Hermanas de la Providencia conmemoraron 150 años de presencia en La Serena

Con Eucaristía en templo Catedral, la congregación religiosa dio gracias a Dios por las diversas obras misioneras y educativas que han impulsado en la región de Coquimbo.

 
Lunes 12 de Septiembre de 2022
Ver Galería
El 14 de enero de 1872, en la casa de la Providencia de la capital del país, se tomó la determinación de iniciar misión similar unos 500 kilómetros más al norte. Fue así que inspiradas en el lema de su fundadora -Madre Bernarda Morín- construyeron la obra de Dios poco a poco, arribando a La Serena para dedicarse a ayudar a niños y niñas huérfanos en esta ciudad.

Desde entonces, las religiosas han encaminado las misiones Casa del Tránsito, Providencia de Vicuña, Paihuano y todo el valle del Elqui, además del colegio La Providencia de Ovalle, el establecimiento educacional Sagrados Corazones y la casa de residencia de viudas de la guerra, entre otros.

Todo está cargado en la memoria

La celebración eucarística fue presidida por el Arzobispo, René Rebolledo Salinas, y contó con la participación en pleno de la comunidad educativa La Providencia de la capital regional.

Al finalizar, la Hna. Mónica Campillay, administradora del establecimiento, manifestó vivir el acontecimiento “como una memoria histórica de las personas que tanto han aportado en ella. El Salmo decía que nosotros somos partes de un eslabón que no se termina, por lo que tenemos que continuar con esta misión de educación en toda la región. Hoy no celebramos solamente el colegio, sino que la presencia de las Hermanas de la Providencia en la zona, que ha sido de mucha entrega y amor, que pretendemos seguir manteniendo, a pesar de la escasez de vocaciones, porque la providencia de Dios no es algo que pase de moda, es la manifestación del amor que Él tiene por nosotros”.

En la ocasión, se destacó el aporte que ha significado el tradicional colegio en la zona, cuya primera piedra fue colocada en 1947 por la entonces Superiora de la Casa de La Serena, Hna. María Cristina Parada, y que desde 1956 ha titulado a numerosas generaciones.

La actual directora del colegio, Marcia Piña, manifestó su “alegría y orgullo. Son 150 años de la presencia de nuestras Hermanas que conlleva haber crecido junto a muchas generaciones. Hay un historial de aporte a los más pequeños, como la casa de huérfanos y ahora en el servicio de entregar educación a numerosas familias que se han visto beneficiadas y han estado ligadas a esta historia colmada de amor, comprensión por el prójimo, entregando valores y sellos que son muy importantes y actualizados. La idea es continuar transmitiendo en esa línea, para que sean un aporte en la sociedad local, mujeres de bien, excelentes profesionales y que concreten sus sueños”.

Fuente: Comunicaciones La Serena
La Serena, 12-09-2022