/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Laico, laicismo, ateísmo.

Es  conveniente  iniciar  el  tema    esclareciendo  el  significado  de  los  términos  que  vamos  a  utilizar  para  evitar  confusiones  y  mal  entendidos.

Laico  se  refiere  inicialmente  a  las  personas  que  dentro  de  grupos  religiosos  no  tienen  órdenes  clericales  o  sacerdotales,  que  no  pertenecen  al  clero,  es  sinónimo  de  seglar.  Su  uso  se  hizo  luego  extensivo  para  designar    las  organizaciones  no  religiosas,  se  habla  así  por  ejemplo    de  un  estado  laico,  también  de  enseñanza  laica  cuando  se  prescinde  de  toda  enseñanza  religiosa.

El  laicismo  dice  relación  con  la  calidad  de  laico  pero  su  uso  se  ha  ido  extendiendo  a  la  independencia  de  las  organizaciones  estatales  y  de  las  no  confesionales  de  las  de  las  iglesias  y  confesiones  religiosas. 

Ha  llegado  incluso  a  abarcar    movimientos  políticos  que  promueven  y  defienden  la  organización  social  independiente  de  las  estructuras  religiosas  adquiriendo  muchas    veces  las  características  de  ideologías.

“Para  los  laicisistas,  tal  como  se  denomina  a  los  individuos  que  son  partidarios  y  defienden  la  propuesta  del  laicisismo,  el  orden  social  debe  depender  de  la  libertad  de  conciencia  y  de  ningún  modo  de  la  imposición  de  valores  o  normas  morales  que  estén  vinculadas  a  una  religión,  aunque,  a  pesar  de  esta  situación,  los  laicisistas  no  condenan  el  hecho  que  existan  los  valores  religiosos”  (diccionario  Definición  ABC  en  internet).

La  laicidad  se  basa  en  tres  principios:  la  libertad  de  conciencia  y  la  libertad  de  culto,    la  separación  de  las  instituciones  públicas  de  las  organizaciones  religiosas  y  la  igualdad  de  todos  ante  la  ley  cualesquiera  que  sean  sus  creencias  y  convicciones.

De  acuerdo  con  lo  que  llevamos  expuesto  hasta  aquí  laico  y  laicismo  no  son  sinónimos  de  ateo  y  ateísmo.  De  hecho  su  significado  primero  está  íntimamente  relacionado  con  la  fe,  con  el  hecho  de  ser  creyente,  de  creer  en  Dios.  Distinguen  entre  quienes  pertenecen  al  clero,  sacerdocio,  y  los  que  teniendo  fe  y  viven  la  religión  sin  pertenecer  al  mismo. 

La  laicidad  no  se  opone  de  suyo  a  la  religión  sino  que  la  supone,  esta  es  su  referente  esencial  de  la  cual  adquiere  toda  su  significación.

La  legítima  búsqueda  de  organizaciones  laicas  y  del  Estado  laico  tiene  una  doble  finalidad:  asegurar  la  independencia  de  ámbitos  de  la  vida  del  gobierno  por    instituciones  religiosas  y,  por  otro,  garantizar  la  pluralidad  de  cultos,  creencias,  filosofías  y  de  posiciones  ateas.

No  es  legítimo  combatir  las  religiones  ni  la  presencia  de  Dios  en  nombre  del  laicismo.  Por  el  contrario,  en  su  nombre  debe  favorecerse  y  cultivarse  la  dimensión  espiritual  del  hombre  y  de  la  sociedad.

Hay  que  retener  que  la  religión  es  constitutiva  del  ser  hombre,  pertenece  a  su  suidad,  como  diría  Zubiri.

Dr.Pedro Naveillan F.
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.