/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


De carambola

Casi  sin  darnos  cuenta  hemos  caído  en  el  juego  de  los  “izquierdistas”  que    se  autodenominan  “progresistas”,  “de  avanzada”,  “defensores  de  los  derechos  humanos”,  “laicos”,  “libertarios”  etc.,  términos  a  los  que  han  despojado  de  sus  significados  iniciales  y  adaptado  a  sus  propósitos  e  ideologías.

Han  destruido  nuestra    cultura  judeo  cristiana  y  sus  valores  reemplazándola  por  una  materialista  y  atea,  sobrevalorando  al  estado  y  acabando  con  toda  trascendencia  y  religión.

Han  ido  dando  cabal  cumplimiento  a  las    ideologías  de    Simone  de  Beauvoir,  Gramsci  y  otros  marxistas  que  han  propuesto  que  el  acceso  al  poder  y  su  mantención  ya  no  pasan  por  la  lucha  de  clases  sino  que  por  la  destrucción  de  la  cultura  occidental  en  sus  fundamentos  valóricos.   
Como  parte  de  su  estrategia,  han  invadido  los  organismos  internacionales  infiltrándose  en  sus  más  altos  cargos  y  llevándolos    a  la  adopción  de  principios  aparentemente  universales  y  no  objetables  que  luego  han  distorsionado  volviéndolos    instrumentos  a  su  servicio.

Es  el  caso  de  los  derechos  de  la  mujer  –  causa  loable  en  principio  –  que  rápidamente  han  distorsionado  convirtiéndolos  en  una  “ideología  del  género”  que  ha  destruido  lo  irrenunciable  del  ser  mujer,  la  familia,  el  matrimonio,  los  roles    sexuales,  la  maternidad  y  paternidad,  prohijando  el  aborto  y  la  homosexualidad,  etc.

Destruyendo  la  familia,  que  es  la  base  de  las  sociedad,  se    más  hace  más  fácil  controlarla  y  dominarla.

Cuando  no    pueden  o  fracasan  en  sus  quehaceres  locales,  recurren  a  organizaciones  internacionales  previamente  colonizadas  o  ideologizados  por  ellos|  en  las  que  encuentran  el  apoyo  que  necesitan  para  imponerse  localmente.

Casos  que  avalan  este  aserto  son  los  de  algunos
homosexuales  que  han  recurrido  a  tribunales  internacionales  cuando  las  sentencias  de  los  locales  les  han  sido  desfavorables  en  todos  los  niveles  de  la  justicia  local.

En  el  reciente  debate  sobre  el  aborto  en  Chile,  uno  de  los  argumentos  más  repetidos  fue  que  nuestro  país  era  la    excepción  en  el  mundo.  Se  trataba  de  no  ser  diferente  y  de  defender  los  derechos,  mal  entendidos,  de  las  mujeres.
Derechos  que  ya  no  residen  en  la  naturaleza  humana,  no  tienen  su  base  en  la  ley  natural  sino  que  son  una  construcción  humana  susceptible  de  ser  modificada  según  las  conveniencias.  Se  elimina  toda  referencia  a  la  trascendencia,  a  Dios.

Se  van  haciendo  carambolas  para  lograr  sus  propósitos  no  trepidando  en  el  uso    de  los  medios  que  les  sean  útiles.
Confían  en  las  fallas    de    la  educación  para  no  ser  desenmascarados.

Dr. Pedro Naveillan F.
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.