/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Sepultar a los muertos

La  nueva  instrucción  “Ad  resurgendum  cum  Christo”  sobre  la  sepultura  de  los  muertos,  nos  invita  a  comprender  el  profundo  sentido  teológico,  antropológico  y  espiritual  de  dar  una  digna  sepultura  a  los  difuntos.  Teniendo  un  especial  significado  en  la  celebración  de  los  fieles  difuntos  y  la  visita  a  los  cementerios.  En  efecto,  el  documento  recoge  una  larga  tradición  en  la  vida  de  la  Iglesia  para  que  el  pueblo  creyente  comprenda  el  valor  y  la  dignidad  de  toda  persona  humana,  incluso  una  vez  que  ha  fallecido. 

Es  así  que  ya  en  las  tradiciones  culturales  más  antiguas  de  la  humanidad  existen  ritos  funerarios  de  gran  riqueza  espiritual  como  por  ejemplo  “el  libro  de  los  muertos”  en  Egipto.  En  este  contexto  debemos    recordar  también  lo  importante  que  ha  significado  poder  sepultar  a  quienes  han  sido  asesinados  por  razones  políticas  y  en  las  guerras,  o  bien  han  fallecido  por  catástrofes  naturales,  pues  el  corazón  humano  no  se  queda  tranquilo  hasta  que  no  ve  a  sus  difuntos  descansando  en  paz.  Por  esto  es  necesario  recuperar  el  sentido  profundo  de  dar  sepultura  a  los  muertos,  pues  el  rito  responde  no  solo  a  una  necesidad  antropológica  y  por  tanto    espiritual  del  hombre,  sino  que  también  a  conservar  la  memoria  visible  y  significativa  de  los    seres  queridos  que  han  partido.  La  digna  sepultura  o  la  conservación  de  las  cenizas  en  un  lugar  adecuado  permite  que  de  generación  en  generación  se  trasmita  la  herencia  espiritual  de  quien  nos  han  acompañado  a  lo  largo  de  la  vida. 

De  igual  modo,  conserva  la  identidad  de  un  pueblo  en  la  memoria  de  sus  antepasados.  Y  para  esto  necesitamos  de  lugares  simbólicos  que  faciliten  esa  memoria  histórica  en  las  generaciones  futuras,  evitando  de  este  modo  un  naturalismo  panteísta  donde  se  diluye  la  existencia  humana  con  todos  sus  significados.  Así    mismo  se  supera  un  cierto  dominio  individualista  de  la  última  voluntad  que  en  el  esparcir  de  las  cenizas  en  la  naturaleza  no  permitirá  la  conservación  de  lugares  y  tiempos  simbólicos  en  el  recuerdo  de  los  difuntos,  más  aun  si  son  familiares.  Y  en  este  sentido  no  es  casual  que  las  invasiones  provocadas  por  guerras,  ya  desde  la  antigüedad,  lo  primero  que  buscan  es  profanar  las  tumbas,  pues  así  violan  la  dignidad  de  un  pueblo  y  matan  su  identidad  patria.   

Es  así,  entonces,  que  la  instrucción  vaticana  rescata  una  verdad  antropológica  y  espiritual.  Más  aún,  señala  que  la  cremación  es  una  vía  legitima  toda  vez  que  su  aplicación  no  signifique  un  acto  positivo  de  la  voluntad  para  renegar  de  la  resurrección.  Por  tanto,  pidiendo  y  sabiendo  que  toda  sepultura  debe  ser  en  un  lugar  sagrado,  el  mismo  documento  explicita  que  esa  es  la  regla  general  (n.5)  lo  que  significa  que  puede  haber  excepciones.  Agregando  más  adelante  :  “Sólo  en  casos  de  graves  y  excepcionales  circunstancias,  dependiendo  de  las  condiciones  culturales  de  carácter  local,  el  Ordinario,  de  acuerdo  con  la  Conferencia  Episcopal  o  con  el  Sínodo  de  los  Obispos  de  las  Iglesias  Orientales,  puede  conceder  el  permiso  para  conservar  las  cenizas  en  el  hogar”  (n.6).  Así,  analizado  en  su  texto  y  contexto  el  documento  pontificio,  se  asume    una  visión  teológica  más  integral  y  respetuosa  de  las  tradiciones  culturales  y  religiosas  de  los  diferentes  pueblos  y  naciones,  especialmente  para  los  católicos,  evitando  de  este  modo  una  lectura  parcial  y  antojadiza  de  la  instrucción  como  lamentablemente  ha  aparecido  en  algunos  medios  de  prensa. 

Con  todo,  la  instrucción  carece  de  un  preámbulo  más  evangelizador  y  catequético  que  posibilite  una  mayor  y  mejor  comprensión  pastoral  de  lo  que  pretende  normar.  No  basta  con  citar  determinadas  afirmaciones  magisteriales.  Es  necesario  un  recorrido  antropológico  más  delicado  y  prolijo  que  facilite  una  mejor  aceptación  en  el  pueblo  creyente.  Es  de  esperar,  entonces,  que  la  Conferencia  Episcopal  profundice  en  este  sentido  y  haga  más  amigable  y  aceptable  una  instrucción  que  no  ha  sido  feliz  en  su  redacción  con  mayor  sentido  pastoral  y  que    ha  tenido  una  comprensión  critica  en  el  mundo  católico,  siendo  fuertemente  contestada  en  la  prensa  nacional.

P. Fco. Javier Astaburuaga Ossa
Doctor en Derecho Canónico
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.