/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Catolicismo y Conciencia

Hermanos,  quiero  escribir  esta  carta  desde  el  punto  de  vista  de  un  católico  más,  miembro  del  cuerpo  de  Cristo  que  es  la  Iglesia.  Desde  un  punto  de  vista  personal  que  me  lleva,  según  mi  educación  y  compromiso  a  creer  que  es  válido  y  justo.

Veo  con  preocupación  los  acontecimientos  a  nivel  mundial  y  nacional,  donde  la  falta  de  amor  y  de  respeto  por  el  prójimo,  la  falta  de  compromiso  con  los  valores  básicos  de  la  humanidad,  de  la  naturaleza  y  especialmente  de  la  ley  Divina,  veo  que  el  hombre  está  creando  un  mundo  sin  Dios,  o  a  lo  menos  está  encasillando  a  Dios  según  su  conveniencia  particular.  Veo  cómo  en  todos  los  países  y,  desgraciadamente  en  nuestro  Chile  todo  se  relativiza,  no  se  quiere  decir  las  cosas  por  su  nombre,  se  buscan  palabras  que  no  digan  nada  para  definir  una  atrocidad    pero  que  no  suene  duro  ni  feo.  Veo  también  con  preocupación  que  los  derechos  de  unos  pasan  por  sobre  los  derechos  de  otros:  las  minorías  por  sobre  las  mayorías  y  los  de  la  madre  por  sobre  el  fruto  de  la  vida;  y  para  justificar  las  frágiles  conciencias  sacamos  conceptos  de  tiempo,  de  respeto,  de  derechos  etc.

A  mí  me  enseñaron  que  mis  derechos  personales  terminan  donde  comienzan  los  derechos  de  los  demás.  Me  enseñaron  que:  acoger,  querer,  respetar    y  cuidar  a  otros  no  significaba  aceptar,  avalar  o  permitir.  Me  enseñaron  que  debo  ser  consecuente  con  lo  que  pienso,  digo  y  hago  y  estoy  claro  que  como  humano  y  pecador  he  fallado  como  todos,  pero  siempre  trato  de  apegarme  a  esta  exigencia  de  Vida.

Si  nos  declaramos  Cristianos  y  más  aún  católicos,  apostólicos  y  Romanos,  elegimos  un  camino  difícil  pero  triunfante.  Es  muy  fácil  predicar  con  la  amenaza  del  castigo  y  exacerbar  los  temores  al  fuego  eterno,  pero  el  mensaje  de  Jesucristo  es  un  mensaje  de  amor  y  ese  es  el  que  debemos  transmitir  como  Iglesia  y  como  católicos,  aunque  esto  no  significa  que  el  mal  no  exista,  que  el  castigo  no  sea  una  opción  real  de  la  justicia  Divina,  debemos  hacer  penitencia,  respetar  los  mandamientos  y  apelar  siempre  al  perdón  de  Dios  y  a  su  infinita  Misericordia,  recordar  que  las  exigencias  para  recibir  el  perdón  es  estar  realmente  arrepentido,  pedirlo  y  hacer  penitencia.  Si  creemos  que  Jesús  es  El  Camino,  La  Verdad  y  La  Vida  y  que  nacemos  a  la  vida  cuando  morimos  a  esta,  entonces  no  podemos  acomodarnos  a  lo  que  nosotros  queramos.  Debemos  prepararnos  y  formarnos  en  la  palabra  de  Jesús  única  imagen  de  Dios  Padre  y  seguir  su  camino  siempre,  no  podemos  elegir  cuando  lo  seguimos  y  cuando  no,  qué  temas  aprobamos  y  cuales  rechazamos. 

Repito  si  nos  declaramos  Católicos  y  Cristianos  es  que  creemos  en  Dios  y  en  que  Jesucristo  es  El  Camino,  La  Verdad  y  La  Vida  por  lo  tanto  estamos  obligados  a  actuar  en  esa  conciencia,  la  de  Jesús  y  su  palabra,  ya  que  sabemos  que  es  la  Buena  Nueva  para  todos  los  hombres,  creyentes  y  no  creyentes.  Soy  bautizado  y  confirmado,  por  lo  tanto  no  sólo  mis  padres  me  nombraron  al  bautizo  Sacerdote,  Apostol  y  Rey,  sino  que  yo  lo  confirmé  a  conciencia  y  me  comprometí  a  actuar  como  tal.  Somos  apóstoles  y  debemos  realizar  nuestro  apostolado  siempre,  como  sacerdotes  debemos  conocer  y  compartir  la  palabra,  asistir  y  participar  en  la  Eucaristía  y  no  sólo  los  domingos  y  fiestas  de  guardar  y  como  Reyes  debemos  tener  una  vocación  y  preocupación  principal  por  los  más  pobres  y  los  más  desvalidos  de  este  mundo.

Nuestros  presbíteros,  sacerdotes,  Obispos  y  especialmente  nuestro  Papa,  son  los  responsables  de  guiarnos  en  la  palabra,  y  en  la  dirección  que  Jesús  nos  indicó,  que  es  el  camino  al  Padre.  Les  debemos  respeto  y  ellos  se  deben  respeto  también.  Ojo,  que  hay  buenos  y  malos  sacerdotes,  y  los  malos  nos  han  hecho  mucho  daño  dentro  de  la  Iglesia,  pero  los  más  escandalosos  y  a  todas  vistas  culpables  de  delitos  de  diferentes  índoles  no  son  los  únicos,  lo  son  también  aquellos  que  declaran  palabras  contrarias  al  magisterio  de  la  Iglesia,  opuestas  de  lo  declarado  por  el  Papa  y  por  los  Obispos  y,  en  algunos  casos,  contrarias  a  los  mismos  mandamientos  o  tablas  de  la  ley  Divina,  aquellos  que  con  esa  conducta  incluso  ajena  y  discordantes  a  sus  congregaciones  nos  confunden  y  deforman  el  mensaje.  San  Juan  de  la  Cruz  nos    decía:  "...Detrás  de  esta  voluntad  del  Padre,  que  el  Hijo  revela  por  medio  de  cada  una  de  sus  palabras,  de  cada  uno  de  sus  milagros,  de  cada  una  de  sus  acciones  y  sufrimientos,  desaparece  su  "personalidad",  en  cuanto  pudiera  ser  otra  cosa  que  la  revelación  del  Padre;  y  aparece,    en  cuanto  no  es  otra  cosa  que  la  obediencia  personificada  frente  al  Padre.  En  este  desaparecer  y  aparecer,  en  este  ir  al  Padre  y  volver  del  Padre,  tiene  el  Hijo  eterno  su  vitalidad  como  Verbo  revelante.  Desaparecer  hasta  la  muerte;  aparecer  hasta  la  parusía:  una  y  otra  cosa  es  función  de  su  única  ley  de  vida:  ser  imagen,  esplendor  y  revelación  del  Padre"

Jesucristo  es  obediente  al  Padre  hasta  el  grado  de  desaparecer,  Nuestros  pastores  deben  ser  obedientes  al  Padre  a  través  de  Jesús  y  su  palabra,  y  a  sus  superiores  jerárquicos  en  la  tierra.

  El  primer  mandamiento  es:  Adorar  y  Amar  a  Dios  por  sobre  todas  las  cosas,  y  al  prójimo  como  a  uno  mismo.  El    2°.  No  jurar  su  Santo  Nombre  en  Vano,  5°  No  Matarás,  8°.  No  levantar  falso  testimonio  ni  mentir…  Sólo  nombro  estos  ya  que  con  ellos  nos  estamos  encontrando  constantemente  en  el  manoseo  de  diferentes  políticos,  acomodando  su  compromiso  como  auto  definidos  Católicos  y  Cristianos  y  a  una  pseudo  conciencia  mal  preparada,  mal  formada  o,  definitivamente,  deformada. 

Todos  los  Católicos  y  Cristianos  tenemos  que  elegir  muy  en  conciencia  y  apegados  al  mensaje  Divino  a  nuestros  futuros  legisladores,  que  sean  Católicos  o  Cristianos  y  exigirles  que  luego  cumplan  con  nuestro  mandato  desde  la  Fe  que  dicen  profesar.  Que  sean  consecuentes  y  que  no  nos  encontremos  con  frases  como:  “Yo  estoy  en  contra  del  aborto  siempre,  pero  estas  tres  causales  las  teníamos  que  aprobar”  o  “Soy  Católico,  Apostólico,  Romano  y  de  Misa  y  comunión  dominical….…pero  al  momento  de  legislar  debo  hacerlo  en  conciencia  propia  por  todos  ya  que  el  estado  y  la  iglesia  son  cosas  separadas”…  o  que  veamos  que  al  aborto  se  le  llama  interrupción,  que  la  libertad  de  objeción  de  conciencia  se  limita  al  título  universitario  que  tenga  la  persona  o  al  cargo  que  ejerza  o  incluso,  como  se  nos  pretende  hacer  creer,  que  los  niños  nacen  neutros  y  que  Dios  en  su  infinita  sabiduría  se  equivoca  en  el  momento  de  crear  y  nosotros  los  hombres  sabremos  definir  qué  es  lo  que  somos  mejor  que  nuestro  creador.  Que  se  nos  mienta  como  si  fuéramos  ignorantes  y  tontos  “…para  la  causal  de  viabilidad  del  feto  existirá  un  equipo  de  especialistas  que  la  definirá...”  cuando  sabemos  que  no  hay  suficientes  especialistas  de  ningún  nivel  en  la  salud  pública  y  menos  aún  capacitados  para  realizar  este  análisis  y  tomar  una  determinación  con  a  lo  menos  un  90%  de  certeza.  Para  que  hablar  si  es  que  existen  a  lo  largo  de  todo  el  país. 

En  estos  momentos  de  turbulencia,  de  violencia  y  del  aparente  triunfo  del  sin  valor,  debemos  orar  y  hacer  penitencia,  llenos  de  esperanza,  ya  que  estamos  ciertos  que  al  final  los  corazones  traspasados  de  Jesús  y  de  María  triunfarán  por  sobre  todo  el  mal.  Debemos  rezar  por  nuestros  Obispos,  Sacerdotes,  Diáconos,  Religiosos,  Religiosas  y  Consagrados  para  que  sigan  recibiendo  la  fortaleza  y    dirección  del  Espíritu  Santo  para  seguir  a  Jesucristo  hasta  el  Padre.    Junto  con  ello  debemos  cumplir  con  nuestra  parte,  ser  consecuentes  y  exigir  consecuencia.

Pedro Naveillan Bowen
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.