/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Carta al Papa Francisco

En  septiembre  pasado,  los  cardenales  Carlo  Cafarra,  Walter  Brandmüller,  Joachim  Meisner  y  Raymond  Burke,  junto  a  otros  diez  purpurados,  enviaron  una  carta  al  Papa  Francisco  donde  solicitan  que  se  pronuncie  con  un  SI  o  un  NO  a  cinco  preguntas,  redactadas  de  modo  tal  que  casi  contienen  una  respuesta  en  sí  mismas,  y  que  se  refieren  a  ciertas  afirmaciones  hechas  en  la  exhortación  Amoris  Laetitia,  que  no  serían  suficientemente  claras  o  que  podrían  contradecir  la  Tradición  y  otros  documentos  magisteriales.

El  Papa  ha  decidido  no  dar  respuesta  a  la  carta  señalada. 

Ante  ello,  el  C.  Burke  declara  en  el  National  Catholic  Register  que  harán  frente  a  esta  situación  con  un  “acto  formal  de  corrección  de  un  grave  error”.

Estos  cardenales  no  han  hecho  más  que,  de  una  manera  extrema,  representar  el  pensar  y  el  sentir  de  muchos  católicos,  mayoritarios  dentro  de  la  curia  vaticana.  Piensan  que  la  iglesia,  esa  poderosa  institución  que  sienten  propia,  se  destruye  cuando  la  aplicación  de  la  disciplina  y  la  ley  se  “suaviza”.

No  son  los  únicos  que  han  invertido  tiempo  y  energía  en  poner  obstáculos  a  la  labor  papal.  Ya  se  han  visto  otras  manifestaciones  ante  los  intentos  de  reformar  la  curia,  reformar  los  estatutos  de  la  Academia  Pontificia  para  la  Vida,  etc.

El  Papa  sigue  actuando  como  lo  ha  hecho  desde  el  primer  día  de  su  pontificado:  no  usa  su  poder  jerárquico  para  imponerse.  Ha  sido  paciente.  Apasionado  y  paternal,  pero  paciente.

Vemos  algo  muy  positivo  en  todas  las  campañas  que  tratan  de  poner  piedras  en  el  camino,  en  las  cartas,  declaraciones,  amenazas  de  corrección,  apoyos  públicos  a  candidatos  presidenciales,  etc.  Nadie  nunca  más  podrá  apelar  solamente  a  la  obediencia,  a  exigir  unanimidad  en  materias  de  doctrina  y  Tradición,  a  suprimir  la  reflexión  y  la  opinión,  ni  tampoco  apelar  a  la  única  autoridad  del  Papa  para  imponer  criterios.

La  sinodalidad  que  postula  el  Papa  Francisco,  ha  sido  refrendada  por  quienes  se  oponen  a  su  pontificado.  Así  se  construye  la  Iglesia  del  futuro.  Todos,  todos  estamos  llamados  a  hacer  iglesia.  Nadie,  nadie  está  llamado  a  ser  excluido  ni  excomulgado.  La  Verdad  de  la  cual  la  Iglesia  es  depositaria,  nunca  será  destruida.  Si  ese  es  el  temor  de  los  cardenales,  tememos  que  se  trata  de  cardenales  que  han  perdido  la  fe,  que  la  han  sacrificado  en  pos  de  la  ley,  que  no  creen  que  el  Espíritu  Santo  pueda  conducir  la  senda  de  la  Iglesia,  y  que  son  ellos  que  deban  alzarse  como  defensores  de  la  verdad,  para  corregir  al  Paráclito.

Porque  no  se  trata  de  abolir  el  pecado  suprimiendo  los  mandamientos  que  lo  definen.  Amoris  Laetitia  no  afirma  que  se  permite  el  divorcio,  ni  que  éste  haya  dejado  de  ser  camino  al  pecado  del  adulterio.  Al  igual  que  Cristo,  sobrepone  EL  AMOR  por  sobre  la  ley,  para  que  el  pecador  se  redima,  no  para  que  se  condene.  Si  siendo  nuestro  Supremo  Juez,  Jesús  no  quiso  condenar  a  la  adúltera,  por  qué  entender  que  la  Iglesia  si  debe  condenar?

José Pérez Barahona
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.