El Papa en Irak: un anhelo largamente esperado

Francisco visitará Irak entre el viernes 5 y el lunes 8 de marzo. Es uno de los viajes más importantes que ha realizado el Santo Padre, si es que eso es posible, porque para él cada viaje es una oportunidad única para encontrarse con un pueblo confiado en la presencia de Dios.

 
Miércoles 03 de Marzo de 2021
Ver Galería
Sin embargo, hay que coincidir que esta vez, el 33º viaje apostólico de Su Santidad, tiene muchos hitos claves. Por lo pronto, es el primero después de un largo año sin salir por la pandemia. También es el primero de un pontífice a Irak, aunque antes lo intentaron Juan Pablo II y el papa Benedicto XVI, pero en ambos casos los conflictos en la zona lo impidieron. Un conflicto que sigue presente y aunque desde 2017 el Estado Islámico no está activo, no significa que reine la paz en la zona. Además, el Papa viaja a visitar a una minoría católica que representa a menos del 2% de los 40 millones de habitantes que tiene Irak. Una minoría que disminuye cada día, al punto de que se teme que no queden cristianos en la tierra que vio nacer nuestra fe por la implacable persecución de que han sido objeto.

A pesar del sufrimiento, los cristianos iraquíes esperan a su pastor y quieren mostrarle lo que el papa ya sabe y conoce: que son un pueblo valiente que ofreció su vida y su seguridad con tal de no renegar de la fe.

En la audiencia de este miércoles 3 de marzo, a dos días de iniciar su viaje, el papa pidió que rezáramos por su visita: “Pasado mañana, Dios mediante, viajaré a Irak para una peregrinación de tres días. Desde hace tiempo deseo reunirme con aquel pueblo que ha sufrido tanto y encontrarme con aquella Iglesia mártir. En la tierra de Abraham, junto con otros líderes religiosos, daremos otro paso adelante en la fraternidad entre creyentes. Os pido que acompañéis con la oración este viaje apostólico, para que pueda desenvolverse del mejor de los modos y que aporte los frutos esperados”, fueron las palabras del Papa.

El mismo miércoles ahondó que cumple un anhelo personal y del papa Juan Pablo II. “El pueblo iraquí nos espera. Esperaba a San Juan Pablo II, a quien se le prohibió ir. No se puede decepcionar a un pueblo por segunda vez. Recemos para que este viaje se pueda hacer bien”, concluyó el Pontífice.

¿Por qué ese anhelo por visitar Irak?

Francisco quiere llevar consuelo y agradecer a los iraquíes su presencia en Irak. Con la llegada del ISIS los cristianos debieron huir y dejar sus tierras. Los terroristas instalaron el califato y quisieron destruir todos los vestigios del cristianismo y de otras minorías étnicas y religiosas presentes en la Llanura del Nínive, al norte del país, donde instalaron su cuartel general. Tras su paso la desolación era total: 1009 casas destruidas, 3257 casas quemadas, 10670 casas parcialmente destruidas y otras 14936 dañadas. Pero con la liberación de la ciudad y la ayuda internacional a través del Comité de Reconstrucción del que la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), en parte, los cristianos están regresando. Al principio eran pocos los que confiaban. Ahora casi el 50% están ocupando sus casas y buscando una forma de rehacer sus vidas. Una tarea titánica si se considera que todo a su alrededor fue destruido.

ACN está presente en Irak desde 1972 y en todos estos años ha podido acompañar al pueblo y a la Iglesia dando la posibilidad de que muchos cristianos permanecieran en la región y tuviesen donde vivir en las peores etapas de la persecución de los yihadistas.

Para más información se puede visitar la web www.acn-chile.org, donde se encuentran noticias de la Iglesia que sufre y es perseguida en el mundo. Además, Regina Lynch, directora del departamento de proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), viajará con la comitiva papal representando a los delegados de ROACO (Reunión de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales). Por lo tanto, ACN contará con información de primera mano de alguien que conoce muy bien la zona.

Fuente: ACN Chile
Irak, 03-03-2021