En la ciudad de Los Ángeles Iglesia llamó a la sociedad a escuchar la Palabra de Dios para encontrar caminos de Paz

El pasado sábado 17 de septiembre se desarrolló una Misa Te Deum en el Templo Catedral de la Diócesis de Santa María de los Ángeles, liturgia con la cual la Iglesia de la Provincia del Biobio elevó una oración de gratitud a Dios por los 212 años de vida independiente que cumple Chile.

 
Domingo 18 de Septiembre de 2022
Ver Galería
A la liturgia fueron invitadas las principales autoridades civiles, militares, de orden y seguridad de la zona, dirigentes sociales y representantes de las comunidades católicas.

La misa fue presidida por el Obispo diocesano, Felipe Bacarreza Rodríguez y concelebrada por gran parte del presbiterio de la Diócesis.

Durante la homilía, el Obispo Bacarreza tuvo palabras para el momento político que vive el país. El prelado sostuvo que tras el “intento fallido por darnos el marco legal en el que pueda transcurrir en justicia y en paz la vida de la nación, en este momento todos se preguntan cómo emprender nuevamente la tarea”. Junto a ello, destacó que “Se ha alcanzado, sin embargo, la convicción de que la nueva Constitución no debe ser el intento por imponer la visión particular de un grupo de la sociedad sobre todos, sino que debe procurar la unidad de todos los chilenos y chilenas”.

El Obispo Felipe Bacarreza recordó que la ciudad de Los Ángeles “tiene el honor de haber sido el primer lugar donde el pueblo espontáneamente se vio impulsado a celebrar el Te Deum, el himno «A ti, Dios, te alabamos; a ti, Señor, te reconocemos; a ti, eterno Padre, toda la tierra te venera»”. Dicha celebración tuvo lugar el 10 de enero de 1811 en Iglesia parroquial de San Miguel, “cuando don Bernardo O’Higgins Riquelme fue elegido diputado. Dar gracias a Dios fue el gesto espontáneo del que estaba llamado a ser «el padre de la patria»”.

Momento especial se vivió cuando el Pastor de la Iglesia angelina dijo que “Anhelamos ver que se imponga la verdad, la justicia, la libertad, en una palabra, el amor, que nos libera de la soledad, de la angustia, que abre nuestra vida hacia los demás y también hacia lo infinito, hacia Dios. Anhelamos la felicidad verdadera. Sabemos que es posible, porque Dios lo ha prometido”.

Por ello recordó las palabras de San Pablo cundo propone a los cristianos “«Les voy a mostrar un camino más excelente». Y comienza el hermoso himno al amor cristiano: «Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe…». ¡Cuántas veces parece que tanta discusión, tanta palabra con críticas y descalificaciones del otro son solo un bronce que suena!”.

Sigue diciendo el apóstol: «Aunque tuviera toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe, como para trasladar montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, nada me aprovecha».

El responsable de la vida pastoral local de la Provincia del Biobio fue enfático en indicar que “El amor y la vida eterna son intercambiables”.

Para encontrar caminos de paz y reencuentro, el prelado llamó a “los que creemos en Cristo y lo confesamos como nuestro Dios y Señor dejémonos iluminar por su Palabra”.

Finalmente, Bacarreza dijo que “Entre las cosas bellas y consoladoras que encontramos en la Palabra de Dios es su Santísima Madre, la Virgen María, que nuestro país, bajo su advocación de Nuestra Señora del Carmen, ha adoptado como Reina y Madre de Chile. En ella resplandece el amor con toda su pureza. Que ella, como Madre amorosa también nuestra, nos lleve a Jesús y nos conserve siempre bajo su protección”.

- Texto completo de la Homilía

Fuente: Comunicaciones Los Ángeles
Los Angeles, 18-09-2022