Franciscanos de María viven retiro anual en Seminario Metropolitano de Concepción

El retiro fue predicado por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez.

 
Martes 06 de Diciembre de 2022
Los Franciscanos de María vivieron su retiro anual la mañana del sábado 3 de diciembre en el Seminario Metropolitano de Concepción.

El encuentro, en que participaron personas de Santiago, Talca, Los Ángeles, Concepción y Ranco, inició a las 09:30 horas con una Eucaristía, que fue presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez. La Santa Misa terminó con el canto del himno de la agrupación, que fue acompañado por los seminaristas Felipe Giacaman y Fabián Fernández.

Luego, Monseñor Bernardo dirigió dos temas de meditación y posteriormente cada uno de los participantes relató cómo llegó a los Franciscanos de María, cuya misión es vivir y difundir la espiritualidad del agradecimiento. Posteriormente, las más de 30 personas que participaron en el retiro compartieron un almuerzo fraterno.

Cecilia Álamos, quien está a cargo de los Franciscanos de María en Concepción y sus alrededores, afirmó que se trató de un encuentro muy bonito y destacó que “con la pandemia hemos crecido mucho”, ya que el fundador de este movimiento -el Padre Santiago Martín– en las homilías de sus misas, que eran transmitidas por Magnificat TV, siempre invitaba a la gente a participar, y así “empezaron a formarse muchas escuelitas de agradecimiento”.

Franciscanos de María
Cecilia Álamos señaló que la espiritualidad de los Franciscanos de María está basada en San Francisco de Asís y en la Virgen María. En ese contexto detalló que “cuando San Francisco estaba en la Porciúncula vio que había mucha gente, pero todo el mundo iba sólo a pedir, nadie iba a dar gracias. Por eso esa frase de San Francisco «el Amor no es amado», porque todo el mundo pide, pero nadie agradece”. Respecto de la Virgen María comentó que “nosotros tenemos un curso especial en el quinto año, donde tratamos en 52 temas solamente cómo imitar a María, imitarla en su confianza en Dios, en su fe a pesar de toda adversidad, en su humildad, en el sí de María a la voluntad de Dios, el no quejarse ni rebelarse ni pedir explicaciones de por qué pasan las cosas, sino abandonarse en la voluntad de Dios”.

Además, explicó que forman Escuelas de Agradecimiento, “entonces se da una formación muy buena. Los temas los manda el Padre Santiago Martín y siempre hay una catequista a la cabeza, que es la que guía la reunión, que no debe durar más de una hora”.

El motivo por el que se llama escuela es que cada tema que se trata conlleva un propósito que se debe trabajar en la casa durante la semana. Y a la semana siguiente, las personas cuentan cómo les fue con esa tarea, que ha de ser un “propósito en acción”, no pensamientos en torno a este propósito, sino vivir realmente el Evangelio, “por eso se llaman Escuelas, porque vamos al colegio a aprender”.

Asimismo, Cecilia Álamos indicó que los Franciscanos de María abordan siete puntos: “Amar por motivación religiosa: «Todo por Ti, Jesús», Amar con obras, Amar a todos, Amar al prójimo, Volver a empezar, Perdonar y pedir perdón, y Ponerse en el lugar del otro”.

Al respecto detalló que “nuestra espiritualidad es el agradecimiento, es un amor motivado religiosamente. Nosotros siempre decimos esta motivación: «Por Ti, Señor», «Por Ti hacemos todas las cosas». Pero no solamente nos quedamos en eso, sino que también amar con obras”.

En ese contexto, destacó la importancia de amar a todos, como lo hizo el mismo Jesús, que dio la vida por todos nosotros. Y siempre amar primero, “porque Dios tuvo esa iniciativa de amor. Él nos amó primero y nosotros también debemos hacer lo mismo si queremos parecernos a Él”.

“Lo otro importante es volver a empezar, porque Dios es muy misericordioso con nosotros, con todos nuestros pecados, siempre olvida el pasado una vez que nos confesamos. Pero tenemos que siempre volver a empezar con la confesión, nunca quedarnos con no ser capaces de tener esa disponibilidad a confesarnos y volver a empezar”, agregó.

Finalmente, enfatizó en la importancia de perdonar y ser capaces de pedir perdón, de ponerse en el lugar del otro y “hacerse uno con el prójimo”.

Si quieres conocer más sobre los Franciscanos de María te invitamos a visitar su sitio web Magníficat TV.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 06-12-2022