Trekking ecológico de la Casa de Jóvenes Franciscanos San Felipe de Jesús

El Equipo de Servicio de la Casa de Jóvenes San Felipe de Jesús llegó hasta el sector La Balsa -en la precordillera de Parral- para vivir una intensa jornada de trekking ecológico, acompañado de oración y experiencia de fe. La ocasión, se enmarca en las actividades que acostumbran a realizar en la Región Metropolitana, pero que esta vez, decidieron aventurarse fuera de ella y con muy buenos resultados.

 
Jueves 15 de Septiembre de 2022
Ver Galería
Muy agradecidos y confortados salieron todos los que participaron del trekking ecológico, organizado por el Equipo de Servicio de la Casa de Jóvenes San Felipe de Jesús, pero que en esta ocasión y por petición de la parroquia San Francisco de Asís de Parral, se llevó esta experiencia a cerca de 20 jóvenes de Confirmación de dicha parroquia, donde se puso en el centro de la actividad la reflexión y el cuidado de la Creación, entre otros aspectos.

Sin importar el calor, el cansancio o en algunos casos el riesgo que contrae una actividad como esta, cada uno de ellos vivió a concho su participación de fe y deportiva. “Al grupo de Confirmación de Parral le pareció una muy bonita experiencia, ya que pudieron conectar con la naturaleza, por medio de las actividades que había en cada estación. Fue un ambiente y un momento muy grato que sin duda queremos volver a repetir”, relató Esperanza Ibarra, Catequista de Confirmación de la parroquia San Francisco de Asís de Parral.

Pero el ímpetu de Esperanza Ibarra no quedo sólo ahí. “Muchos de los jóvenes conectaron espiritualmente con las vivencias de San Francisco de Asís, como cuidar el medio ambiente y todos los seres que habitan en él. Personalmente la experiencia fue muy bonita y enriquecedora espiritualmente y culturalmente, ya que aprendimos también sobre especies de animales y plantas durante el trayecto”, valoró.

Fe y naturaleza
Pablo González Cornejo tiene 34 años y pertenece al Equipo de Servicio de la Casa de Jóvenes San Felipe de Jesús desde el 2018 y la experiencia del fin de semana lo llenó en plenitud. “Nos recibieron muy bien. Nosotros llevamos la experiencia de realizar estas actividades anteriormente y ellos se organizaron desde el punto de vista logístico, es decir, saber cómo llegar al lugar y con el tema de la alimentación de los jóvenes”, desglosó.

Sobre lo anterior, Pablo González enfatiza la buena organización que se logró con la actividad. “Organizamos las distintas etapas y salió todo bien. Respecto de los jóvenes, rescato que hubo una buena recepción, ya que eran jóvenes entre 16 y 20 años, algo nuevo para nosotros. Ellos tenían mucha energía y fue lo que tratamos de canalizar en las distintas etapas y a través del recorrido del trekking donde uno va subiendo el cerro y entrando en la naturaleza”.

Finalmente, también se queda con los buenos resultados del trekking ecológico. “Ellos también se conectaron con la naturaleza y con ellos mismos, así que fue una experiencia de fe, de alegría, de energía, donde todo eso se aprovechó de la mejor manera para hacer el recorrido. Se logró el objetivo, no tuvimos ningún accidente y logramos que entre ellos se conocieran, ya que hay jóvenes tímidos y otros con personalidad, así que salió todo bien. Pudieron conversar entre los grupos que se formaron y siempre estuvieron atentos respondiendo a cada una de las indicaciones que les dábamos y eso hizo la tarea mucho más fácil, ya que eso ayudó a la precaución y a evitar accidentes”, resaltó Pablo González, miembro del Equipo de Servicio de la Casa de Jóvenes San Felipe de Jesús.

Construir fraternidad
El Hermano Julio Campos, ofm, Guardian y Párroco de San Francisco de Asís de Parral, sostuvo que el trekking ecológico tomó mayor relevancia, ya que se desarrolló en el contexto de celebrar el Tiempo de la Creación. “El trayecto que realizamos fue desde el puente en el río Longaví en el sector de La Balsa, hasta el sector de Matadero. Fue un trayecto de ida y regreso de aproximadamente 13 km y con una subida de cerca de 300 metros de altura. Fue una experiencia formativa a los jóvenes, donde se les invitó a vivir la caminata desde el constituir fraternidad, a reflexionar acerca del amor de Dios, a contemplar nuestra propia vida desde la creación y a celebrar a Dios en la eucaristía. Fue una bella experiencia de Dios y en fraternidad. Nos invitamos a conocernos más y a celebrar el don de Dios en medio nuestro”, describió y de paso, aprovechó de agradecer la colaboración de los hermanos Luis Cisternas y Ricardo Vásquez, ofm.

La hermana naturaleza
Caro León, miembro del Equipo de Servicio de la Casa de Jóvenes San Felipe de Jesús,valoró la experiencia de salir de la Región Metropolitana. “Los jóvenes la recibieron muy bien. Nosotros proponemos este trekking bajo la mirada de Laudato si y una reflexión al cuidado del Medio Ambiente y de la Casa Común. Estaban muy entusiasmados y abiertos a la posibilidad de poder caminar juntos. Tuvo un final muy bonito en lo alto de la montaña con una misa que se vivió muy linda, donde pudimos pedir perdón a la Tierra por contaminarla. Se vivió mucho el espíritu Franciscano de fraternidad y el de observar a la naturaleza como un hermano. Vi que se apoyaban mucho entre ellos y a pesar que fue una caminata muy extensa, vi mucha alegría entre todos”, rescató.

Fuente: Oficina Comunicaciones Franciscanos Chile
Parral, 15-09-2022