Nuncio Apostólico envía juventud al Encuentro Mundial de la Juventud en Colonia

Nuncio Apostólico envía juventud al Encuentro Mundial de la Juventud en Colonia

 
Jueves 07 de Julio de 2005
La delegación más grande de Chile integrada por 150 jóvenes de la juventud femenina del santuario Campanario, perteneciente al Movimiento Apostólico de Schoenstatt, será enviada al Encuentro Mundial de la Juventud a realizarse en Colonia, en la misa que oficiará el nuncio apostólico de S.S. Monseñor Aldo Cavalli.

La celebración eucarística se llevará a cabo este sábado 9 de julio, a las 18 horas, en el santuario de Schoenstatt, ubicado en Campanario Nº 213, Las Condes

Chile participará con un total de 2500 jóvenes provenientes de todo el país, principalmente de parroquias, congregaciones y movimientos. De este total, 600 son activos miembros de la juventud del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. En los días previos al encuentro con el Santo Padre Benedicto XVI esta delegación tendrá una reunión internacional junto a la tumba del Fundador Padre José Kentenich, en la sede central de Schoenstatt, ubicada en las proximidades de Koblenza - Alemania.

"Hemos venido a adorarle" (Mt 2,2): este es el tema del próximo encuentro mundial juvenil. Es un tema que permite a los jóvenes de cada continente recorrer idealmente el itinerario de los Reyes Magos, cuyas reliquias se veneran según una tradición precisamente en la catedral gótica de Colonia, y encontrar, como ellos, al Mesías de todas las naciones.

Al iniciarse el año pasado los preparativos para este XX encuentro mundial en Alemania, S.S. Juan Pablo II escribió un mensaje a los jóvenes convocándolos: “Queridos jóvenes, la Iglesia necesita auténticos testigos para la nueva evangelización: hombres y mujeres cuya vida haya sido transformada por el encuentro con Jesús; hombres y mujeres capaces de comunicar esta experiencia a los demás. La Iglesia necesita santos. Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad. En este camino de heroísmo evangélico nos han precedido tantos, y es a su intercesión a la que os exhorto recurrir a menudo. Al encontraros en Colonia, aprenderéis a conocer mejor a algunos de ellos, como a san Bonifacio, el apóstol de Alemania, a los Santos de Colonia, en particular a Úrsula, Alberto Magno, Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) y al beato Adolfo Kolping. Entre éstos quisiera citar en modo particular a san Alberto y a santa Teresa Benedicta de la Cruz que, con la misma actitud interior de los Reyes Magos, buscaron la verdad apasionadamente. No dudaron en poner sus capacidades intelectuales al servicio de la fe, testimoniando así que la fe y la razón están ligadas y se atraen recíprocamente”.

Fuente: Santuario de Schoenstatt Campanario
Santiago, 07-07-2005