Historia

El origen de nuestra parroquia, que abarca las comunas de La Reina, Ñuñoa y Peñalolén, fue la construcción de la Capilla San José, bendecida el 11 de Febrero de 1906, y ubicada en el terreno del entonces llamado Barrio Los Guindos.  El lugar fue donado por el matrimonio  formado por don Filidor Rodríguez y su esposa, doña Elena Puelma, a las Religiosas de la Caridad de Belén, con el fin de dar la posibilidad de atender las necesidades espirituales y pastorales del sector y que por su lejanía, en ese tiempo, se les dificultaba satisfacer.  La capilla ubicada en Av. Ossa N°479, fue atendida  por los misioneros, Padres Redentoristas, recordamos el nombre de uno de los primeros sacerdotes que prestaron su valiosa atención espiritual, el  Padre Alberto Kerr.  Al principio sólo se rezaba el rosario y se celebraba el Mes de María en esta capilla, después hubo misa, pero sólo los Domingos y Festivos.  Pasado algún tiempo el lugar se hizo pequeño, y era común el hecho de que en algunos oficios, en este oratorio, sólo cabían las mujeres quedando fuera de él, los varones.  Y fueron transcurriendo los años, hasta que en 1945 un grupo de feligreses, por medio de una carta, pidieron, al entonces Arzobispo de Santiago, el querido y recordado don José María Caro Rodríguez, la creación de una Parroquia para este barrio, aprovechando la ya existente Capilla San José.  El 12 de Julio de 1946 llega la anhelada noticia.  Se autoriza erigir, levantar y establecer una nueva Parroquia en el sector de Tobalaba, que tendrá por nombre La Natividad del Señor, la cual se desmiembra de las Parroquias de Ñuñoa y de Santa Bernardita.  Su primer párroco, el Presbítero del Clero Diocesano, don Fernando Alliende Donoso, quien ejerció hasta 1958.

Ese año. El Arzobispado de Santiago, suscribió un contrato con la Provincia Mercedaria de Chile, por medio del cual entrega la dirección y administración de la Parroquia a esta Provincia Mercedaria.  El primer párroco Mercedario fue el Padre Bernardo Navarro Allende y que fue posteriormente nombrado General de la Orden Mercedaria, estuvo hasta Noviembre de 1962.  Le siguió como párroco, el Padre Francisco Javier León Pérez, desde Noviembre de 1962 hasta Junio de 1964.  A continuación estuvo como párroco el Padre Francisco Javier Vistoso Mesa quien permaneció en la parroquia hasta Diciembre de 1965.

En Enero de 1966 se nombró al Padre Mario Miranda Núñez, y a él le correspondió iniciar las reformas emanadas del Concilio Vaticano II, entre ellas modificar la disposición del altar, para que el celebrante oficiara de frente a los feligreses.  También, en este período se consolidó el funcionamiento autorizado de la Escuela Parroquial Nazaret.  El Padre Mario Miranda permaneció hasta Enero de 1975. Desde Marzo de 1975 hasta Febrero de 1979 estuvo como párroco el Padre Jaime Nawrath Ríos.  Ese año, los Padres Mercedarios devolvieron al Arzobispado de Santiago, el servicio y administración de la Parroquia.  Es así como, en Marzo de 1979 fue nombrado como párroco el Presbítero Mario Veloso Castillo, segundo diocesano desde la fundación de la Parroquia.  Al Padre Mario le correspondió la enorme tarea de construir el nuevo Templo Parroquial.  Los planos del proyecto de ensanchamiento de Avenida Ossa, mostraban que la solera Oriente de la nueva calzada, pasaba delante del altar, lo que dividía por el medio el edificio  parroquial, la capilla, la casa parroquial y la secretaría.  Había que edificar un nuevo templo y sus dependencias.  Enorme desafío para la comunidad parroquial.  La frase dicha por el Padre Mario:  “No se preocupen, con la ayuda de Dios saldremos adelante”, dio confianza a todos los fieles.  Y así fue.  La oración, el trabajo y la cooperación absoluta de la comunidad entera, fueron venciendo las dificultades propias de una obra  civil de esa envergadura.  La construcción se inició el 12 de Octubre de 1983 y se terminó definitivamente en Julio de 1984 confirmando lo expresado por el párroco Mario Veloso, ya que una vez más se confirmó la ayuda del Buen Padre Dios.  El Padre  Veloso dejó la Parroquia en Diciembre de 1991. 

El 27 de Diciembre de 1991 es nombrado párroco el Presbítero Alfredo Soyza-Piñeiro Vega. En este período la Parroquia siguió creciendo cuantitativamente y cualitativamente, sobretodo en su preocupación por los más necesitados, tanto espiritual como materialmente.  Organizó la Parroquia en Areas Pastorales, dándoles un plan pastoral, también organizó con mucho éxito junto a los fieles la Misión General de 1992 y el IX Sínodo de Santiago de 1995.  Su periodo de Párroco termino en Marzo del año 2000. 

Con esta fecha es nombrado Párroco Monseñor Cristián Contreras Villarroel .  Venía recién llegando de Roma, donde estuvo 11 años estudiando y sirviendo a la Iglesia en la Santa Sede.  Aproximadamente al tercer año de su periodo de Párroco, es nombrado Obispo Auxiliar de Santiago, por Su Santidad Juan Pablo II en Abril del 2003 y su ordenación Episcopal se realizó el 21 de Junio del mismo año.  Esto fue una gran bendición para nuestra comunidad.

El 12 de Julio del 2003 asume como párroco el Padre Luis Peña Cabello, quien era Vicario Cooperador de la Parroquia.  Su juventud ha traído nuevos aires a la comunidad, su experiencia en el trabajo con los jóvenes, ya que fue partícipe en la organización del Encuentro Continental de Jóvenes en 1998 y después en el Encuentro Mundial de Jóvenes realizado en Roma el año 2000, le posibilita tener una muy buena comunicación con la juventud.  El Padre Luis, como párroco tuvo que tomar la dolorosa decisión  de cerrar el colegio Nazareth, gestión hecha muy a su pesar, pero los cambios demográficos del sector parroquial y las nuevas exigencias para la Jornada Escolar Completa; no permitieron que esta obra educacional siguiera funcionando. Pero la vida de la Parroquia continúa, gracias a la energía renovadora dada por la incorporación masiva de jóvenes que participan en diversas actividades Pastorales.  Una de ellas, llamada Encuentro con Cristo, es un grupo de estudiantes y profesionales jóvenes y adultos que salen de noche, una vez por semana, a visitar y a acompañar a quienes viven en la calle, los más pobres entre los pobres. El Padre Dios ha sido generoso con nuestra comunidad; nos ha regalado Pastores y laicos con un espíritu fraterno y solidario, que han hecho de esta parroquia en sus 61 años de evangelización, un signo e instrumento de salvación para todos nuestros hermanos y hermanas. 

- Ver álbum de fotos históricas

- Fotos de la Parroquia