Iglesia.cl - Conferencia Episcopal de Chile
Documento sin título


Portada  
Área Pastoral Social de la CECH  
Depto. Acción Social (DAS)  
Pastoral de Alcoholismo y Drogadicción  
Justicia y Paz  
Pastoral Carcelaria  
Pastoral Indígena  
Pastoral Adulto Mayor  

Pastoral de los Trabajadores

 
Pastoral de Temporeros  
Cuaresma de Fraternidad  
Pastoral de niños en Riesgo Social  
Pastoral de la Salud  
Instituto Católico Chileno de Migración (INCAMI)  
Caritas Chile  
Documento sin título

Pastoral de Temporeros / Comisión Nacional



Breve historia de la Pastoral de los Temporeros de la fruta

Nació la idea de un acompañamiento a los temporeros de la fruta en los años 80 por la acelerada expansión de las técnicas frutícolas, por la intensificación de la producción de la fruta chilena en las regiones comprendidas entre Copiapó y Curicó y por la precariedad de las condiciones laborales de los mismos temporeros.


Esta situación preocupó pastoralmente a la Iglesia. En distintas diócesis se implementaron algunas iniciativas solidarias para responder adecuadamente a esa nueva realidad. Cabe mencionar en especial a las diócesis de Talca y de San Felipe. El Área Social de la Conferencia Episcopal de Chile en conjunto con el Instituto Nacional de Pastoral Rural (INPRU) convocaron a un Seminario Nacional de Pastoral del Temporero del 17 al 20 de Julio de 1989 con el fin de analizar la situación y estudiar lineamientos pastorales de acción y acompañamiento del temporero/a de la Fruta.

En Diciembre de 1991, Don Carlos González Cruchaga, en ese momento Presidente de la CECH solicitó a la Comunidad de los Padres Canadienses ese servicio misionero de atención pastoral a los temporeros. Los primeros pasos se realizaron en la diócesis de Copiapó con la acogida de Don Fernando Ariztía Ruiz, en marzo de 1992. En ese tiempo cerca de 25 mil temporeros/as provenientes de diversas regiones de Chile llegaban al Valle de Copiapó para el tiempo de la cosecha que podía prolongarse hasta 5 meses. 

Luego fue el inicio de la Pastoral de los Temporeros en las diócesis de San Felipe, Talca y Melipilla. En la actualidad, la Pastoral de los Temporeros está presente, además, en las Diócesis de Rancagua, La Serena y Linares.

Las acciones misioneras se han realizado en los momentos de grandes afluencias de temporeros en los distintos lugares donde se realizan las cosechas de la fruta. En el Valle de Copiapó, desde 1991, se han organizado misiones de 15 días en los parronales con misioneros provenientes de distintas regiones del país. En otras regiones se han realizado actividades misioneras en los packings a la hora de las faenas. Durante los “meses azules” o de cesantía se invita a los temporeros/as a participar a varias actividades formativas. 

Durante el Seminario Nacional de la Pastoral de los Temporeros del mes de agosto del año 2000, se constituyó una Comisión Nacional con el propósito de dar cumplimiento a las recomendaciones surgidas en dicho Seminario.

En febrero del año 2002, Don Fernando Ariztía Ruiz es nombrado por la Comisión Pastoral de los Obispos (COP) responsable de la Pastoral Nacional de los Temporeros asumiendo, por ende, la presidencia de la Comisión Nacional de Pastoral de los Temporeros. Con su presencia, la Pastoral de los Temporeros se integra orgánicamente al Área Social de la Conferencia Episcopal de Chile.

Objetivo de la Pastoral de los Temporeros de la fruta

El objetivo central de la Pastoral de los Temporeros es fomentar la dignidad, en plenitud, de los trabajadores de temporada. Dignidad que tiene su fundamento en el amor de Dios por ellos, manifestado en la vida y enseñanza de Jesús de Nazaret. 

A imitación del Señor Jesús se busca establecer relaciones de respeto hacia estos trabajadores y fomentar para que ellos mismos reconozcan su propia dignidad actuando luego en consecuencia.

Para ello, esta Pastoral mantendrá viva la esperanza del Reino en medio de ellos y se hará solidaria de sus esfuerzos para el mejoramiento de su calidad de vida y de las condiciones laborales como testimonio y expresión integral de la evangelización.