/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Derechas e Izquierdas ¿hasta cuando?

Aburre  ver  las  continuas  referencias  a  ser  de  derechas  o  izquierdas.

Estos  términos  tuvieron  algún  sentido  cuando  nacieron,  a  fines  del  siglo  19  en  el  contexto  de  la  revolución  francesa,  pero  en  el  transcurso  de  la  historia  se  vaciaron  de  todo  significado.

Los  de  izquierda  suelen  definirse  como  progresistas,  de  avanzada,  defensores  de  los  derechos  humanos,  liberales  en  los  valores,  propulsores  de  la  ideología  del  género,  igualitarios,  etc.

Los  de  derecha  como  defensores  de  la  propiedad,  de  las  libertades,  de  los  valores,  etc.

Pero  no  cuentan  de  las  inconsecuencias  y  contradicciones    en  que  caen  habitualmente  en  sus  ideologías  y  su  conducta.  Es  así  como  los  comunistas  –  que  son  considerados  como  los  más  a  la  izquierda    de  todos  –  no  dan  cuenta  de  los  gobiernos  que  han  ejercido  en  el  correr  de  los  años  ¿Acaso  el  gobierno    Stalin  era  de  izquierda  y  no  una  dictadura  que  hoy  día  clasificarían  de  extrema  derecha?  ¿Qué    pasa  con  Corea  del  Norte,  con  Venezuela?
Y  algunos    gobiernos  llamados  de  derecha  ¿no  se  han  caracterizado    por  todo  tipo  de  abusos? 

Me  parece  que  el  dilema  entre  izquierdas  y  derechas  se  entiende  mejor  si  se  analiza  el  papel  que  corresponde  al  estado.  Lo  propio  de  las  izquierdas  es  que  el  estado  asuma  todas  las  realidades  de  la  vida  de  los  ciudadanos,  entre  otras  que  sea  dueño  de  todas  las  instituciones  y  medios  de  producción.  En  las  derechas  extremas  se  busca  que  el  estado  sea  lo  más  pequeño  posible  dejando  todo  en  manos  de  los  individuos.

Pero  ninguna  de  las  dos  resuelve  la  problemática  de  gobierno  de  los  pueblos.

La  posición  más  equilibrada  es  la  del  estado  subsidiario  en  el  que  se  limitan  sus  funciones  de  emprendimiento  y  se  le  otorga  un  claro  papel  regulador  del  funcionamiento  de  la  sociedad  evitando  los  desequilibrios  y  abusos.  Un  estado  pequeño  pero  fuerte.

No  hay  dudas  de  que  el  desarrollo  de  las  personas  requiere  de  libertades  para  organizar  sus  vidas  y  actividades  las  que  deben  asumir  responsablemente.
Se  ha  caído  en  el  mito  de  la  igualdad  de  las  personas  y  la  igualdad  de  oportunidades.

Todos  somos  iguales  en  cuanto  a  ser  personas  y  ser  titulares  de  los  derechos    y  deberes  que  conlleva  esta  condición.  Pero  a  la  vez  y  como  individuos  no  hay  dos  seres  humanos  iguales.  Esta  desigualdad  se  manifiesta  ya  en  lo  anatómico:  las  huellas  digitales  son  distintas  en  todos.  Somos  físicamente  y  psicológicamente  diferentes.  Tenemos  todos  aptitudes  diferentes.

Por  falta  de  reflexión  y  en  promoción  de  la  ideología  del  género  se  cae  en  graves  errores,  se  destruye  la  familia  y  la  sociedad,  se  fomenta  las  conductas  sexuales  desviadas.
Se  atenta  contra  el  análisis  adecuado  de  la  realidad  y  el  buen  gobierno.  No  se  cae  en  cuenta  de  lo  que  se  requiere  es  promover  el  desarrollo  de  las  personas  -  en  su  autenticidad  y  diversidad,  para  que  realmente  sean    lo  que  son  -,  y  el  mundo  de  los  valores,  especialmente  los  trascendentes.

Se  olvida  que  para  ser  persona  auténtica  se  requiere  del  otro  y  de  los  otros.

El  papel  del  estado  no  puede  ser  otro  que  el  de  velar  por  el  bien  común,  favorecer  el  desarrollo,  contribuir  a    crear  condiciones  favorables  al  crecimiento  personal  y  social  con  toda  su  diversidad,  evitar  los  abusos  personales  y  sociales.

El  ordenamiento  del  gobierno  de  los  pueblos  involucra  muchos  elementos  que  han  sido  considerados  como  de  derecha,  de  izquierda    o  de  centro.  Esta  categorización  impide  una  visión  amplia  y  debe  ser  superada.

Dr. Pedro Naveillan .F.
-
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.