Solemne Te Deum en la Catedral “San Mateo” de Osorno

Solemne Te Deum en la Catedral “San Mateo” de Osorno

 
Lunes 17 de Septiembre de 2007
La Iglesia en Osorno, presidida por su Pastor Monseñor René Rebolledo Salinas, celebró este martes 18 de septiembre un solemne Te Deum, acción de gracias a Dios en este aniversario patrio. A la ceremonia asistieron autoridades civiles, militares y de organizaciones sociales asistieron sacerdotes, religiosas y fieles.

La primera parte de la celebración comprendió una lectura de 1 Juan 4, 7-11, el salmo 8 y el evangelio de Juan 6, 28-35.

En su mensaje, el obispo, resaltó que entonar el Himno del Te Deum hoy, “patentiza el fundamento cristiano en el cual se forjó y se ha desarrollado nuestra Patria. En su gran profundidad, nos motiva a que, junto con reconocer el primado de Dios en todo, le tributemos la más sentida gratitud, ya que todo bien tiene en Él su origen, es sustentado por Él y en Él encontrará también su cumplimiento, su finalidad y su fin”.

Prosiguió afirmando que la página evangélica proclamada “nos sitúa en lo más importante de nuestra opción: Cristo es nuestra vida. Él es el Pan verdadero que debe ser comido y asimilado, en su Palabra y en su ejemplo…”.

“El Señor es el verdadero Pan que sacia definitivamente el hambre, tanto de quien tiene para sus necesidades, como del que no tiene para cubrirlas. El Señor no pretende limitar su acción a satisfacer el hambre física, material. El hombre tiende frecuentemente a buscar prodigios, facilidad, éxito, demostrando menos interés por la persona de Jesús y sus exigencias. De ese modo es difícil lograr una comunión con Él, pero sabemos que sólo Él sacia definitivamente; sólo Él da vida abundante, sólo Él libera y plenifica al hombre”.

La segunda parte de la homilía la inició el obispo con una cita del Santo Padre Benedicto XVI en el Solemne inicio de su Ministerio Petrino, para evidenciar los desafíos más trascendentales que vislumbra para Osorno: “quien deja entrar a Cristo no pierde nada, nada -absolutamente nada- de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No! Sólo con esta amistad se abren las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera”.

Afirmó el obispo que “la Iglesia sale al encuentro de sus hijos y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, con entera disposición, para acompañar su camino e indicar la fe como respuesta cierta a las grandes interrogantes de la existencia humana. La belleza de la fe, como don de Dios, confesada, testimoniada y vivida en Cristo, nos impulsa a verificar los retos y desafíos del tiempo presente y a asumirlos con entera responsabilidad, pensando y actuando en vista del bien común. De este modo abrimos “las puertas de la vida” para nosotros y para quienes, en último término, el Señor mismo ha puesto bajo nuestro cuidado”.

Concluyó su mensaje convocando a todos “a salir al encuentro de las familias, los jóvenes y los pobres con todos los medios que estén a nuestro alcance, para ayudarlos en la consecución de sus más apreciados anhelos”.

Finalizada la homilía, diversas personas presentaron oraciones por la patria, los gobernantes, la familia, los jóvenes, los trabajadores, etc. El punto culminante de la celebración lo constituyó el solemne cántico del Te Deum Laudamus, que significa “A ti, oh Dios, te alabamos”.

Ver texto completo de su homilía

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 17-09-2007