"La Patria es una Misión que cumplir"
  Descargar Archivo (PDF)

"La Patria es una Misión que cumplir"

Homilía en el Te Deum con motivo del 195 Aniversario Patrio. Iglesia Catedral de Antofagasta, 18 de Septiembre de 2005

Fecha: Domingo 18 de Septiembre de 2005
Pais: Chile
Ciudad: Antofagasta
Autor: Mons. Pablo Lizama Riquelme

Hermanos y Hermanas

Bienvenidos todos Uds. a esta casa de Dios, nuestro Padre!

Bienvenidos a esta Iglesia Catedral de Antofagasta, que los acoge con sincero amor en el Señor!

Nuestra bienvenida es para los que llegan plenos de entusiasmo por Chile, animados por su fe, por su filosofía, alguna talvez distinta de la nuestra.

La bienvenida es para aquellos que les cuesta la fe, los que han perdido la esperanza en que podemos construir un mundo y una patria mejor.

La bienvenida es a los jóvenes de aquí dentro, como los que caminan por nuestra ciudad o veremos en unos momentos más desfilar en homenaje a estos 195 años de vida independiente y que han recibido un país más próspero que el de nuestra propia infancia y juventud.

Bienvenidos autoridades regionales, comunales, administrativas, militares, policiales, constructores de la sociedad, que hoy en forma solemne llegan a este lugar sacro, para unir su plegaria, a todas las autoridades chilenas encabezados por su Excelencia, don Ricardo Lagos Escobar, Presidente de la República, que a esta misma hora y en las diversas catedrales y parroquias alaban a Dios, en un nuevo aniversario de la independencia nacional.

Hemos visto y escuchado como nuestra Iglesia proclama la Palabra de Dios, conservada con amor hasta con sangre por dos mil años, para entregarla como Pan cotidiano a sus hijos en el día a día de trabajar por la Patria.

¿Qué nos puede separar del amor de Cristo?, se pregunta el apóstol en su diálogo con la comunidad de Roma y enumera tantas cosas que sufrían esos hombres creyentes: el hambre, la desnudez, la persecución, la espada...Nada puede separarnos del amor de Cristo. Nada, concluye.

Nosotros podemos agregar a esta exposición, tantos otros dolores nuestros del año que pasa.

¿Cómo no sufrir al conocer el catastro de hermanos nuestros que viven en la calle a lo largo de Chile?

¿Cómo no revelarse ante la violencia intrafamiliar o el daño a los menores por conductas sexuales enfermas y delictuales de los mayores?.

¿Cómo no preguntarnos por el alarmante y progresivo consumismo en nuestra ciudad de Antofagasta, reflejo del consumismo nacional?
¿Cómo no agregar la droga dura en Antofagasta, informes sobre torturas, desigualdades que se convierten en desigualdades en la educación, en el trabajo y la remuneración laboral, en la vivienda, en la salud, en la escandalosa desigualdad cada vez mayor entre ricos y pobres, denunciada en abril por nosotros los obispos de Chile. ¿Esto nos puede separar del amor de Cristo?.

Podríamos seguir y cada uno tendrá algún dolor que añadir a este listado del apóstol Pablo.
El continúa con esperanza...”de todo esto salimos más que vencedores”.

Y tenemos motivos para creer que de esta rápida e incompleta relación salimos más que vencedores.
Ha sido un año de crecimiento económico sostenido y de desarrollo de planes sociales, como “Chile Solidario” o un “Techo para Chile”, por nombrar algunos, que ayudan a combatir la pobreza y la marginación. Tarea que no es sólo de desafío de las autoridades de gobierno, ni de poderes del Estado: es una materia que nos compete a todos los chilenos.

El pobre es Cristo y nadie puede ser indiferente, más aún, cuando hoy tenemos los medios económicos como para resolverlo.

Salir vencedores cuando vamos apoyando la justicia, o como lo decía el Padre Hurtado “un inmenso amor fundado en la gran virtud de la justicia, de la justicia primero, de la justicia enseguida, luego aún de la justicia, y superadas las asperezas del derecho por una inmensa efusión de caridad” (Padre Hurtado: “Fundamentos del amor al prójimo” 1943).

A Dios alabamos por las profundas reformas y modernización en el ejercicio de la justicia, cuyos primeros frutos comienzan a recogerse con mayor expedición y transparencia en el ejercicio de esta virtud tan clave en la vida de una Nación y reafirmando la confianza debida al poder judicial, debiendo evitar que otros actores sociales sucumban a la tentación de juzgar públicamente a los imputados, tomando en sus manos investigaciones que competen primariamente a este poder del Estado.

Alabamos a Dios, igualmente por el protagonismo femenino en el país, que no sólo significa igualdad de responsabilidades y oportunidades en la gestión pública entre la mujer y el varón, sino que nos beneficia a todos con la complementariedad entre el talento femenino y el talento masculino. Así lo imaginó Dios en los albores de la historia al crear al hombre varón y mujer (Gen. 1,27) No sólo varón ni solo mujer, sino varón y mujer, unidos en la misma vocación de cuidar y cultivar la tierra, y ejercer un señorío servicial junto a todas las creaturas surgidas de la mano providente de Dios.

Queremos alabar a Dios, por el mayor entendimiento, afecto y cercanía que se ha incrementado entre civiles y uniformados superando desencuentros pasados y uniendo habilidades en pro de la construcción propositiva de paz dentro y fuera de las fronteras del país, como el trabajo en Haití, al que se han sumado jóvenes católicos de “América Solidaria” organización que nació como fruto del Encuentro Continental de jóvenes católicos.

Y ya que nos referimos a los jóvenes, queremos poner en manos del Señor a los conscriptos muertos en Antuco, a sus madres, hermanos y camaradas.

Esto tan fuerte no nos puede apartar del amor de Dios. Por el contrario de ahí, de muerte sacamos una vez más vida. Así un joven soldado del mismo Regimiento de los fallecidos estará presente en Roma, en la Misa de Canonización del Padre Hurtado, llevando una ofrenda en nombre de todos los jóvenes de Chile.

Y sigo hablando a los jóvenes en un año electoral, según el Humanismo Social, les recuerdo “La formación política de juventud debe inculcar la primacía de los intereses nacionales sobre los partidistas, la sinceridad, la abnegación y disciplina en el servicio del partido, pero más aún en el servicio de la nación, no debe fomentar el odio a los otros partidos y debe hacer posible el espíritu de comprensión para llegar a entenderse cuando haya intereses superiores en juego. Ahondar divisiones en la familia nacional es crimen de lesa patria, acortar distancias es trabajar por la grandeza del país”.

Nuestra liturgia de TE DEUM, nos hizo escuchar a Jesucristo, nuestro único Salvador, que se nos mostraba llorando al ver el futuro de su ciudad, símbolo de su nación: Jerusalén, destruida y que no quedaría piedra sobre piedra.

Jesús llora.

No lloró ante los peores tormentos de la cruz. Llora por su patria, cuando la ve amenazada. Así de radical era la encarnación del Hijo de Dios. Así amaba Jesús a su patria.

De ese momento, los seguidores de Jesús, tenemos que amar, interesarnos, trabajar por nuestra patria, por ser ciudadanos, por ser del Pueblo de Dios.

Nos parece que el alma de Chile, según expresión del Cardenal Silva, se verá robustecida si todos nosotros, animados y guiados por quienes sean elegidos para cargos de representación popular, recobramos el sentido del servicio y la opción preferencial por la vida en todos sus aspectos.
Recuperar el espíritu de servicio con el espíritu de Jesucristo, que no vino a ser servido sino a servir.

Un servicio que mira al país en su conjunto, privilegiando a los más pobres, en todos los sentidos. Un servicio que no se mira a si mismo sino que se hace pedagogo de las nuevas generaciones para que aprendan el arte más bello que persona alguna pueda aprender: servir, servir mas, servir mejor. Este espíritu se opone radicalmente a un individualismo auto referente que debilita nuestra convivencia nacional.
El espíritu de servicio adquiere su máxima expresión cuando decide ponerse al servicio de la vida. De la vida de cada ser humano, desde la gestación hasta su muerte natural. Es el servicio a aquellas personas más débiles de nuestra sociedad, o aquellas cuyas limitaciones requieren de un mayor apoyo en su desarrollo. Es el servicio a la vida familiar, tan frágil en estos momentos para fortalecer el núcleo básico de nuestra sociedad.

Es el servicio a la vida de los más pobres y marginados, para que puedan ocupar el lugar que les corresponde.

Es el servicio a la vida que se ve amenazada por el consumo de drogas ilícitas, y por el consumo abusivo del alcohol. Es el servicio a la calidad de vida en Antofagasta, optando por los valores más altos del amor, la justicia, la solidaridad, la sobriedad. Es el servicio reverente a la vida tanto en un laboratorio como en la vía pública, basados en la sacralidad de este don que, cuando lo exponemos al capricho o a la curiosidad arbitraria de la humanidad, lesionamos el alma de toda convivencia, siempre amenazada por la violencia y ahora incluso cada vez más por menores de edad.

Entre los cristianos de diversas comuniones creemos firmemente que la voluntad de Jesús de Nazaret es que tengamos vida, para eso ha venido al mundo, para darnos vida y darla en abundancia (Jn. 10.10). Por esta razón veneramos y amamos a la Virgen Madre de Jesús, quién al aceptar la encarnación de Jesucristo en su vientre bendito, se puso al servicio de las fuentes de la vida.
Amando a nuestra Patria Chile, tomando como vocación a Antofagasta, podemos salir más que vencedores, según el decir de San Pablo, frente a nuestras dificultades, que son relativamente pocas y muchos los éxitos.

¿Qué nos podrá separar del amor de Cristo? De este Cristo hijo fiel de su patria. Nada.
Por eso hacemos TE DEUM, por eso alabamos a Dios.
Termino, citando al Padre Hurtado, santo de nuestro tiempo, alegre, de actuar multifacético que nos enseña así.

A ti, Oh Dios te alabamos! hemos dicho.
Y a ti, Oh Dios te alabamos! hemos de repetir a cada instante pidiendo al cielo que Dios siga protegiendo la Patria querida, bendiciendo a sus gobernantes y esforzando a su Pueblo para ser fieles a la misión que El nos confiara. (Padre Hurtado Te Deum 1948 en Chillán).
Y yo agrego “Virgen del Norte y del Sur
del Mar y la Cordillera.
Ruega por nosotros, ahora y en
la hora de nuestra muerte.
Amén.


† Pablo Lizama Riquelma
Arzobispo de Antofagasta

Buscador
 


Destacados

2023  -  2020  -  2019  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  1999  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1984  -  1983  -  1982  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1961  -  1959

2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2015  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  1997  -  1994  -  1993  -  1992  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1973  -  1968  -  1966  -  1964  -  1962  -  1961  -  1959  -  1958  -  1957  -  1956  -  1953

2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2000  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1991  -  1985  -  1981  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  2000  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1993  -  1992  -  1991  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1984  -  1983  -  1982  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1969  -  1968  -  1967  -  1964  -  1961  -  1960  -  1959  -  1957  -  1952

2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  1989  -  1988  -  1970

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  2000  -  1999  -  1998  -  1988  -  1985  -  1981  -  1978

2023  -  2022  -  2021  -  2020  -  2019  -  2018  -  2017  -  2016  -  2015  -  2014  -  2013  -  2012  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2002  -  2001  -  1999  -  1998  -  1997  -  1996  -  1995  -  1994  -  1992  -  1990  -  1989  -  1988  -  1987  -  1986  -  1985  -  1983  -  1982  -  1981  -  1980  -  1979  -  1978  -  1977  -  1976  -  1975  -  1974  -  1973  -  1972  -  1971  -  1970  -  1957  -  1952

2023  -  2014  -  2008  -  2007  -  2006  -  2002  -  1987  -  1985  -  1981  -  1978  -  1976  -  1975  -  1973  -  1971  -  1970  -  1969  -  1968

2022  -  2018  -  2016  -  2014  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  2000  -  1996  -  1995  -  1991  -  1977  -  1974  -  1973  -  1967  -  1955

2019  -  2018  -  2017  -  2015  -  2014  -  2013  -  2011  -  2010  -  2009  -  2008  -  2007  -  2006  -  2005  -  2004  -  2003  -  1999  -  1998  -  1995  -  1994  -  1992  -  1987