Jóvenes iniciaron mes de la canonización del P. Hurtado

Con vigilia de las antorchas:

Jóvenes iniciaron mes de la canonización del P. Hurtado

Con un emotivo y concurrido encuentro en el Santuario del Cerro San Cristóbal, el sábado 1 de octubre más dos mil fervorosos jóvenes iniciaron el mes de la canonización del Padre Hurtado. La vigilia de las antorchas fue presidida por Monseñor Cristián Contreras Villarroel, Obispo Auxiliar de Santiago y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile.

 
Domingo 02 de Octubre de 2005
Recordando el encuentro que el Padre Alberto Hurtado sostuviera con jóvenes de Santiago hace 67 años, el pasado sábado 1 de octubre más de dos mil jóvenes, -principalmente de las parroquias, capillas y colegios de la Zona Cordillera de la Arquidiócesis de Santiago- revivieron esa memorable jornada en el mismo lugar, dando inicio así al mes en que el fundador del Hogar de Cristo será canonizado por el Papa Benedicto XVI, el domingo 23 de octubre próximo.

La fría noche no fue ningún obstáculo para que los jóvenes derrocharan alegría y fervor. Fue así como desde las siete y media de la tarde fueron protagonistas entusiastas de esta vigilia de las antorchas. El vicario de la Zona Cordillera, Padre Roberto Espejo, se mostró muy feliz con la respuesta dada por los “lolos” y “lolas” de su zona. “Con este hermoso encuentro los jóvenes nos están invitando a vivir con gozo la canonización del Padre Hurtado”, dijo.

Una hermosa jornada

Por su parte, Monseñor Cristián Contreras señaló que con este encuentro se iniciaban las actividades del mes de la canonización del Padre Hurtado. “Queremos que su canonización sea motivo de fiesta de todos los chilenos. Jóvenes de parroquias, capillas, colegios y movimientos quieren con este encuentro, en la cima del cerro San Cristóbal y junto a la Virgen, invitar a toda la ciudad a adherirse a esta alegría de tener un nuevo santo chileno. Queremos sentirnos muy cercanos y muy solidarios con toda la gente; con los enfermos, con los que viven dificultades, con los cesantes, con las personas que están o se sienten solas. Esta alegría que se vive acá es la que queremos transmitir a todos los habitantes de Santiago. Es un día hermosísimo que también va a marcar a nuestra Iglesia que en 20 días más vamos a tener otro santo, y un santo es siempre una primavera para la Iglesia y para la sociedad”.

Monseñor Contreras invitó desde ya a todos los católicos a sumarse a las celebraciones programadas con motivo te la canonización del Padre Hurtado. “Es una posibilidad de mucha comunión para que juntos pensemos, por ejemplo, en un Chile más fraterno y justo, en un Chile distinto, a partir de este hombre santo que es el Padre Hurtado. Es una invitación a todos, nos podemos unir en nuestras parroquias, comunidades, en el Santuario de General Velásquez. Nadie puede quedar ajeno a esta canonización, a la alegría de tener a una persona como el Padre Hurtado elevado al honor de los altares”.

El mensaje del Padre Hurtado

Dos momentos muy significativos y emocionantes se vivieron en la vigilia juvenil. Uno de ellos fue cuando se transmitió el mensaje que el padre Hurtado dirigiera a los jóvenes el 1 de octubre de 1938, en ese mismo lugar. La voz del actor Cristián Campos, personificando al fundador del Hogar de Cristo, retumbaba en todos los rincones del Santuario del Cerro San Cristóbal, invitando a los jóvenes a ser verdaderos seguidores del Evangelio de Jesucristo. Otro momento emotivo fue la bendición del pendón con la imagen del futuro santo chileno que colgará de uno de los balcones de la Basílica de San Pedro, en el día de su canonización.

Ser luz del mundo

Recogiendo las palabras del mensaje del padre Hurtado, Monseñor Contreras en su homilía llamó a los jóvenes a ser luz y sal del mundo. “Dios necesita de nosotros para realizar su obra redentora en el mundo. Nos necesita. Dios requiere de nuestra ayuda. Dios no desecha a nadie, a todos nos invita. Lo decía el Santo Evangelio proclamado esta noche. ¡Hagan que brille la luz ante los hombres!. (…) De este modo, viendo las buenas obras, las de ustedes, las de nosotros, los hombres darán gloria a Dios. Eso fue también lo que movió al Padre Hurtado, todo para mayor gloria de Dios. Dios quiere ser glorificado y será glorificado en la medida en que nosotros realicemos obras buenas, en la medida en que seamos la sal de la tierra, la luz del mundo”.

“Por eso esta noche –agregó Mons. Contreras- queremos pedirle al espíritu que haga el milagro de que nos comprometamos seriamente con el SER cristiano. El cristiano es el que trae sabor a la vida…Nuestra tarea es que no haya pudrición en nuestra vida, en nuestra sociedad, en nuestra cultura. Queremos nosotros ser esa sal, queremos colaborar con Dios para que todos tengan sabor en su existencia, sabor en su vida. Ustedes son la sal del mundo, nos dice Jesús. Y ustedes también son la luz. Jóvenes, ese es el llamado que el Señor nos hace: ser luz del mundo. Qué hermosa misión que nos da. Acerquémonos entonces a Cristo resucitado que es la sal y la luz del mundo (…) Digámosle esta noche a Jesucristo, junto a la Virgen Santa, quiero ser sal y luz del mundo”.

Fuente: DOP Santiago

Santiago, 02-10-2005