Proyecto Común:

Estudiantes UC traducen la Misa al creole para integrar a comunidad haitiana

Se trata de un proyecto de la Pastoral UC y Teología UC, que es ejecutado por estudiantes, para integrar a ciudadanos haitianos a la celebración eucarística. Este producto es resultado de Proyecto Común, iniciativa de la Pastoral UC en la que se vinculan cursos de diversas carreras con comunidades chilenas que requieren apoyo.

 
Lunes 12 de Septiembre de 2022
“Hemos descubierto que hay una gran barrera idiomática, y los haitianos no entienden la Misa. Además, el culto se celebra con ciertas diferencias en ambos países. Considerando esta y otras dificultades, creamos este documento con la Misa en su idioma. Entregamos copias plastificadas que quedarán permanentemente en la parroquia”, cuenta la alumna Catalina Antinao, quien cursó el ramo teológico “Dios en la teología latinoamericana”.

Catalina, junto a tres compañeros, trabajaron durante el primer semestre de este año para ayudar a la comunidad haitiana de la parroquia “Jesús Señor de la Vida”, ubicada en La Bandera, comuna de San Ramón, en Santiago. El documento de la Misa en creole fue entregado para que toda la comunidad pudiera participar activamente en la celebración.

Su proyecto pertenece al ramo teológico “Dios en la teología latinoamericana”, que es uno de los siete cursos que durante el primer semestre formaron parte de Proyecto Común, iniciativa de la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

“Proyecto Común surge de la inquietud de la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana por poner al servicio de la Iglesia las capacidades y conocimientos de los miembros de la universidad”, cuenta Carmen Ortega, coordinadora de Investigación y Vinculación de la Pastoral UC.

Ella explica que la iniciativa considera que el objetivo de toda universidad católica, tal como enuncia la encíclica Ex Corde Ecclesiae, “es garantizar de forma institucional una presencia cristiana en el mundo universitario frente a los grandes problemas de la sociedad y la cultura” (ECE, 13), emerge como un desafío posicionar desde el quehacer de la universidad, instancias vinculadas a la Iglesia, especialmente desde el ámbito académico y la investigación. En este sentido, Proyecto Común se enmarca en el compromiso de la Universidad de “ayudar a la Iglesia a dar respuesta a los problemas y exigencias de cada época” (ECE, 31).

La iniciativa considera que el objetivo de toda universidad católica, tal como enuncia la encíclica Ex Corde Ecclesiae, “es garantizar de forma institucional una presencia cristiana en el mundo universitario frente a los grandes problemas de la sociedad y la cultura”.

“Su antecedente directo surge en el año 2016, con la conformación del Observatorio UC, entre cuyos objetivos se postulaba visibilizar tanto las capacidades de la UC como las necesidades de la Iglesia, buscando movilizar y vincular a profesores y alumnos en la respuesta de estas necesidades, desde las disciplinas humanistas, artísticas y desde las distintas ciencias”, agrega Carmen Ortega.

Desde sus inicios, Proyecto Común ha colaborado a través de cuatro proyectos, 12 cursos Aprendizaje Servicio (A+S), tres prácticas y una investigación con 46 comunidades y fundaciones de Iglesia, trabajando con grupos de adultos mayores, migrantes, catequesis, comedores y coros parroquiales, entre otros.

Parroquia de La Bandera

Durante el primer semestre de este año, estudiantes del curso “Dios en la teología latinoamericana” crearon proyectos para dos parroquias ubicadas en la población La Bandera.

“La particularidad que tuvo este curso es la metodología de Aprendizaje y Servicio (A+S), en la cual se vinculan los contenidos del curso con una experiencia de servicio de los estudiantes”, explica la profesora Rocío Cortés, de la Facultad de Teología UC. Además, “este curso fue bien especial porque tuvo un porcentaje alto de estudiantes internacionales, especialmente de la Universidad de Notre Dame, que vienen a hacer su intercambio a Chile y este curso equivale a un teológico en su universidad”, agregó.

Los estudiantes conocieron a sus socios comunitarios, que son las personas que trabajan en la parroquia Inmaculada Concepción; al equipo de la fundación Bienvenido Hermano, que se dedica al trabajo con migrantes, particularmente haitianos; y la parroquia “Jesús Señor de la Vida”. Conversaron con ellos para crear proyectos que mejoraran el ámbito de las comunicaciones, la educación y alimentación en estas comunidades.

“Uno de los desafíos que nos expresó el padre Pablo, es que los haitianos llegan con educación y necesitan la validación de sus estudios realizados en Haití, en Chile. Por eso, en colaboración con la fundación Bienvenido Hermano, definimos algunos contenidos para crear cápsulas educativas en castellano, con subtítulos en francés, para que puedan entender y aprender un poco de español”, cuenta el estudiante Clayton Glasgow, de la Universidad de Notre Dame, quien estuvo en la UC de intercambio durante el primer semestre.

Las parroquias elegidas fueron seleccionadas a través de la Pastoral UC, que durante años ha impulsado el “Proyecto Banderas” en este barrio del sector sur de Santiago.

“Creo que uno de los aprendizajes más importantes para los estudiantes ha sido poder conectar los contenidos del curso con el proyecto de servicio realizado durante el semestre, en otras palabras, hicimos teología en contacto directo con la realidad de nuestro país. Asimismo, la interacción con los socios comunitarios de La Bandera y, especialmente, con jóvenes del Proyecto Banderas de la Pastoral UC, contribuyó muchísimo en ampliar la mirada de los estudiantes, tanto chilenos como extranjeros, respecto de la cultura chilena, y los desafíos sociales y económicos de nuestro país”, explica Rocío Cortés.

La profesora cuenta que su curso, por tratarse acerca de la teología latinoamericana, tiene una fuerte relación con el contexto desde donde se hace teología, especialmente considerando los contextos de sufrimiento y opresión. “El trabajo realizado por los y las estudiantes estuvo directamente relacionado con personas de las parroquias, tanto aquellas que prestan algún servicio como aquellas que reciben estos servicios. De esta forma, un grupo trabajó con el comedor de una de las parroquias, otros grupos trabajaron con migrantes haitianos, otros con niños y sus familias, etc.”, cuenta la académica.

Más detalles de la iniciativa en www.pastoraluc.cl

Conoce más información del Proyecto Común de Pastoral UC

Fuente: Pastoral UC
Santiago, 12-09-2022
Video: Conoce Proyecto común