto que será transmitido vía online.

 
Jueves 23 de Septiembre de 2021
Ver Galería
La celebración de un nuevo aniversario del nacimiento del cardenal Silva el próximo 27 de septiembre coincide con un momento de gran esperanza con la vacunación masiva y rápida para enfrentar y reducir con firmeza la pandemia del Covid 19. Seguimos viviendo el dolor de familiares, amigos y conocidos que no han logrado superar la fuerza devastadora de la enfermedad. Para todos ellos y ellas el deber de la memoria de mantenerlos presentes.

En la vida de Silva Henríquez, estampada en sus memorias (ediciones Copigrapf 1991 de Ascanio Cavallo, premio nacional de periodismo 2021), se puede apreciar al valor de cada momento de la historia personal y colectiva vivido con una intensidad que la fe y la pasión para servir a los hombres de su tierra les daban a las acciones cotidianas, desde las más pequeñas a las más grandes, con un significado de un Dios cercano y eterno presente.

Se destaca por ser un agudo observador de los cambios sociales. Las grandes transformaciones de la sociedad chilena le pertenecen y como Pastor Arzobispo de Santiago (1962-1983), iluminado y guiado por esa gran fe en la Providencia, se convierte en punto de referencia y de seguridad para cuantos eran pobres y se sentían débiles. El Testimonio de la fe, arraigado en el Evangelio, se transformaba en palabra de confianza y también de llamado de atención. El hablar evangélico del Sí Sí, NO NO, le significó enfrentar incomprensiones y adversidades.

Hoy, cuando comenzamos a pensar en los 125 años de su natalicio (2022), tenemos ya una buena oportunidad para recordar la cercanía de un Pastor, el calor y la luz de la fe, la proclamación de la Caridad de Cristo, como la efectividad de una Solidaridad que despeja para responder a las necesidades no solo materiales, sino morales y espirituales de la sociedad.

Este el gran patrimonio de la memoria que nunca es tarde para aprender a dimensionar en esta hora que sigue produciéndonos dolores por los efectos de la Pandemia, que aún circulan y se cruzan con las esperanza y anhelos de entendimientos y de progreso que la sociedad entera desea ver estampados en la Nueva Carta Constitucional como expresión de la Alma de la Patria.

En su memoria, los gérmenes de la fe, como la fuente de la fraternidad y de la libertad como expresión suprema de la vocación humana, son motivos para aprender a leer los signos de un mundo en transformación.

Fuente: Fundación Cardenal Raúl Silva Henríquez
Santiago, 23-09-2021