/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Palabras del Papa Francisco

«El  tema  de  la  formación  sacerdotal  es  determinante  para  la  misión  de  la  Iglesia:  la  renovación  de  la  fe  y  el  futuro  de  las  vocaciones  es  posible  sólo  si  tenemos  sacerdotes  bien  formados»

Tenemos  que  decirlo  con  fuerza:  si  uno  no  se  deja  formar  cada  día  por  el  Señor,  se  vuelve  un  cura  apagado,  que  se  arrastra  en  el  ministerio  por  inercia,  sin  entusiasmo  por  el  Evangelio,  ni  pasión  por  el  Pueblo  de  Dios.  En  vez,  el  cura  que  día  a  día  se  encomienda  en  las  manos  del  Alfarero  con  ‘A’  mayúscula,  conserva  en  el  tiempo  el  entusiasmo  del  corazón,  acoge  con  alegría  el  frescor  del  Evangelio,  habla  con  palabras  capaces  de  tocar  la  vida  de  la  gente;  y  sus  manos,  ungidas  por  el  Obispo  en  el  día  de  su  Ordenación,  son  capaces  de  ungir  a  su  vez  las  heridas,  las  expectativas  y  las  esperanzas  del  Pueblo  de  Dios».   
«Lleven  en  su  corazón  la  formación  sacerdotal:  la  Iglesia  necesita  curas  capaces  de  anunciar  el  Evangelio  con  entusiasmo  y  sapiencia,  capaces  de  encender  la  esperanza  allí  donde  las  cenizas  han  cubierto  las  brasas  de  la  vida,  y  de  generar  la  fe  en  los  desiertos  de  la  historia».

«El  cura,  en  efecto,  debe  estar  entre  Jesús  y  la  gente:  con  el  Señor,  en  el  Monte,  él  renueva  cada  día  la  memoria  de  la  llamada;  con  las  personas,  en  el  valle,  sin  asustarse  nunca  por  los  riesgos  y  sin  endurecerse  rígidamente  en  los  juicios,  él  se  ofrece  como  pan  que  alimenta  y  agua  que  apaga  la  sed,  ‘pasando  y  beneficiando’  a  aquellos  que  encuentra  por  el  camino  y  ofreciéndoles  la  unción  del  Evangelio».

Así  se  forma  el  cura:  huyendo  tanto  de  una  espiritualidad  sin  carne,  como  viceversa,  de  un  compromiso  mundano  sin  Dios»

«¿Qué  cura  quiero  ser?  ¿Un  ‘cura  de  salón’,  uno  tranquilo  y  acomodado,  o  un  discípulo  misionero  con  el  corazón  que  arde  por  el  Maestro  y  por  el  Pueblo  de  Dios?  ¿Uno  que  se  acomoda  en  su  propio  bienestar  o  un  discípulo  en  camino?  ¿Uno  tibio  que  prefiere  vivir  tranquilo  o  un  profeta  que  despierta  en  el  corazón  del  hombre  el  anhelo  de  Dios?»
http://es.radiovaticana.va/news/2017/10/07/papa_formaci%C3%B3n_sacerdotal,_curas_disc%C3%ADpulos_misioneros_/1341474

Jorge Galaz
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.