Peregrinaciones


Iglesias Jubilares en Chile

Indulgencias

PEREGRINACIONES E INDULGENCIAS

Uno de los signos importantes del Jubileo es la peregrinación. Peregrinar significa partir, vivir el camino, llegar al encuentro y ser enviados. En los Años Santos los cristianos peregrinan, como una forma de purificar sus pecados y acercarse más profundamente a Dios. En este Año Santo del Gran Jubileo del 2000, en cada diócesis los obispos han declarado como "Iglesias jubilares" a las catedrales, los santuarios y algunos templos a los cuales se puede peregrinar y en los cuales se impartirá la indulgencia.

Hay peregrinaciones individuales, grupales y generales. Entre estas últimas se insertan las que se han efectuado a Roma y Tierra Santa. Hasta el momento han sido miles los chilenos que han hecho esta peregrinación. Sin embargo, no todos tienen esta posibilidad. Por ello, tanto la Iglesia como las comunidades han organizado sus propias peregrinaciones. Una de las más destacadas es la que se realizó el Domingo de Ramos, encabezada por los jóvenes.

El Año Jubilar nos regala un don muy preciado por los católicos: la indulgencia. Pero ¿qué es la indulgencia? Esta palabra viene de "indulgente", es decir alguien que perdona. La Iglesia ofrece el don de las indulgencias en los Años Santos, para quienes sienten la necesidad de conversión y de arrepentimiento de sus pecados. Con la indulgencia se recibe, entonces, la purificación de las penas que siguen pesando en el alma después de haberse confesado. Por eso es un regalo del Espíritu Santo en la Iglesia. Nos permite vivir mejor la alegría y la libertad de los hijos de Dios.

Las peregrinaciones han sido siempre un momento significativo en la vida de los creyentes, dan testimonio de la fe y favorecen la devoción del pueblo cristiano. Es por eso que tanto en los meses previos al Gran Jubileo 2000, como durante el mismo año jubilar, las peregrinaciones tendrán un papel protagónico.

Para ello existen las peregrinaciones individuales, en que cada creyente acude a un lugar dedicado a Dios para intensificar su fe; grupales, organizadas por cada diócesis; y las generales, como las que se efectuarán por los lugares de significado para el mundo católico.

PEREGRINACIONES GENERALES

La Iglesia Católica chilena, pretende que las peregrinaciones generales, que se efectuarán durante 1999 y el próximo año, sean una oportunidad para que aquellos creyentes que puedan viajar a los lugares donde vivió Jesús, acompañados de un sacerdote, admiren a Dios Padre por la obra de su creación directa.

Por ello, este viaje debe entenderse no como algo turístico, sino como una travesía a la reflexión y a la oración en los mismos sitios que, hace dos mil años, acogieron a Jesucristo. Estas peregrinaciones están coordinadas por la diócesis, la Comisión Nacional del Jubileo 2000 y cuatro agencias oficiales. Los fieles que irán en estas peregrinaciones pueden conocer los programas a través de las iglesias locales o bien directamente con las siguientes agencias: Viajes Mercury, El Golf Turismo, Viajes Falabella y Viajes Los Leones.

 

Peregrinaciones a las iglesias jubilares
Texto aprobado por los Obispos chilenos

Toda la vida del hombre es avanzar hacia la casa del Padre de los cielos. Jesús dijo que Él es el Camino. La Iglesia, para explicar lo que ella es, se llama a si misma "Pueblo peregrino de Dios" (Concilio Vaticano II). El Espíritu Santo nos mueve a avanzar en esa senda y la Virgen María es la estrella en nuestro andar.

En los Años Santos los cristianos se ponían en camino a Tierra Santa y Roma. Así querían purificarse de sus pecados y acercarse más profundamente al Dios vivo.

En este Año Santo del Gran Jubileo del 2000, los Obispos han declarado en cada diócesis las catedrales, algunos santuarios y templos, como "Iglesias Jubilares". Todos estamos invitados a peregrinar a esos lugares santos para encontrar al Dios de misericordia y alegría.

Peregrinar. Exigencia y bendiciones.

Peregrinar significa partir, vivir el camino, llegar al encuentro y ser enviados.

1.- Partir. Ponerse en camino. Para esto hay que dejar atrás lo de todos los días. Así como el que comienza un viaje cambia de lugar, el peregrino tiene que estar dispuesto a cambiar de vida, convertirse.

2.- En el camino. Las peregrinaciones o romerías son mucho más que el traslado de una parte a otra. Para seguir caminando hay que tener esperanza en el corazón, creer que se llegará y que alguien nos estará esperando. Hay que superar el cansancio y las dificultades. Hay que solucionar los problemas imprevistos. En el tiempo del camino nos encontramos con otros que van en la misma dirección. Compartimos con ellos la oración, el canto, la fe y el amor. Juntos nos preparamos para llegar al lugar santo. Caminar es abrir el corazón más y más al Dios que nos espera.

3.- Encuentro. El hijo pródigo de la parábola de Jesús, que dejó atrás el país extranjero, lo que quería era llegar pronto al encuentro con su padre, al que había abandonado. Los lugares santos, los santuarios y templos son casa de Dios. Allí el Padre nos aguarda para estrecharnos con los brazos de Cristo. Ese encuentro de salvación y ternura es en el fuego de amor del Espíritu Santo. En el templo nos acogen María, nuestra madre, y nuestros hermanos los santos. Ahí estamos en casa, acogemos la palabra de Dios y el sacramento del perdón. En la fiesta de la Eucaristía recibimos a Jesús, Pan de vida y gozo de los hombres.

4.- Envío. Los peregrinos vuelven a sus casas cambiados. La Iglesia los envía a ser testigos de Cristo en la vida diaria. En la familia, en el trabajo, en la construcción de la patria. Lo que hemos recibido, lo que el Señor y su Madre nos han regalado, tenemos la misión de trasmitirlo a los demás. Tenemos que ser misioneros del Evangelio en el mundo. Pero la peregrinación continúa. Toda nuestra historia es dejarse mover por el Espíritu Santo, para avanzar por el Camino que es Cristo, e ir hacia el Padre de los cielos.

* * *

El Santo Padre, en su carta de convocación a este Año Jubilar, pide que "María, Madre de la misericordia interceda con más intensidad a favor del pueblo cristiano durante los próximos meses. Que ella, que con su hijo Jesús y su esposo José peregrinó hacia el templo santo de Dios, proteja el camino de todos los peregrinos en este Año Jubilar" (Bula I.M. 14).

Objetivos de la Peregrinación

  • Lograr un espacio de encuentro consigo mismo y con Cristo, de manera de acrecentar la fe en El y la adhesión a su Iglesia.
  • Ofrecer un camino de conversión y renovación personal, que nos lleve a un compromiso de vida.
  • Dar la oportunidad para comprender y celebrar el sentido del Jubileo.
  • Las peregrinaciones han sido siempre un momento significativo en la vida de los creyentes, dan testimonio de la fe y favorecen la devoción del pueblo cristiano. Nos ayuda a descubrir que la propia existencia es un camino que nos lleva hacia Dios.
  • Peregrinar en familia, en comunidad, es una oportunidad para rezar y agradecer, para arrepentirse por las debilidades humanas, para estar en vigilancia por la propia fragilidad y para prepararnos interiormente a la conversión del corazón.

Formas o Tipos de Peregrinación:

a.- Peregrinación        grupal:
- se peregrina a un Santuario diocesano o nacional
- lo realiza un grupo convocado por una parroquia, colegio,
movimiento, etc.
- puede hacerse en bus o a pie
b.- Peregrinación        masiva:
- responde a una convocatoria general, con inscripción abierta
- conformado por personas que peregrinan de diversas partes y se
juntan en la peregrinación ( parroquias de un decanato, jóvenes de
una diócesis, etc.)
c.- Peregrinación         tradicional:
- generalmente se realiza a Santuarios tradicionales
- asisten parroquias organizadas, familias, grupos de amistades o personas individuales
- se adapta según la tradición del Santuario

Agencias de Viaje:

Llame a las Agencias Oficiales seleccionadas para que le informen de sus programas, fechas y precios.

Viajes Mercury:
Encargada: Paola Marcos
Fono: 3620602 - Stgo.
Fax: 2335412- 2344187
Viajes Falabella:
Encargada: Fabiola González
Fono: 3906047 - Stgo.
Fax: 3906002
Omnitur
Encargado: Patricia Díaz Page
Dirección: Andrés de Fuenzalida 75, Paseo Policentro, providencia.
Fono: 252 0099
Fax: 2343268
e-mail: omnitur@ctcreuna.cl
La encarcagada de organizar las peregrinaciones es la señorita Patricia Díaz Page.
Turismo El Golf:
Encargada: Graciela Mateo
Fono: 2451666 - Stgo.
Fax: 2456330- 2451671


Conferencia Episcopal de Chile

Comisión Nacional Jubileo 2000
Jesucristo Ayer, hoy y siempre
Erasmo Escala 1822, Cuarto Piso, fono: 688 3560 / Fax: 688 1995

Santiago de Chile