Obispo Cristián Contreras Villarroel: Benedicto XVI, hombre de Dios que entregó su vida por anunciar el Evangelio

la Basílica de San Pedro, sacerdotes, diáconos permanentes, religiosas y fieles se reunieron el miércoles 4 de enero en la Catedral de Melipilla para celebrar la Santa Eucaristía en memoria de la vida del papa emérito Benedicto XVI.

 
Viernes 06 de Enero de 2023
Ver Galería
Nuestro obispo Cristián Contreras Villarroel expresó que el papa emérito fue “un hombre de Dios. Entregó su vida por anunciar el Evangelio. Humilde trabajador en la viña del Señor. La Providencia de Dios nos regaló al cristiano, sacerdote, gran teólogo, obispo y cardenal Joseph Ratzinger y papa Benedicto XVI. La Virgen Santa lo acompaña al encuentro de nuestro Dios Uno y Trino”.

Sobre los escritos del papa emérito aseguró que existen solamente pocas personas que se pueden definir como “teólogos”: Hans Urs von Balthasar, Henri de Lubac, Yves Congar y, sin duda, Joseph Ratzinger.

Además, don Cristián destacó que las raíces de la obra magna del teólogo Ratzinger y del Papa Benedicto es la fe y el amor a Jesucristo, el conocimiento-amor de la Sagrada Escritura, de la tradición de la Iglesia, el conocimiento de los Padres de la Iglesia, así como de los doctores y místicas de la Iglesia.

Otras de las raíces de la obra de Benedicto XVI, señaló nuestro obispo, es el amor a la Iglesia. Recordó un discurso muy profético acerca de la Iglesia: “El 1 de septiembre de 1990, en el Mitin para la Amistad de los Pueblos, en Rímini, el cardenal Ratzinger hizo un diagnóstico que debe estremecernos: “Está muy difundida hoy día, incluso en ambientes religiosos, la idea de que una persona es más cristiana cuanto más está comprometida en la actividad eclesial. Se impulsa hacia una especie de terapia eclesiástica de la actividad, del hacer: se trata de asignar a cada uno un comité, o, por lo menos un compromiso en el interior de la Iglesia. Así se piensa, en cierto modo, que debe existir una actividad eclesial; se debe hablar de la Iglesia o se debe hacer algo por ella y en ella. (…) Puede suceder que alguien se dedique ininterrumpidamente a actividades asociativas eclesiales y ni siquiera es cristiano”.

Entre muchos otros hitos, nuestro obispo recordó cuando el papa Benedicto XVI convocó al Año de la Fe (11 de octubre de 2011) En el documento Porta Fidei: “Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas”. El papa Benedicto XVI no tuvo temor a reconocer que ya no se vive bajo un paradigma de cristiandad. Nos invitó a asumir con valentía la situación de la fe en Cristo en el mundo de hoy: con frecuencia es negada; no es unificadora de la cultura; sus valores ya no son universalmente aceptados; muchas personas viven una crisis de fe”, destacó monseñor Contreras.

Antes de finalizar recordó la participación de Benedicto XVI en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en el Santuario Nuestra Señora Aparecida, “donde se nos llama a ser discípulos misioneros por desborde de gratitud y alegría por el encuentro con Cristo vivo”. En ese sentido, nuestro obispo finalizó recordando la oración del Papa Benedicto XVI para la Conferencia de Aparecida, que en parte dice: “(…) Señor Jesucristo, camino, verdad y vida, rostro humano de Dios y rostro divino del hombre, enciende en nuestros corazones el amor al Padre que está en el cielo y la alegría de ser cristianos”.

Fuente: Comunicaciones Melipilla
Melipilla, 06-01-2023