Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2017

La Iglesia celebra la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, cuyo lema propuesto por el Papa Francisco para este año es «Menores emigrantes, vulnerables y sin voz».


Se trata en definitiva de una «llamada a la conciencia» de cada persona adulta y especialmente a la de los gobernantes «para que tengan en cuenta en sus decisiones políticas los sufrimientos de los niños en situación de riesgo» y pongan remedio cuanto antes a sus males.

En esta ocasión, el Obispo de Roma nos invita a fijar nuestra mirada especialmente en los niños migrantes porque «son ellos quienes más sufren las graves consecuencias de la emigración, casi siempre causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales, factores a los que hay que añadir la globalización en sus aspectos negativo».

Entre los emigrantes no olvidar a los menores de edad, pide el Papa

En sus saludos después del Ángelus el Papa recordó que en la fecha se celebra la 103° Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado dedicada en esta oportunidad al tema “Emigrantes menores de edad, vulnerables y sin voz”. “Estos nuestros pequeños hermanos, especialmente si no están acompañados, observó el Obispo de Roma, están expuestos a tantos peligros. Es necesario adoptar toda medida posible para garantizar a los menores emigrantes la protección y la defensa, así como también su integración”, precisó el Pontífice, dirigiendo un saludo especial a los representantes de las diversas comunidades étnicas presentes en la Plaza de San Pedro. A todas ellas Francisco deseó “vivir con serenidad en las localidades que los acogen, respetando sus leyes y las tradiciones y, al mismo tiempo, custodiando los valores de sus culturas de origen”.

Subrayando que el encuentro de varias culturas es siempre un enriquecimiento para todos, el Papa agradeció a la Diócesis de Roma y a todos los que trabajan con los emigrantes para recibirlos y acompañarlos en sus dificultades, alentando a continuar con esta obra recordando el ejemplo de santa Francisca Cabrini, patrona de los emigrantes, de quien conmemoramos este año el centenario de la muerte.

“Esta religiosa valiente dedicó su vida a llevar el amor de Cristo a todos los que estaban lejos de la patria y de la familia. Que su testimonio nos ayude a preocuparnos por el hermano extranjero, en el cual está presente Jesús, a menudo sufriente, rechazado y humillado”.

Finalmente, al saludar con afecto a todos los fieles provenientes de diversas parroquias de Italia y de otros países, así como a las asociaciones y diferentes grupos, el Santo Padre dirigió su saludo particular a los estudiantes del Instituto Meléndez Valdés de Villafranca de los Barros, en España.

Fuente: Vatican Radio


Galerías Fotográficas


 

Selección de textos publicados en Iglesia.cl, portal de la Conferencia Episcopal de Chile durante el año 2017

Redacción, edición y selección de imágenes: Oficina de Comunicaciones y Prensa de la CECh

Diseño: Equipo Iglesia.cl

prensa@episcopado.cl