Ignacio Ceroni SJ, nuevo sacerdote para nuestra Iglesia

En el inicio de una nueva etapa dentro de la compañía de Jesús, Ignacio estuvo acompañado por su familia, amigos, amigas y compañeros jesuitas, cumpliendo con todas las medidas sanitarias correspondientes.

 
Miércoles 25 de Mayo de 2022
Ver Galería
El sábado 21 de mayo, en una eucaristía presidida por Mons. Julio Larrondo, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santiago, fue ordenado sacerdote Ignacio Ceroni SJ. Esta ordenación se realizó en la Iglesia San Ignacio cumpliendo con todas las restricciones necesarias.

Compañero de camino de los frágiles

Luego de la Liturgia de la Palabra, el provincial de la Compañía de Jesús, Gabriel Roblero SJ, presentó a Ignacio, quien se comprometió a consagrarse a la Iglesia, y a obedecer al obispo. Así, expresó públicamente su voluntad de recibir el Orden presbiteral, consagrándose al servicio de la Iglesia, con humildad y amor, en colaboración del Orden episcopal y dejándose guiar por el Espíritu Santo.

Al comenzar su homilía, Mons. Julio Larrondo expresó que “Chile busca nuevos caminos para el desarrollo y la Iglesia se reforma para ser más fiel al Evangelio. Qué buen momento ha elegido Dios para consagrarte Ignacio. Su Palabra te invita a sumarte a los grandes horizontes de la fe, la luz y la esperanza que Isaías proclama para disponerte con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas a ser mensajero de buenas noticias, especialmente a aquellos que según los criterios del mundo no merecen nada por sus bienes, los pobres, y aquellos que no merecen nada por su comportamiento, los pecadores. Que seas compañeros de camino de los frágiles para que experimentes que Dios ha optado por ellos porque tú también lo has hecho”.

“No se dejen robar la misión del Espíritu, y me permito agregar, no nos dejemos robar la alegría de habernos encontrado con Jesús, ni callemos que conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona y darlo a conocer con nuestra palabra y obra es nuestro gozo”, enfatizó Mons. Larrondo.

Más adelante, Mons. Larrondo enfatizó en que “es clave recordar que el Pueblo de Dios espera encontrar pastores al estilo de Jesús y no tanto clérigos de estado, o profesionales de lo sagrado. Esta pertenencia a su vez, proporcionará el antídoto contra una deformación de la vocación que nace de olvidarse que la vida sacerdotal se debe a otros, al Señor y a las personas por Él encomendadas. Este olvido está en las raíces del clericalismo y sus consecuencias”.

“Ignacio, que Dios te visite en la oración”, concluyó el pastor, “en el obispo, en los hermanos presbíteros y en su pueblo. Que Él altere tus rutinas y te incomode un poco, que te mire con ternura y con pasión cuando estés débil o hayas caído, que te muestre lugares y personas con quienes discernir y mantener el ardor por la misión”.

Tras la homilía, Ignacio recibió el Orden presbiteral a través de la imposición de manos del Obispo y de la plegaria de ordenación.

Luego, el sacerdote elegido como padrino lo revistió con la estola y la casulla según el modo presbiteral, que fueron bendecidos por Mons. Larrondo. Inmediatamente después, el obispo ungió con el santo crisma las manos Ignacio, con las que bendecirá y ofrecerá la ofrenda por el pueblo de Dios. Junto con eso, entregó al nuevo sacerdote el cáliz y la patena para la celebración eucarística.

Ignacio Ceroni SJ

Ignacio nació en Chile, en la ciudad de Santiago, el 18 de mayo de 1982. Es hijo de Marco Ceroni y Paula Villanelo, y hermano de Marco, Paula, Magdalena y Álvaro. Una familia muy unida, que ha sido clave por el apoyo, la confianza y el amor expresado a lo largo de su vida.

Su primer recuerdo vocacional está vinculado con el Colegio del Verbo Divino, donde conoció a Jesús y pudo iniciar su camino de fe y amistad con Él. La idea de seguir el camino hacia el sacerdocio se fue dando de a poco, y ya iniciando sus estudios de Ingeniería Comercial, en la Universidad Adolfo Ibáñez. En la Universidad durante sus estudios y luego trabajando en ella, conoció grandes amigos y amigas que hasta el día de hoy son significativos.

En el 2010 inició su acompañamiento en la Compañía de Jesús, en donde hizo sus primeros Ejercicios Espirituales. Estos marcaron el inicio del camino de conocimiento de la Compañía, como también el deseo de querer responder al llamado vocacional que sentía que Dios le manifestaba. Dentro de este tiempo trabajó en el Servicio Jesuita a Migrantes, en el área comunitaria, y vivió en una comunidad de jesuitas. Este tiempo marcó su petición e ingreso al Noviciado en Melipilla. En su primer año de noviciado, participó pastoralmente en la parroquia Santa Cruz de nogales, y en el segundo año en la Parroquia La Matriz de Valparaíso. Ambos lugares fueron de gran importancia. Difícil de olvidar fue la participación en catequesis, Alcohólicos anónimos, el taller de Artesanías, las conversas con té y pan de la marina y el club de adulto mayor.

En el 2013, realizados sus votos del bienio, comenzó su etapa de dos años de estudio en filosofía en la Universidad Alberto Hurtado. Paralelo a sus estudios, trabajó en el Instituto Padre Hurtado de Huechuraba, formando parte de la pastoral del Colegio. Este lugar fue de gran importancia, ya que aprendió de la generosidad de una comunidad escolar comprometida y que vivía su vocación pedagógica con amor y dedicación.

En el 2015 fue destinado a colaborar en el Colegio San Ignacio, en donde vivió en la comunidad del colegio y luego en la Residencia de San Ignacio. En estos años impartió clases, acompañó estudiantes, fue capellán del Grupo Scout y dio Ejercicios espirituales y retiros, además ayudó en distintas actividades formativas del colegio.

En el 2018 fue invitado a dar el paso a la etapa de teología en el CIF de Santiago de Chile. En estos últimos años, intensos y fructíferos, Ignacio estudió en la Facultad de Teología de la UC y acompañó pastoralmente en el Centro de Espiritualidad Ignaciana, en el Programa Bebiendo del propio Pozo. En el 2020 comenzó a participar en la Parroquia Jesús Obrero.

En el 2021, terminados sus estudios de Teología, fue enviado a trabajar como Vicario de la Parroquia Jesús Obrero y al Santuario del Padre Hurtado, viviendo en la comunidad de Jesús Obrero.

El 2022, Ignacio recibe la misión de ser capellán del colegio José Antonio Lecaros, en conjunto con su tarea como vicario parroquial.

Actualmente vive en la comunidad San Francisco de Borja. Hoy Ignacio experimenta su vocación como un tesoro y, movido por un corazón poblado de muchos rostros e historias y en sintonía con la Gracia, ha confirmado su llamado a seguir viviendo jesuita y sacerdote.

Fuente: Comunicaciones Jesuitas Chile
Santiago, 25-05-2022