La solemnidad de Pedro y Pablo, fiesta de la unidad de la Iglesia, desea el Papa

Da la bienvenida, con antelación, a una delegación del patriarcado de Constantinopla

La solemnidad de Pedro y Pablo, fiesta de la unidad de la Iglesia, desea el Papa

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 26 junio 2005 (ZENIT.org).- La solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, fundadores de la Iglesia de Roma, que se celebrará el próximo miércoles, 29 de junio, será la fiesta de «la unidad y la catolicidad de la Iglesia», afirmó Benedicto XVI este domingo.

 
Domingo 26 de Junio de 2005
El pontífice, con evidente entusiasmo, constató que el significado de esta fiesta quedará subrayado por la participación en Roma de «una delegación especial enviada por el patriarca ecuménico de Constantinopla», Bartolomé I, «primus inter pares» de la Ortodoxia.

Escucharon sus palabras, entre aplausos, decenas de miles de peregrinos que llenaron la plaza de San Pedro, bajo un tremendo sol, para rezar la oración mariana del Ángelus junto al Papa.

El momento culminante comenzará a las 9.30 de la mañana, cuando el obispo de Roma dé inicio a la celebración eucarística en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

«Será una ocasión significativa para subrayar la unidad y la catolicidad de la Iglesia», afirmó el sucesor de Pedro desde la ventana de su estudio, invitando «a los fieles de Roma, que veneran a los santos apóstoles Pedro y Pablo como a sus especiales patronos, a los peregrinos y s todo el pueblo de Dios a invocar su celestial protección sobre la Iglesia y sus pastores».

El año pasado, asistió a la eucaristía, presidida por Juan Pablo II, el mismo Bartolomé I, para conmemorar los cuarenta años del histórico abrazo que intercambiaron el Papa Pablo VI y el patriarca ecuménico Atenágoras I en Jerusalén en enero de 1964, mientras tenía lugar el Concilio Ecuménico Vaticano II.

Más tarde, el 7 de diciembre de 1965, un día antes de finalizar el Concilio, Pablo VI y Atenágoras I hicieron una declaración conjunta con la que deploraban y se levantaban los mutuos «anatemas» --pronunciados en 1054--, que dieron origen al cisma entre Iglesias de oriente y la de occidente.

Benedicto XVI intercambiará este gesto enviando una delegación especial a la sede del patriarcado de Constantinopla, con motivo de la fiesta de san Andrés, el 30 de noviembre, fundador de la Iglesia en Constantinopla y hermano de san Pedro, obispo de Roma.
Roma, 26-06-2005