/
/
/
/
/
/
Cartas al Portal


Violencia en las Universidades

Después  de  los  hechos  de  violencia  acaecidos  en  la  universidad  Alberto  Hurtado,  atentando  contra  la  integridad  de  un  rector  y  el  sentido  más  auténtico  de  lo  que  es  la  universidad,  la  situación  se  hace  compleja  y  la  resolución  de  los  conflictos  aún  más.  Pues,  no  sólo  existen  derechos  sino  también  deberes  en  toda  comunidad  universitaria.

Entonces  nace  una  pregunta  que  no  podemos  esconder  bajo  la  alfombra:  ¿por  qué  algunos  estudiantes  universitarios  –  futuros  profesionales  y  eventuales  dirigentes  en  el  país  –  recurren  a  la  violencia  para  hacer  valer  sus  demandas? 

La  respuesta  no  es  fácil,  pero  tampoco  puede  quedar  en  el  anonimato  de  que  la  violencia  ejercida  por  ellos  es  una  respuesta  a  una  “violencia  institucional”  sufrida  -  y  por  tanto  -  deben  reaccionar.  Este  sería  el  camino  más  fácil,  pero  no  el  más  verdadero.  En  efecto,  si  la  violencia  reemplaza  al  diálogo,  la  misma  sociedad  se  daña  gravemente  porque  se  rompen  los  paradigmas  de  una  sana  convivencia  social.  Más  aún  si  esta  violencia  viene  desde  el  seno  de  las  universidades,  lugares  por  excelencia  de  la  discusión  de  ideas  y  la  reflexión  de  los  grandes  intereses  de  la  sociedad.

Es  lamentable,  por  otra  parte,  que  el  valor  de  la  autoridad  sea  rechazado  a  través  de  una  imposición  violenta  -  como  es  la  imagen  de  un  encapuchado  -    encarando  a  un  rector.  Si  esa  es  la  dinámica  para  solucionar  los  conflictos,  es  el  camino  cobarde  del  violentista    que  se  cierra  al  diálogo  que  tanto  reclama.  Es  volver  a  las  prácticas  fracasadas  del  pasado,  pero  que  como  falsos  ideales  –  pues  la  violencia  nunca  puede  ser  un  ideal  -    siguen  hiriendo  a  la  sociedad  en  su  conjunto.  De  alguna  manera  es  traer  al  presente  los  derroteros  marxistas  trasnochados  del  Che  Guevara  y  su  guerrilla  que  sembró  muerte  y  destrucción.  En  pocas  palabras,  es  la  debacle  de  la  falta  más  absoluta  de  la  razón  discursiva.  Lo  que,  obviamente,  es  muy  grave  al  interior  de  una  universidad.  Y  los  hechos  no  mienten,  aunque  sean  mentirosos  sus  argumentos.

Busquemos  el  equilibrio  de  la  razón  y  el  diálogo  para  resolver  los  conflictos.  La  violencia  “institucional”  impuesta  por  grupos  anarquistas  es  una  violación  flagrante  a  los  derechos  humanos  y  la  dignidad  de  la  persona  humana  reclama  su  más  amplio  rechazo.  No  podemos  construir  la  sociedad  y  el  bien  común  instalando  muros.  Menos  aún,  los  muros  de  la  violencia  impuesta  por  el  puño  cerrado  de  un  encapuchado  y  del  “fascismo  de  izquierda”  como  ha  señalado  la  alcaldesa  de  Santiago. 

La  universidad  se  construye  tendiendo  puentes,  presentando  argumentos.  La  razón  de  la  sinrazón  es  la  violencia  porque  ya  no  tiene  argumentos  y  tampoco  quiere  asumir  deberes.  Los  derechos  y  las  obligaciones  forman  parte  del  tejido  social  y  político  de  un  pueblo.  Negarlo,  es  abdicar  ante  el  anarquismo  que  siempre  es  anónimo,  violento  e  irresponsable.

Chile  y  nuestras  universidades  necesitan  de  estudiantes  comprometidos  con  el  bien  común,  con  el  pensamiento  y  la  reflexión,  con  el  diálogo  y  la  sana  critica,  con  la  investigación  y  la  participación  responsable.  Sin  embargo,  todo    esto  no  será  posible  si  el  gobierno  ha  pretendido  sacar  el  estudio  de  la  filosofía  en  la  formación  y  educación  de  las  futuras  generaciones.  Un  país  sin  filosofía  es  como  un  cuerpo  sin  alma,  pues  no  sabe  de  dónde  viene  ni  hacia  donde  va.

P. Fco. Javier Astaburuaga Ossa
Profesor Derecho Canónico UC
Buscador de Cartas

Bienvenid@s,
Los queremos invitar a participar más activamente en nuestro Portal Iglesia.cl ándo sus cartas sobre cualquier tema de reflexión o bien, sobre cualquier otra instancia, desde el formulario de ingreso que se encuentra en la parte inferior de la página.

Para hacer de éste un espacio enriquecedor para todos nuestros visitantes, el portal Iglesia.cl se reservará el derecho de decidir las cartas que publicará. Asimismo el portal podrá resumir, titular y extractar las cartas para su publicación, especialmente para hacer más clara y concisa su lectura.

Como queremos que las opiniones ahí emitidas se difundan en todos los ámbitos de nuestra sociedad se permitirá la reproducción de las cartas, siempre y cuando se cite la fuente.