/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Objeción de conciencia institucional

La  Comisión  de  Salud  del  Senado  no  ha  aceptado  la  objeción  de  conciencia  institucional.

Una  parte  de  la  opinión  pública  se  manifiesta  perpleja  ante  este  tipo  de  objeción  de  conciencia  por  dos  razones  que  se  esgrimen  con  frecuencia.

La  primera  es  que  únicamente  las  personas  naturales  tienen  conciencia.

La  segunda  es  que  si  la  entidad  levanta  objeción  de  conciencia,  un  miembro  de  dicha  asociación  podría,  a  su  vez,  levantar  objeción  de  conciencia  personal  contra  la  objeción  institucional  que  fuere  aceptada.  Ello  daría  lugar  a  una  cadena  infinita  de  objeciones  y  contra  –objeciones.

Analicemos  la  primera  causa  de  perplejidad.

Las  personas  naturales  viven  en  sociedad.  Para  el  logro  de  sus  objetivos  las  personas  se  asocian.

Aún  en  las  asociaciones  instrumentales  de  cierta  duración,  como  es  una  empresa,  un  negocio  o  un  club  deportivo,  es  cada  día  más  frecuente  encontrar  códigos  de  ética  y  formulaciones  de  buenas  prácticas  que  son  obligatorios  para  sus  miembros.

Pero  además  hay  asociaciones  que  por  su  naturaleza  misma  se  consolidan  en  torno  a  un  ideal  colectivo,  ideario  que  cada  miembro  voluntariamente  comparte  y  al  cual  conscientemente  adhiere.  El  compromiso  imprime  carácter  y  algunas  de  ellas  son  verdaderas  comunidades,  si  bien    en  toda  relación  humana  hay  una  cierta  añoranza  de  comunidad,  de  reconocimiento  del  otro  en  cuanto  otro.

En  estas  instituciones,  las  hay  algunas,  que  se  establecen  en  torno  a  una  actividad  benéfica  (ejemplo,  la  Cruz  Roja,  la  protección  del  medio  ambiente),  a  una  labor  educacional  (escuela,  colegio,  universidad  con  diferentes  sellos  educativos),  a  una  vivencia  religiosa  o  no  religiosa  (una  Iglesia  o  una  entidad  de  libre  pensamiento)  o  una  asociación  integral  en  su  humanidad  (los  pueblo  indígenas  y  tribales,  las  minorías  reciales  y  culturales).

Cada  una  de  ellas  posee  su  propia  identidad  y  en  un  universo  no  concentracionario,  existe  el  deber  del  Estado  de  respetar  el  amplio  y  enriquecedor  espectro  de  la  diversidad.

Frente  a  la  diversidad  asociativa,  el  derecho  -más  a  menudo  de  lo  que  cree  en  ciudadano  corriente-  actúa  por  equiparaciones.  La  idea  misma  de  “persona  jurídica”  es  fruto  de  una  equiparación  con  la  persona  natural.  Fruto  de  esta  equiparación  es,  por  ejemplo,  el  atribuir  responsabilidad  penal  a  un  persona  jurídica  o  equiparar  a  un  candidato  independiente  con  un  candidato  miembro  de  un  partido  político    como  lo  efectúa  el  artículo  18  de  la  Constitución,  con  epítetos  que  lindan  lo  metafísico;  “siempre”  y  en  “plena  igualdad”.

El  problema  a  solucionar  es  entonces  el  siguiente,  si  se  aceptare  para  el  caso  del  aborto  la  objeción  de  conciencia  institucional  como  equiparable  a  la  objeción  de  conciencia  de  las  personas  individuales:  ¿qué  comunidades  gozarían  de  la  facultad  de  levantar  objeciones  de  conciencia?  ¿bajo  qué  condiciones  y  con  qué  obligaciones?  ¿mediando  que  circunstancias?  etc.

Lo  que  no  parece  conveniente  es  eludir  in  limine  tales  cuestiones,  con  el  fácil  y  pseudo  argumento  que  “solo  las  personas  naturales  tienen  conciencia”  como  si  esto  fuera  un  dogma.

La  segunda  razón  de  perplejidad  es  la  eventual  cadena  de  objeciones  y  contra-objeciones  de  conciencia.  Así  se  levantare  objeción  de  conciencia,  por  un  hospital  de  propiedad  de  la  Iglesia  Católica  o  de  alguno  de  sus  entes,  como  una  congregación  religiosa  o  una  universidad  Católica  –invocando  el  ideario,  de  tal  iglesia  o  de  tal  ente  eclesial,  se  podría  dar  el  caso  de  un  médico  que  a  su  vez  expresara  que  de  acuerdo  a  su  conciencia  él  no  podría  negarse  a  practicar  abortos  directos,  más  aún  si  tal  práctica  tuviera  apoyo  legal.

Ahora  bien,  si  la  adhesión  a  las  instituciones  fue  hecha  mediante  un  compromiso  expreso,  informado  y  sin  coacciones,  previo  a  la  asunción  de  funciones,  con  obligaciones  específicas  etc.,  tal  médico  o  integrante  del  equipo  de  apoyo  no  podría  levantar  su  objeción  de  conciencia  individual.  Tal  persona  debería  desvincularse  de  la  institución  a  la  que  ingresó  voluntariamente  o  ser  desvinculado  por  la  institución  referida.  Sostener  lo  contrario  es  violar  principios  jurídicos  básicos  como  “el  contrato  en  una  ley  para  las  partes”,  el  de  “buena  fe”  y  la  “doctrina  de  los  actos  propios”.

En  conclusión:  Desechadas  estas  dos  argumentaciones  que  crean  perplejidades  en  la  opinión  pública,  el  debate  sobre  la  objeción  de  conciencia  institucional  debería  ser  abordado  en  profundidad,  ya  que  están  en  juego  a  lo  menos,  tres  garantías  constitucionales:  la  libertad  de  conciencia,  la  libertad  de  asociación,  la  libertad  religiosa  y  de  aceptarse  la  postura  de  la  propietarización  de  los  derechos,  también  el  derecho  de  dominio  sobre  bienes  incorporales.

Sin  lugar  a  dudas,  la  Comisión  de  Constitución  del  Senado,  defenderá  sus  prerrogativas  parlamentarias  y  cumplirá  sus  deberes,  con  plena  conciencia  que  sobre  cualquier  tipo  de  urgencia  en  una  materia  compleja,  prima  lo  que  dispone  el  artículo  19  Nº  26  del  Texto  Fundamental:  “los  preceptos  legales  que,  por  mandato  de  la  Constitución  regulen  o  complementen  las  garantías  que  ésta  establece  o  que  las  limiten  en  los  casos  en  que  ella  lo  autoriza,  no  podrán  afectar  los  derechos  en  su  esencia,  ni  imponer  condiciones,  tributos  o  requisitos  que  impidan  su  libre  ejercicio”.

Todo  esto,  sin  perjuicio  del  problema  de  fondo  sobre  la  constitucionalidad  de  la  desincriminación  del  aborto  directo.

Jorge Enrique Precht Pizarro
Abogado
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.