/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Nota sobre el ateísmo

Xavier  Zubiri,  el  tremendo  filósofo  español,  al  tratar    de  Dios  señala  que  la  relación  del  hombre  con  él  se  da  en  diversos  planos:  poseer  tales  o    ideas  sobre  él,  adoptar  actitudes  diversas  –  o  agnóstica  o  negativa  o  creyente  –  pero  que  el  hombre  actual  se  encuentra  en  una  posición  aun  más  radical:  para  el  ateo  no  solo  no  existe  Dios  sino  ni  siquiera  se  da  el  problema  de  Dios    y  el  teísta  tampoco  ve  a  Dios  como  problema.

Dice:  ”no  piensa  que  su  ateísmo  o  teísmo  sea  respuesta  a  una  cuestión  previa,  justamente  a  un  problema  que  a  sus  creencias  subyace”,  añade  que  ninguno  de  los  dos  está  en  “situación  de  no  necesitar  fundamentar  su  actitud.  Porque  una  cosa  es  la  firmeza  de  un  estado  de  creencia  y  otra  su  justificación    intelectual”.

Como  la  realidad  del  hombre  conlleva  un  enfrentamiento  inexorable  con  la  ultimidad  de  lo  real,  llama  a  este    dimensión  teologal  ,  la  que  es  un  elemento  constitutivo  de  la  realidad  humana,    el  ámbito  de  su  ultimidad    y  es  a  éste  al  que  se  enfrenta  inexorablemente  el  ateísmo,  un  enfrenamiento  teologal  y  no  teológico.  Lo  teologal  es  constitutivo  del  hombre.

Lo  teológico  está  referido  a  Dios,  nos  habla  de  Dios,  lo  teologal  al  hombre  y  tiene  carácter  estructurante.
La  realidad  forzosamente  nos  lleva  a  plantearnos  la  ultimidad.

Dice  Zubiri:  “El  poder  de  lo  real  consiste  entonces  en  que  las  cosas  reales  sin  ser  Dios  son,  sin  embargo,  reales  <<en>>  Dios,  es  decir,  su  realidad  es  Dios  ad  extra.  Por  eso  decir  que  Dios  es  trascendente  no  significa  que  Dios  es  trascendente  <<a>>  las  cosas,  sino  que  Dios  es  trascendente  <<en>>    las  cosas.

Hay  que  retener  que  el  hombre  no  es  una  realidad  hecha  sino  que  se  va  haciendo  en  el  curso    de  la  existencia,  va  adquiriendo  una  figura  de  realidad,  se  va  realizando  como  Persona.  “El  hombre  solo  puede  realizarse  apoderado  por  el  poder  de  lo  real”.  “Todo  acto  suyo,  hasta  el  más  vulgar  y  modesto,  es  en  todas  sus  dimensiones,  de  un  modo  expreso  o  sordo,  una  experiencia  problemática  del  poder  de  lo  real.  El  ateísmo,  el  teísmo,  la  agnosis  son  modos  de  experiencia  de  lo  real.  No  son  meras    actitudes  conceptuales”.

La  religión  se  da  en  la  religación  que  es  “una  marcha  experiencial  hacia  el  del  poder  de  lo  real.  Es  experiencia  fundamental”.  Esta  realidad  fundamento  “es  descubierta  por  la  persona  y  en  la  persona  al  realizarse  como  persona”.

“Dios  no  es  la  persona    humana,  pero  la  persona  humana  es  en  alguna  manera  Dios:  es  Dios  humanamente”...”  Dios  no  incluye  al  hombre,  pero  el  hombre  incluye  a  Dios”.

“Para  los  cristianos  <<ser  reales  en  Dios>>  consiste  en  ser  deiformes”.

El  ser  deiformes  sería  la  naturaleza  humana. 

La  negación  de  Dios  que  hace  el  ateísmo  no  esta  propiamente  referida  a  Dios  sino  que  al  problema  de  Dios,  al  fundamento  de  la  ultimidad,  no  existe  par  él  este  problema.

El  creyente  da  un  paso  más  allá,  se  plantea  la  ultimidad  y  descubre  a  Dios  trascendiendo  en  lo  real.

Dr.Pedro Naveillan F.
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.