/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


La visita del Papa Francisco

La  discusión  pública  acerca  de  la  próxima  visita  del  Papa  Francisco  a  Chile  en  el  mes  de  enero  del  2018  y  el  costo  de  la  misma,  se  ha  transformado  en  una  suerte  de  “caballo  de  guerra”  para  aquellos  que  la  rechazan,  pues  se  buscan  diferentes  argumentos  para  desacreditarla.  El  más  recurrente  es  el  costo  que  va  de  4  mil  a  11  mil  millones  de  pesos,  sumando  los  aportes  del  Estado  en  materia  de  seguridad  a  la  logística  de  los  encuentros  masivos. 

Al  respecto,  nadie  niega  que  se  trate  de  un  costo  alto.  Incluso  muy  alto.  Sin  embargo,  nadie  aclara  tampoco  que  el  Papa  Francisco  no  recibe  un  solo  peso  del  costo  de  la  visita  ya  que  todo  está  destinado  a  la  organización    y  seguridad  de  los  eventos  para  que  los  cientos  de  miles  de  personas  que  participen  lo  hagan  en  paz.  Incluso,  todo  excedente  de  lo  recaudado  será  entregado  a  organismos  de  beneficencia  en  favor  de  los  más  pobres. 

Asimismo,  cabe  señalar,  que  una  inversión  de  recursos  tan  alta  tiene  retornos  también  muy  altos,  ya  que  si  solo  ingresaran  200  mil  personas  desde  el  extranjero  a  los  eventos  masivos  y  cada  uno  llegue  a  gastar  mil  dólares  en  alojamiento,  comida  y  transporte,  al  final  la  suma  será  de  200  millones  de  dólares  en  ingresos  para  el  país  y  el  iva  que  se  pague  por    las  prestaciones  y  servicios  que  se  den.  Es  decir,  absolutamente  superior  a  lo  invertido  (6  o  7  millones  de  dólares).  Y  un  ejemplo  de  lo  mismo  ha  sido  la  reciente  visita  del  Papa  Francisco  a  Colombia,  donde  se  generaron  280  mil  millones  de  pesos  colombianos  en  ganancias  y  se  crearon  10.000  puestos  de  trabajo.  Entonces,  la  transparencia  tan  exigida  y  reclamada,  ahora  “escandaliza”.  Pero  no  se  toma  en  cuenta  que  se  pagarán  3  millones  de  litros  de  agua,  80  km  de  vallas  papales,  cientos  de  baños  químicos  y  un  largo  etcétera  de  gastos  que  miran  a  la  realización  de  eventos  masivos  de  cientos  de  miles  de  personas  con  la  generación  de  miles  de  puestos  de  trabajo  antes,  durante  y  después  de  la  visita  papal.

En  fin,  creo  sinceramente,  que  deberíamos  ser  más  honestos  y  no  enmascarar  el  rechazo  de  algunos  a  la  visita  del  Papa  con  el  tema  de  los  costos.  La  verdad  parece  ser  más  profunda.  Es  decir,  una  actitud  beligerante  y  odiosa  de  un  laicismo  relativista  que  no  acepta  las  expresiones  y  manifestaciones  de  la  fe,  haciendo  lo  posible  por  afectar  la  visita  y  la  celebración  de  un  pueblo  mayoritariamente  cristiano  y  católico  en  nuestra  patria.  También  están  aquellos  que  rechazan  la  visita  porque  la  palabra  del  Papa  los  interpela  y  debieran  ser  más  honestos  y  decirlo  sin  adornos. 

Y  somos  los  católicos,  como  el  mismo  Estado,  los  que  hemos  invitado  al  Papa.  Por  lo  tanto,  a  todos  los  católicos  nos  corresponde  asumir  su  costo  como  lo  estamos  haciendo  con  el  aporte  libre  de  cada  uno  desde  sus  comunidades  y  parroquias,  y  las  donaciones  voluntarias  de  terceros  de  buena  voluntad,  ya  sean  empresas  o  personas  naturales.  Y  el  Estado  hará  lo  propio  al  recibir  a  un  jefe  de  estado.  Estas  son  obligaciones  que  no  se  pueden  eludir.

Me  gustaría  escuchar  los  mismos  reclamos  cuando  se  realizó  la  visita  de  Fidel  Castro  a  Chile  en  la  década  del  70  y  que  durante  un  mes  recorrió  el  país  promoviendo  la  ideología  comunista  que  tanto  daño  causó,  llevándonos  a  un  quiebre  institucional.  O  bien,  me  gustaría  escuchar  los  reclamos  a  la  visita  de  Juan  Pablo  II  del  año  1987  que  costó  4  mil  millones  de  pesos,  y  donde  se  le  exigió  la  condena  de  la  violación  de  los  derechos  humanos  en  el  país. 

En  conclusión,  aquellos  que  recurrieron  a  la  Iglesia  y  que  ésta  apoyó  en  defensa  de  la  dignidad  de  la  persona  humana,  hoy  la  crucifican  en  la  plaza  pública  cuando  un  nuevo  Papa  viene  como  testigo  de  la  paz.  Y  también  están  aquellos  a  quienes  les  molesta  la  defensa  de  la  vida  por  nacer,  del  matrimonio  entre  un  hombre  y  una  mujer  como  fundamento  de  la  familia,  la  preocupación  por  el  pobre  y  de  los  que  más  sufren,  del  desafío  de  una  sociedad  más  justa  y  de  una  economía  de  solidaridad.  Todo  esto  y  mucho  más  es  lo  que  anuncia  el  Papa  en  nombre  de  Cristo,  pero  molesta  y  escandaliza.  Jesucristo  también  fue  molesto  para  su  tiempo  y  causa  de  escándalo  para  los  fariseos.

P. Fco. Javier Astaburuaga Ossa
Sacerdote
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.