/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Sobre la ley de género

Escribo  esta  carta  por  sentir  la  imperiosa  necesidad  de  esclarecer  posiciones  sobre  una  cuestión  que  está  a  punto  de  transformarse  en    ley  de  nuestro  país  y  que  tendrá  graves  consecuencias,  muchas  de  la  cuales  se  han  asomado  al  horizonte  de  nuestra  cultura  sin  que  nos  hayamos  percatado  de  lo  ocurrido.

Me  refiero  a  la  sustitución  de  la  condición  sexual  biológica  de  los  seres  humanos  por  una  construcción  teórica  basada  en  ideologías,  que  conlleva  graves  consecuencias  éticas,  sociales  y  culturales  para  la  humanidad.

Esta  se  conoce  hoy  día  como  la  ideología  del  género  y  ha  invadido  los  organismos  internacionales  como  las  Naciones  Unidas  y  numerosas  publicaciones  nacionales  a  más  del  lenguaje  cotidiano.

En  efecto,  cada  vez  se  habla  menos    de  sexo,  masculino  y  femenino,  de  hombre  y  mujer,  de  diferencias  sexuales  y  estos  términos  se  han  reemplazado  progresivamente  por  la  palabra  género. 

Esto  proviene  de  haber  dejado  de  considerar  las  características  biológicas  como  decisivas  para  la  determinación  de  los  seres  humanos  reemplazándolas  por  la  forma  en  que  estos  viven  sus  diferencias.  En  vez  de  la  categoría  hombre  –  mujer  se  proponen  al  menos  cuatro:  sexualmente  hombre  que  vive  su  diferencia  anatómica  como  la  viven  tradicionalmente  los  hombres;  sexualmente  hombre  pero  que  vive  su  sexo  como    si  fuera  mujer;  sexualmente  mujer  que  vive  su  anatomía  como  la  viven  las  mujeres;  sexualmente  mujer  pero  que  vive  su  diferencia  como  hombre.  Se  pueden  agregar  otras:  bisexuales  hermafroditas  –  casos  raros  con  dos  sexos  –  y  otros.

Al  amparo  de  estas  ideologías  se  han  liberado  los  homosexuales  y  sus    movimientos,  han  aparecido  el  orgullo  gay,  los  matrimonios  igualitarios,  el  arriendo  de  vientres,  nuevas  formas  de  adopción,  etc.

Se  ha  atentado  contra  la  familia  la  que  no  estaría  necesariamente  conformada  por  una  pareja  heterosexual  y  sus  hijos.

En  pos  de  una  igualdad  entre  el  hombre  y  la  mujer  se  ha  favorecido  el  control  de  la  natalidad  y  el  aborto  proclamando  el  irrenunciable  derecho  de  la  mujer  a  disponer  del  propio  cuerpo.

Se  ignora  que  toda  la  biología  humana  viene  marcada  por  el  sexo,  que  cada  célula  tiene  su  marca  cromosómica  indeleble  e  inmodificable  que  manifiesta  su  pertenencia  al  masculino  o  al  femenino.

La  conducta  de  los  seres  humanos  es  predominantemente  heterosexual  aunque  en  todas  las  culturas  han  existido  y  existen  minorías  muy  minoritarias  de  homosexuales.  En  periodos  históricos  de  decadencia  social  –  y  valórica  –  aumentan  en  número  pero  siempre  son  minoritarios.

Bajo  el  pretexto  de  buscar  la  igualdad  entre  el  hombre  y  la  mujer,  se  ha  dejado  de  lado  una  característica  propia  de  ella  y  en  la  que  es  insustituible:  ser  madre,  la  que  constituye  su  más  alto  valor.  Se  busca  reemplazarla  por  otros  aspectos  no  tan  centrales:  ser  profesional,  ser  autónoma,  ser  empresario,  ser  soldado,  ser  política,  etc.  Es  indudable  que  tiene  todas  esas  capacidades    en  grado  similar  a  los  hombres  pero  no  por  poseerlas  y  desarrollarlas  se  es  más  mujer.  Su  desarrollo  más  propio  está  en  la  maternidad  y  en  el  acompañamiento  y  complementariedad  con  el  varón.

Hay  que  recordar  que  Dios  creó  al  hombre  “a  imagen  suya:  a  imagen  Dios  lo  creó,  macho  y  hembra  los  creó”  (Gen  1:  27)  y  dijo  luego:  “No  es  bueno  q  el  hombre  esté  solo.  Voy  a  hacerle  una  ayuda  adecuada”  (Gn  2:  18).  Cuando  Adán  vio  a  Eva  exclamó:  “Esta  vez  sí  que  es  hueso  de  mis  huesos  y  carne  de  mi  carne:  Esta  será  llamada  varona  porque  del  varón  ha  sido  tomada”  (Gn  2:2  el3).
El  anterior  párrafo  señala  la    profunda  igualdad  ente  el  hombre  y  la  mujer  desde  su  creación,  son  de  la  misma  naturaleza,    y  a  la  vez  su  complementariedad:  Eva  es  la  ayuda  adecuada  y  complementaria:  “Por  eso  deja  el  hombre  a  su  padre  y  a  su  madre  y  se  une  a  su  mujer,  y  se  hacen  una  sola  carne”  (Gn  2:4). 

Adán  y  Eva  fueron  creados  en  referencia  el  uno  para  el  otro  y  biológicamente  distintos  en  su  igualdad  de  seres  humanos.
El  concepto  de  género  no  tiene  un  fundamento  inherente  a  la  condición  biológica  de  los  sujetos,  natural,  sino  que  es  un  constructo  social  propio  de  las  ciencias  sociales.  Es  un  error  considerar  como  sinónimos  los  términos  sexo  y  género  y  sustituir  el  uno  por  el  otro.  Se  presta  a  abusos  ideológicos    y  políticos.  Estimo,  por  tanto,  peligroso  el  proyecto  de  legislar  sobre  el  género.


Dr. Pedro NAVEILLAN F.
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.