Talca: Inicio del Sínodo de los Obispos, un tiempo para renovarnos como Iglesia

En la misa de las 12:00 horas desde el templo Catedral, se dio inicio oficialmente a este proceso sinodal en la Diócesis de Talca este 17 de octubre.

 
Domingo 17 de Octubre de 2021
Ver Galería
La Eucaristía fue presidida por nuestro obispo, el padre Galo Fernández Villeseca, quien comenzó esta celebración desde la pila bautismal, recordando la invitación que nos hace el Papa Francisco a iniciar un tiempo de renovación en la Iglesia en el mundo entero, “algo que coincide profundamente con el camino que hemos intentado ido haciendo en nuestra diócesis, en nuestro país, y en América Latina”, expresó nuestro pastor. Momento que fue acompañado con la oración por el Sínodo de los Obispos y posteriormente con la bendición y rocío del agua de la fuente bautismal.

Después de las lecturas del día, Mons. Fernández aseveró en su homilía que este Sínodo de los Obispos busca tener la mayor participación posible del pueblo de Dios.

“Hay que decir para comprender que desde el Concilio Vaticano II, momento estelar en que la Iglesia se examinó a sí misma, se preguntó si estaba siendo fiel a lo que Dios quería y se dejó llevar por el impulso de renovación que el mismo Espíritu provocaba en ella, no en un afán de cambiar para ser distinto, sino para despojarse de aquello que en rigor no le era fiel a la Iglesia de Jesucristo. Hay algo hermoso en la Iglesia, toda renovación es siempre un esfuerzo por volver al origen, al proyecto de Jesús sobre nosotros”.

Así mismo, explicó que desde el Concilio la Iglesia estableció que iban a haber, cado dos o tres años, un sínodo de los obispos del mundo para seguir examinando continuamente diversas materias que de algún modo nos involucran a todos.

La Sinodalidad

En esta oportunidad este Sínodo de los Obispos busca trabajar la sinodalidad, entendiendo que es un encuentro para discutir de un tema, recoger opiniones y de algún modo tomar grandes acuerdos.

“La palabra sínodo significa algo tan sencillo como caminar juntos, y es algo connatural podríamos decir a la existencia humana, alguien podría decir que el ser humano tiene instinto gregario, busca andar con otros, busca caminar junto, a nadie le gusta quedar botado, abandonado”.

“La vida entera está hecha de diversas circunstancias que nos invitan a caminar juntos y en rigor la experiencia de todos es descubrir que lo que pasa a nuestro alrededor nos afecta para bien o para mal. Pero por cierto en la Iglesia esto de vivir con otros, de caminar juntos tiene una preponderancia, porque el Señor Jesús no nos llamó aisladamente, porque Dios no quiso salvar al mundo salvando individualmente personas, sino que constituyó un pueblo”, agregó el obispo.

El pueblo de Dios

En este sentido el padre Galo Fernández ratificó que este sínodo está invitando a que todo miembro del pueblo de Dios pueda sentir de verdad, que como miembro de la Iglesia contribuye junto a los demás los bienes que Dios nos ha regalado.

“La salvación que ofrece Jesucristo va de la mano de la pertenencia a un pueblo, hoy día más tendríamos que decir el bautismo, que en esta liturgia hemos querido poner en el centro, es justamente el momento que nos incorpora como parte del pueblo de Dios, pueblo que tiene en común todos sus miembros la dignidad de los hijos de Dios (…) podríamos decir también cuáles son las heridas que tenemos en nuestro caminar juntos, cuáles son las forma inapropiadas de organizarnos que de algún modo hace que esta común dignidad del pueblo de Dios no se realice”.

Para finalizar sus palabras nuestro pastor pidió que nunca olvidemos que vivamos siempre en la escucha fraterna, en valorar el aporte del más pequeño, en buscar maneras de escucharnos para construir una Iglesia que sea pueblo de Dios, donde todos participen de la común dignidad que nos regala Dios, para comenzar este tiempo con el discernimiento que venimos haciendo como Diócesis, como país y como continente.

Seguidamente Mons. Fernández invitó a todos los fieles presentes a ponerse de pie, y a los que seguían la transmisión por las redes sociales de la diócesis y por Radio Chilena del Maule, a renovar las promesas bautismales como signo de promesa que nos hace miembros del pueblo de Dios, siguiendo la huella de Jesús.

Con la bendición se dio por finalizada esta celebración Eucarística que dio inicio oficialmente a este proceso sinodal en nuestra diócesis, celebración que se replicó en varias parroquias e iglesias de la Diócesis de Talca.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 17-10-2021