/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Pastores sin olor a humo

Ha  sido  un  poco  triste,  y  quizás  algo  desilusionante,  no  haber  oído  la  voz  de  alguno  de  nuestros  pastores  ante  la  tremenda  tragedia  que  ocurre  en  la  zona  central  del  país,  arrasada  por  los  incendios.  Es  probable  que  no  haya  tenido  oportunidad  de  escucharla,  si  la  hubo. 

Particularmente  porque  se  trata,  en  muchos  de  los  casos,  de  familias  campesinas  que  viven  del  esfuerzo  y  que  de  pronto  el  fuego  les  ha  arrebatado  todo,  casa,  enseres,  animales  domésticos,  plantaciones;  en  definitiva,  la  base  de  su  sustento  cotidiano.

Es  triste  porque  pareciera  que  no  han  escuchado  o  no  han  asimilado  los  insistentes  llamados  del  Papa  Francisco  a  tomar  en  serio  el  núcleo  del  mensaje  evangélico,  que  ha  expresado  con  tanta  claridad  y  lucidez  cuando  indica  que  le  encantaría  tener  "pastores  con  olor  a  oveja".  Si  el  pastor  tiene  "olor  a  oveja"  es  porque  'estar  ahí',  con  ellas,  en  medio  de  ellas  para  animar  y  consolar,  delante  de  ellas  para  mostrarles  el  camino,  con  ellas  para  caminar  juntos,  detrás  de  ellas,  para  ver  que  ninguna  se  le  quede  en  el  camino.  Estar  con  las  ovejas,  es  estar  ahí  presente,  empapándose  de  olor  a  humo,  agotándose  por  el  sudor  del  día  caluroso.  Si  el  pastor  no  está  con  su  ovejas,  o  no  conoce  sus  ovejas  ¿se  le  puede  llamar  pastor?

No  basta  con  juntar  cosas  y  mandarles  en  un  camión  --aún  cuando  bueno  y  necesario--,  no  es  suficiente.  Serán  muchas  las  organizaciones  formales  e  informales  que  harán  eso;  es  lo  propio  de  muchas  ONG.  El  Papa  Francisco  ha  reiterado  que  la  iglesia  no  es  ni  puede  ser  sólo  una  ONG. 

La  esperanza  se  construye  estando  existencialmente  con  el  otro;  no  desde  el  púlpito  ni  desde  la  sacristía.  Una  Iglesia  "de  salida"  como  nos  dice  el  Papá  Francisco,  es  estar  allí,  en  las  fronteras  del  dolor,  de  la  pena,  de  la  impotencia,  para  caminar,  acompañar  --y  porque  no,--  para  llorar  con  el  otro.

No  tuve  la  oportunidad  de  ver  a  ninguno  de  nuestros  pastores  con  los  pantalones  arremangados,  batallando  contra  las  llamas  que  arrebatan  las  casas  de  los  campesinos.  Es  tiempo  que  nos  convirtamos  al  Evangelio  y  no  hagamos  inútil  la  encarnación,  por  favor.

Jorge Galaz
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.