POR SIEMPRE SEA ALABADO
JESUS SACRAMENTADO

Carta Pastoral del Cardenal Arzobispo de Santiago
sobre el culto al Santísimo Sacramento.


Portada

Volver

Continuar

IV. EL CULTO COMUNITARIO Y PERSONAL

"La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este Sacramento del Amor. No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración, en la contemplación llena de fe y abierta a reparar las graves faltas y delitos del mundo. No cese nunca nuestra adoración".(Dominicae Cenae, n.3).


La adoración comunitaria

49. Gracias a Dios, como decía en la Introducción, n. 10, se ha ido extendiendo en muchas parroquias y capillas, y también en colegios, la práctica de la adoración comunitaria al Santísimo Sacramento. Se trata, normalmente, de un rato de adoración semanal, y hasta diaria o en varios días de la semana, de un cuarto, de media a una hora, en diversos días de la semana. Y eso ocurre a diversas horas, según sea lo conveniente en las diferentes comunidades. También es variada la forma de adoración: o simplemente en silencio, o se intercalan oraciones o hay predicación motivadora. A veces la adoración está vinculada a la santa Misa, antes o después de ella. También conozco ejemplos que antes de la Misa vespertina dominical se tiene una media hora de adoración en silencio al Santísimo. A veces, la adoración culmina con la Bendición con el Santísimo Sacramento.

50. Esta forma de adoración es también variada en cuanto al culto al Santísimo. A veces se está simplemente ante el Sagrario; otras veces, se abre el sagrario, y otras veces, cuando ministra un sacerdote o un diácono se expone el Santísimo y se concluye con la Bendición.

51. Tal adoración pública o solemne constituye una ocasión privilegiada para motivar a los fieles a rezar, aparte de sus propias intenciones, por las grandes intenciones de la Iglesia tanto universal como local. Y es un momento privilegiado para pedir por el aumento y perseverancia de las vocaciones sacerdotales, diaconales, religiosas y de vida consagrada, especialmente donde hacen más falta y en nuestra propia Arquidiócesis.

52. En la oración comunitaria y personal, los fieles deben buscar unirse a la actitud del Señor en la Eucaristía, en lo que se conoce como los cuatro fines o frutos del Sacrificio de Cristo. Es decir, que esa adoración sea:
- un acto de adoración y alabanza a Dios por su infinita perfección;
- acción de gracias por todos sus beneficios;
- reparación por nuestros pecados y los del mundo entero; y
- súplica por nuestras necesidades, tanto materiales como espirituales.

53. Precisamente por la relación existente entre celebración y culto eucarístico es conveniente que la custodia o el copón con las hostias consagradas se coloquen - siempre que sea posible - sobre el altar para la adoración; de manera que se haga más visible la relación que existe entre la Eucaristía que se adora y la que se ha celebrado. También en cuanto al ornato y número de cirios sean los mismos que los que se usan para la celebración eucarística. Esto tiene gran importancia catequética y pedagógica. Así las personas "cuando veneran a Cristo presente en el sacramento, recuerdan que esta presencia proviene del sacrificio y se ordena al mismo tiempo a la comunión sacramental y espiritual" (Ritual de la Eucaristía fuera de la Misa, n.80).

¿Participa Ud. en alguna adoración comunitaria? En caso negativo,
¿por qué no? En caso positivo, ¿cómo es esa adoración para Ud.?
¿Ha invitado a otras personas a esa adoración?.

En las escuelas y colegios católicos.

54. En las escuelas y colegios católicos existe, en forma privilegiada, la instancia para enseñar a apreciar y hacer amar el culto al Santísimo Sacramento entre sus alumnos y/o alumnas. En efecto, los niños son muy religiosos y en la niñez es cuando mejor se puede inculcar este amor a la Eucaristía, a la Presencia de Jesús en ella.

55. Hacer visitas al Santísimo con grupos de niños e iniciarlos en visitas particulares de cada uno, cuando llegan al establecimiento o en los recreos, tiene grandes proyecciones en la vida de esos niños y después adolescentes y jóvenes. Y eso edifica también a sus mayores.

56. Lo mismo hay que hacer con los adolescentes y jóvenes, si no han tenido antes dicha iniciación o se encuentran en esos momentos de cambio personal, como es característico en dicha edad.

57. Debe cuidarse la adoración personal como la comunitaria en tales establecimientos, ya sea por cursos, o por grupos, o por sectores del colegio o escuela. Y ojalá haya ocasiones en que se puedan incorporar a la adoración padres y madres de familia o apoderados, porque además del bien personal que eso les reporta, constituye un buen ejemplo alentador para sus hijos.

58. Esta oportunidad de adoración al Santísimo debe promoverse igualmente entre los mismos educadores y con el personal paradocente o administrativo y auxiliar.

59. Hermosas experiencias, en este sentido, deben animar para que los formadores en escuelas y colegios católicos den mucha importancia a esa preparación a la adoración eucarística entre alumnos (as). Por cierto, esto entra en la formación litúrgica general que se les debe proporcionar. Así tendremos una juventud que sabrá caminar junto al Señor.

60. Será interesante que los educadores, en sus reuniones de comunidad educativa, y en la coordinación de colegios católicos intercambien experiencias positivas a este respecto para hacer más viable el culto al Santísimo Sacramento en sus establecimientos.

Si Ud. está en un colegio o escuela como responsable directivo, o como profesor, o como padre o madre de familia, ¿cuál es la preocupación por el culto al Santísimo allí? ¿Cómo se puede incentivar mejor el culto eucarístico de los niños? y de los demás estamentos del mismo colegio o escuela? ¿Cuáles serían sus respuestas?


El Jubileo circulante

61. Ha sido tradicional entre nosotros la adoración al Santísimo Sacramentado en la forma de Jubileo circulante. Se trata de tener expuesto el Santísimo por tres días seguidos en un templo, y su origen viene de los siglos XVII y XVIII. Se conocía también el nombre del Jubileo por "Cuarenta Horas", que sería la totalidad del tiempo de la exposición del Santísimo en esos tres días. Y las cuarenta horas eran para recordar el tiempo en que el Señor estuvo solo en el sepulcro, y se lo quería acompañar con esa adoración.

62. También se trataba que cada día en la Arquidiócesis hubiera un templo donde los fieles iban a adorar el Santísimo expuesto. Un hermoso gesto representativo de una Iglesia en adoración a su Señor.

63. En la actualidad este culto del Jubileo Circulante ha decaído por varias razones. Una muy principal es la falta de seguridad en muchos templos, pues no se lo puede tener abierto todo el día por razón de robos y otros actos impropios que pueden suceder. Y, anteriormente, en el Jubileo se exponía el Santísimo en la mañana y se clausuraba en la tarde noche. Hoy, en la mayoría de los templos se tiene una exposición en la mañana, se cierra el templo, y se reabre muy en la tarde.

64. Nuestro propósito es reactivar esta devoción tan importante, aunque tenga una diversa modalidad. Por esto, solicitamos que todos los templos y capillas pudieran adherir a este Jubileo circulante, con esa adoración extraordinaria de tres días seguidos, aunque sea con dos turnos, en la mañana y en la tarde, o hasta con un solo turno. Así aumentaría muchísimo el número de fieles en adoración y se extendería por toda nuestra vasta Arquidiócesis. De esta manera, cada día del año tendremos comunidades en adoración al Santísimo Sacramento.

65. Como se ha dicho antes, ya hay muchos templos y capillas en que se tiene la adoración pública al Santísimo Sacramento. Entre todos ellos sería posible tener una coordinación para saber los días en que se tiene esa adoración e ir agregando más y más comunidades que tributen este culto al Señor, que es un paso de santidad en nuestra Iglesia.

66. Esperamos tener una gran respuesta en este sentido y recomponer así la lista del Jubileo circulante que, desde décadas, se publicaba diariamente en "El Mercurio". Mucho agradecemos a ese periódico este servicio que gratuitamente prestaba a nuestra Iglesia.

¿Ha participado alguna vez en el Jubileo circulante? ¿Qué le
parece el hecho de que todos los días, en la Arquiócesis, haya
una comunidad en esta adoración? ¿Qué iniciativas podría sugerir?

Los Primeros Viernes

67. La devoción al Sagrado Corazón de Jesús expresada en los Primeros Viernes de mes tiene una adoración reparadora al Santísimo Sacramento y constituye una hermosa instancia para manifestar, ante Jesús Sacramentado el amor que le tenemos y nuestro ánimo de reparación y conversión, que comúnmente llega al sacramento de la Penitencia. Mucho recomendamos revivir y actualizar esta devoción de los Primeros Viernes en cada mes en las Parroquias y comunidades cristianas.

¿Cómo encuentra Ud. este propósito de la adoración en
los Primeros Viernes? ¿Qué iniciativas pudiera Ud.
proponerse y promover?

 

La adoración personal

68. Una de las formas más comunes de la adoración al Santísimo Sacramento es la que puede hacer cada cristiano, según sus posibilidades de tiempo y de horario. Por esto, es una invitación a todo creyente a aprovechar este encuentro personal con Jesús Sacramentado. San Alfonso María de Ligorio decía que la lámpara que acompaña al Sagrario nos recuerda que "el Señor está esperando, llamando y recibiendo a cuántos van a visitarle".

69. De esta manera, la adoración al Santísimo, aun en medio de los múltiples quehaceres diarios, es una particular muestra de fe y de amor al Señor y que buscamos el encuentro con El. Nunca será tiempo perdido entrar en un templo, haciendo un alto en las ocupaciones, para dedicar a Jesús unos momentos respetuosos de adoración: será encontrarse con El y expresarle tantas cosas que tenemos que decirle y también escuchar a Jesús. Estos son pequeños pasos de santificación y que, sin duda, se van proyectando en una superación cristiana en la vida diaria.

70. Y precisamente, en medio de tantos afanes, unos momentos de rodillas ante el Señor suelen traer tanta paz y esperanza. Esta adoración personal es altamente recomendable a todos.

71. También a veces, sin pertenecer a grupos que se reúnen expresamente por la adoración al Santísimo, es fácil coincidir con ellos aunque no se pueda dedicar todo el tiempo que el grupo se ha fijado previamente.

¿Cómo quisiera Ud. responderle al Señor con una
adoración personal? ¿Podría Ud. interesar a otras
personas a hacer lo mismo?

La adoración de lejos

72. Hay católicos que han sido formados con un sentido muy profundo de la presencia de Dios en su vida y que la expresan con un emotivo culto eucarístico. Pero, diversas circunstancias no les permiten acudir a un templo a visitar el Santísimo y hacer allí adoración. Esto sucede por enfermedad, por limitaciones de la ancianidad, por deberes de trabajo y hasta porque en esos lugares donde viven no hay templo o capilla en que se guarde el Santísimo Sacramento.

73. Una forma antigua de piedad eucarística es la llamada "comunión espiritual", que es un acto de deseo y de amor de recibir la Sagrada Comunión cuando no es posible hacerlo. Entonces, en una oración interior - y hasta fórmulas escritas se encuentran al respecto - se hace adoración a Jesús sacramentado. Y así también, de lejos, se hacen visitas - en forma espiritual - al Santísimo Sacramento. Esto es igualmente válido para quienes, por razones personales no fáciles de superar, no pueden recibir los sacramentos.

74. Se encuentra así una forma personal de acercamiento al Señor y de adoración aunque no se pueda estar presente junto al Santísimo Sacramento. Por cierto, esto es muy hermoso y recomendable, porque es una forma de oración y adoración que mucho ayuda a esas personas.

Esta adoración de lejos, ¿Ud. se la podría proponer una vez a la semana, en determinado día, o dos veces por semanas o todos los días y a una hora fija? ¿Podría incentivar a otras personas a hacer lo mismo?


Los medios de comunicación social.

75. La Santa Misa se transmite por radio los domingos y también durante la semana. La televisión igualmente, tiene dos transmisiones los domingos en la mañana de la Santa Misa, por los Canales de la Universidad Católica y Nacional. Para todas las personas que no pueden concurrir personalmente a la celebración de la Santa Misa mucho les ayuda esta participación a través de esos medios de comunicación. Es una experiencia ya de varias décadas entre nosotros y se cuentan por millares quienes se unen a través de la radio y se dice que la Santa Misa transmitida por televisión es seguida por más de un millón y medio de personas a lo largo de Chile.

76. Como Pastor debo agradecer a cuantos hacen posible dichas transmisiones radiales y televisivas y también a cuántos participan a través de esos medios de comunicación social en el culto eucarístico. Aquí se manifiesta el gran bien que pueden hacer los medios de comunicación social para acercar a Dios a la gente y uno mismo responderle al Señor.

77. Es muy importante que quienes siguen estas transmisiones, donde se encuentren - y hay tanta gente en centros de dolor, como hospitales y cárceles - hagan una buena ambientación alrededor suyo para, desde donde estén, sea un acto de gran unión con el Señor y su Iglesia. Y las personas que atienden a enfermos y ancianos, en sus casas o en hogares o centros de salud tienen un papel privilegiado para invitar a esas personas a participar en la Santa Misa, a través de esos medios, y procurarles la ambientación debida a esos hermanos que tanto dependen de su cuidado fraternal.

¿Ha seguido Ud. la Santa Misa por Radio o la ha visto
por televisión? ¿Cómo es su actitud para acompañar al
Señor? ¿Ha invitado a otras personas a esta participación
en el culto al Señor? ¿Qué ideas nos puede proponer?.

El Jueves Santo

78. Después de la Santa Misa vespertina, en que se recuerda la misma institución de la Eucaristía, se traslada procesionalmente el Santísimo Sacramento a un lugar especial en el mismo templo para que los fieles puedan adorarlo hasta la medianoche. Antiguamente ese lugar se llamaba "monumento". Dicho lugar debe ser arreglado muy dignamente y estar en un sitio honorable dentro del templo.

79. Para asegurar la adoración hasta la medianoche se organizan, generalmente, turnos de personas que permiten una continuidad de la adoración desde el final de la Santa Misa hasta la medianoche. Esta es una adoración muy hermosa y tiene gran acogida entre los fieles. Cuando los sacerdotes se interesan y alientan a la comunidad, se tiene una gran respuesta. Soy testigo de esto, porque cada año, después de la Santa Misa en la Catedral voy a acompañar a los fieles en esa adoración, y esto lo he realizado en muy diversas partes de Santiago.

80. Un gran significado tiene esta adoración, como es agradecer al Señor haberse quedado en la Eucaristía para siempre, renovando su sacrificio: "Haced esto en memoria mía" (Lc. 22,19), y también es unirse a Jesús en la Pasión que comenzaba a sufrir por nosotros en esa noche. Hay que promover siempre más esta adoración y que ayuda mucho a la buena ambientación religiosa de Semana Santa.

El Jueves Santo ¿participa en la adoración después de la Misa de la tarde? ¿Se incorpora así a los días más sagrados de la Semana Santa? Si no le es posible participar personalmente ¿qué haría para unirse sinceramente al Señor?.

Cuasimodo

81. Esta fiesta religiosa tradicional, cuyo origen no ha sido posible esclarecer sino a partir del siglo pasado, está principalmente en la zona central y, más propiamente, en Santiago y sus alrededores, aunque actualmente se ha difundido por diversas partes de Chile.

82. La razón de esta fiesta es llevar la sagrada comunión a los enfermos y personas impedidas de ir al templo, y que así puedan cumplir con la comunión pascual. Por esto, la fiesta ocurre el domingo siguiente a Pascua de Resurrección y la Misa de ese domingo tiene en latín el introito que comienza con las palabras Quasi modo. Es, entonces, el domingo de "Cuasimodo". Este gesto de acompañar al sacerdote que lleva la sagrada comunión, junto con ser un acto de adoración y fe hacia el Santísimo Sacramento, es un acto de misericordia hacia los hermanos que sufren.

83. "Cuasimodo" es una genuina manifestación de religiosidad popular, con una hermosa historia en muchas parroquias de la Arquidiócesis; aunque hubo tiempos en que se debió trabajar mucho para que esa expresión religiosa no se deteriorara con actos ajenos al mismo culto eucarístico. En la actualidad, esta fiesta es bien preparada y el Santísimo es llevado por un sacerdote en una carroza a caballo y acompañado por un gran cortejo de fieles a caballo e igualmente en diversos vehículos tirados por caballos , y también ciclistas y vehículos motorizados. Y todos adornan su vehículo con signos de acompañamiento al Señor. Al paso del "Cuasimodo" se encuentran numerosísimas personas que así quieren también acompañar a Jesús.

84. En el camino, por donde pasa el cortejo, los fieles adornan sus casas y hacen pequeños altares con imágenes sagradas para hacer una vía religiosa al paso del Señor. Y las casas, donde hay enfermos o ancianos a quienes se lleva la sagrada comunión, también suelen ser arregladas en forma muy emotiva para recibir al Señor.

85. Como Pastor, he querido expresar mi aprecio y valor por esta festividad y, de esta manera, cada año he presidido una fiesta de "Cuasimodo", como en Renca, Colina, Huechuraba, San Luis Beltrán, Conchalí ( que sale de la Merced de El Salto) y espero continuar haciéndolo en el futuro.

86. También recomiendo cuidar la preparación anterior de los "cuasimodistas", de manera que ellos no sólo acompañen al Santísimo Sacramento sino que hayan participado bien en la Semana Santa y recibido los sacramentos. Les agradecemos a ellos la generosa preparación que deben cumplir para hacer bien el recorrido de la procesión y el sacrificio, igualmente, que ella significa.

87. Actualmente, en parroquias urbanas se está introduciendo, desde hace un buen tiempo, acompañar al párroco que lleva la comunión a los enfermos en ese domingo y se hacen procesiones de diversas medidas. Es muy alentadora esta participación de otros fieles para animar mejor a esos hermanos a recibir al Señor en dicho domingo.

88. También, desde hace años, en este mismo domingo, en nuestra Arquidiócesis se designan los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, o se les renuevan sus licencias. Es un acto más para ayudar a los enfermos e impedidos a recibir al Señor en sus casas o donde residen.

¿Ha participado alguna vez en la procesión de "Cuasimodo",
integrado en la procesión o viéndola pasar? ¿Cómo es su actitud
de adoración en esos momentos? En ese domingo en que otras
parroquias en forma más sencilla llevan el Santísimo a enfermos
y/o ancianos, ¿participa Ud.? ¿Se ha ocupado antes de preparar
enfermos y/o ancianos a comulgar en ese domingo?.

Corpus Christi

89. El Jueves Santo, después de la Santa Misa, se tiene adoración al Santísimo hasta la medianoche. Al día siguiente ya es el Viernes Santo en que celebramos la Pasión de Cristo. Y desde muy antiguo se ha sentido la necesidad de dar un culto especial a Cristo en la Eucaristía más allá del día en que El la instituyó. Por esto, desde el siglo XIII se celebra en la Iglesia esta fiesta de Corpus Christi.

90. En Chile fue antiguamente día feriado y fiesta de precepto. Y se celebraba con gran devoción, y en todas partes, en forma especial esta fiesta. Después fue suprimido el feriado y se trasladó la fiesta al domingo siguiente. En 1987, por la venida del Santo Padre, el Presidente de la República restauró el feriado en el jueves de Corpus, y la Iglesia devolvió también a ese día la fiesta litúrgica, pero no con su antigua categoría de precepto. Así, nuevamente, ha sido posible dar un culto especial al Santísimo en este día de Corpus y se tienen hasta procesiones públicas, que atraen a muchos fieles. Pero, no está generalizado. En algunas partes, la procesión se ha continuado el domingo siguiente. Antiguamente, la gran procesión de Corpus se tenía en la Catedral y en semanas siguientes se hacía en las parroquias.

91. Lo importante es aprovechar esta oportunidad de un feriado para ofrecer mayores oportunidades a los fieles. Y de todos modos, sea como fuere, feriado o no, éste es un día que debemos conservar como muy propicio para un especial culto a Cristo en la Eucaristía, que fue la motivación de esta fiesta en la Edad Media.

92. Aquí viene muy oportuno el consejo del Santo Padre: " Dios nos preserve... de debilitar aquel culto, desacostumbrándonos de varias manifestaciones y formas de culto eucarístico, en la que se expresa una tal vez "tradicional" pero sana piedad, y sobre todo aquel "sentido de la fe", que el Pueblo de Dios entero posee, como ha recordado el Concilio Vaticano". (Dominicae cenae, n. 12).

 

¿Cuál es su actual participación en la Iglesia el día de Corpus?
¿Qué le agradará más al Señor?

La adoración nocturna

93. Aún se mantiene en algunos lugares la práctica surgida en el siglo pasado entre nosotros, y alguna vez muy extendida, de la adoración nocturna. Esta adoración es siempre organizada por una institución eclesiástica, parroquia, movimiento apostólico o una sociedad. Entre nosotros están los "Adoradores nocturnos", que han continuado esta admirable expresión de amor y sacrificio para dar culto al Santísimo Sacramento. Y tiene un carácter muy especial este tipo de adoración como es reunirse para adorar a Jesucristo en la Eucaristía cuando a esa misma hora hay hermanos que ofenden a Dios y otros que por salud están sufriendo especialmente durante la noche y otros que por su mismo trabajo, a veces, descuidan su relación con el Señor.

94. Alentamos esta adoración nocturna que logra invitar a una intimidad mayor con el Señor y teniendo en cuenta las circunstancias arriba enumeradas. Y entre los jóvenes estas vigilias encuentran mucha acogida cuando son bien motivados. Con la adoración nocturna queremos una Iglesia siempre acompañando a Jesús que quiso quedarse con nosotros, y en la noche cuando El sufría la Pasión.

¿Ha participado Ud. en la adoración nocturna, alguna vez?
¿Qué le sugiere este acto? Si nunca ha participado,
¿comprende a esos hermanos?.

Marías de los Sagrarios

95. Un tiempo esta sociedad de Marías de los Sagrarios tuvo muchas adherentes y constituía grupos de mujeres especialmente organizadas para la adoración eucarística por turnos durante el día. Querían imitar a la Santísima Virgen mostrándole su amor y compañía a su Divino Hijo. Todavía existen entre nosotros algunos grupos de Marías de los Sagrarios, que alentamos a seguir adelante, porque son una fuerza, especialmente en el mundo femenino, de acercamiento a Jesús en este camino de santidad que es la adoración eucarística.

¿Qué le parecen las tantas diversas iniciativas de adoración al Santísimo?
¿Qué quisiera proponerse y proponer Ud.?

La vida consagrada

96. La espiritualidad eucarística es propia de todos cuantos consagran su vida a Dios: sacerdotes, diáconos permanentes, religiosos y religiosas, consagrados laicos de institutos seculares y vírgenes y viudas consagradas. La adoración al Santísimo Sacramento personal o comunitaria es algo que todos cultivan.

97. Y en la vida consagrada hay familias religiosas cuyo carisma específico es la adoración eucarística y promoverla en el medio en que se encuentran. En nuestra Arquidiócesis tenemos el Monasterio de Religiosas Sacramentinas, las religiosas Adoratrices, las Mercedarias Eucarísticas y otras más con semejante carisma, como son todos los monasterios contemplativos. Entre los religiosos están los de los Sagrados Corazones - que al igual que la congregación femenina - se titulan "de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar". También están los Padres Sacramentinos y puede que existan otros más. A todos alentamos a proseguir y promover esta espiritualidad eucarística entre nosotros. Y para todos los que en su fundación han tenido una especial relación con el culto al Santísimo Sacramento reproducimos en seguida un trozo de una Carta de Pablo VI.

98. "Los institutos y asociaciones, a los que por peculiar ley, confirmada por la Iglesia, se les ha encomendado el deber de dar culto de adoración al sacramento de la Eucaristía, sepan que realizan un oficio preclarísimo y en nombre de la misma Iglesia... No hay razón, pues, para que se desanimen ennuestra época quienes realizan este excelso oficio de adoración, como si se tratara de una "devoción anticuada", según dicen algunos, o como si perdieran el tiempo mientras urgen más otras obras. Estén persuadidos de que la Iglesia necesita absolutamente, ahora como antes, de quienes al divino sacramento lo "adoren en Espíritu y en verdad" (Jn.4,23). (Carta al Superior General de los Sacramentinos, 10 de enero de 1969).

99. Estas palabras son un llamado también a todas las asociaciones eucarísticas que hemos mencionado como los Adoradores nocturnos, las Marías de los Sagrarios, la Cofradía del Santísimo Sacramento, la Guardia de Honor, etc. Pablo VI hace un llamado que va mucho más allá de esas especiales instituciones a que se dirigía.

¿Cómo intensificar más la adoración al Santísimo en la
vida consagrada? ¿Cuál es su influencia en alentar a
otros hermanos a acompañar a Jesús?

La fuerza y la esperanza del culto eucarístico en las diversas edades de la vida.

100. Como Pastor es mi deseo que, en el camino de santidad que debe ser nuestra vida, todos los católicos puedan acercarse más a Jesús en el Santísimo Sacramento, tanto en la Sagrada Comunión como en la adoración eucarística.

101. Se ha de empezar desde niños esta vida eucarística. Ya nos hemos referido a las familias y a los colegios para hacer esta formación en ellos.

102. La Pastoral juvenil y de Confirmación también deben incluir como un principal objetivo conducir a los jóvenes al encuentro personal con Cristo en la Eucaristía. La adoración al Santísimo, bien motivada y ambientada, es una excelente escuela de oración para los jóvenes y un gran apoyo en su vida. En la presencia viva de Jesús que los busca e interpela, se forjará el ideal de sus vidas y no faltarán quienes escuchen un especial llamado del Señor. Las tantas experiencias que se tienen con jóvenes en esas Pastorales confirma cuánto bien se puede obtener alentando esta espiritualidad eucarística.

103. Los matrimonios, adultos en general y quienes son solteros o viudos encontrarán en la presencia eucarística la fuerza que alimentará su fidelidad y realización en los deberes cotidianos, el descanso en medio de sus variadas ocupaciones y la fortaleza ante las dificultades.

104. Ya me he referido a los sacerdotes, diáconos permanentes y a quienes han consagrado su vida a Dios (n. 96), y como Pastor quiero invitarlos a vivir su consagración de vida "en la Eucaristía, desde la Eucaristía y para la Eucaristía". Todos pueden comprender la riqueza y la fortaleza que nos entrega Cristo y esto nos ayudará para ser sus enviados en medio del pueblo viviendo el amor que estamos predicando ( Cfr. Evangelii Nuntiandi, n. 41).

105. Por último, quienes se encuentran ya en la tercera edad, o son adultos mayores, son muy invitados por mí a acompañar al Señor en el Sagrario. En él, junto al encuentro con Jesús, tendrán consuelo y fortaleza para las dificultades que suelen darse en ese período de la vida, a la vez que pueden unirse a los sufrimientos que padeció el Señor para salvarnos y ahí crece la esperanza de la felicidad prometida por el Señor. Además, en esa adoración pueden interceder por tantas necesidades de la Iglesia y del mundo. En los Hogares de ancianos, particularmente en los que son de Iglesia, existe allí una gran oportunidad de santificación para ellos y para los más débiles en el mundo. Agradecemos, desde aquí, ese hermoso apostolado con los ancianos que acogen los Hogares de la Iglesia.

106. En cada edad de nuestra vida debemos escuchar la invitación de Marta: "El Maestro está aquí y te llama" (Jn. 11,28). Si obedecemos esa voz, encontraremos el "descanso para nuestras almas" (cfr. Mt. 11,29).

Cuando hoy día, en general, se dedica tanto tiempo a la televisión, ¿no resulta importante, en cada etapa de la vida, darle algún tiempo de adoración al Señor, que tiene tantas proyecciones en la vida de cada uno y de quienes se encuentran a nuestro alrededor? ¿Qué puede sugerir Ud.?


 
POR SIEMPRE SEA ALABADO
JESUS SACRAMENTADO

Carta Pastoral del Cardenal Arzobispo de Santiago
sobre el culto al Santísimo Sacramento.


Portada

Volver

Continuar