Obispo de Rancagua llama a serenidad y prudencia ante denuncias contra sacerdote

Obispo de Rancagua llama a serenidad y prudencia ante denuncias contra sacerdote

 
Jueves 28 de Julio de 2005
El Obispo de Rancagua, Mons. Alejandro Goic Karmelic, invitó a mantener la serenidad y prudencia, evitando emitir juicios condenatorios sin conocer el verdadero resultado de las investigaciones sobre los hechos ocurridos en la Obra del Pequeño Cottolengo en esa ciudad.

A juicio del pastor diocesano, ésas son las actitudes humanas y cristianas a vivir en esta hora.

Desde su domicilio, donde se encuentra en reposo por una fuerte afección a la columna vertebral, Mons. Goic ha tomado conocimiento de la situación acontecida en la obra del Pequeño Cottolengo de nuestra ciudad, donde se investiga a un sacerdote por su presunta participación en el abuso sexual de un menor atendido por la Obra.

Ante estos hechos que califícó como "dolorosos", Mons. Goic manifestó, en una declaración, que la principal preocupación del Obispado de Rancagua y de la Obra de Don Orione es la integridad de los niños, en particular, la de los más desvalidos. "El Señor nos anima a no claudicar en nuestro esfuerzo de construir el Reino de Dios basado en la justicia, la verdad y el amor", afirmó.

Al mismo tiempo, solicitó respetuosamente a la sociedad civil que confíe en la justicia, cuyo acucioso trabajo permitirá que se recaben todos los antecedentes necesarios para establecer la verdad de lo ocurrido.

"La Obra de Don Orione en la ciudad, por más de 30 años, ha sido de una entrega admirable, abnegada y generosa. Por ello, con toda mi fuerza de pastor respaldo esta maravillosa acción", explicó el pastor de Rancagua. Valoró que haya sido la misma superioridad de la Obra quien con prontitud tomó la iniciativa de solicitar a las autoridades competentes que investiguen y aclaren lo antes posible lo ocurrido, y al mismo tiempo les ha facilitado los medios para su trabajo.

Finalmente, el Obispo Goic pide a toda la comunidad creyente y a las personas de buena voluntad una oración ferviente por todos aquellos que están sufriendo por estos lamentables hechos.


Ver texto declaración de Mons. Goic

Fuente: Comunicaciones Rancagua - Prensa CECH
Rancagua, 28-07-2005