Con alta convocatoria se realizó primer encuentro con voluntarios en tiempos de pandemia de la Vicaría de Pastoral Social

Durante la mañana de este sábado 21 de noviembre se llevó a cabo el primer Encuentro con Voluntarios organizado por la Vicaría de Pastoral Social del Arzobispado de la Santísima Concepción.

 
Sábado 21 de Noviembre de 2020
Ver Galería
La instancia se desarrolló teniendo presente uno de los mensajes más relevantes del Papa Francisco en tiempos de pandemia: “podemos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad”.

La reunión tuvo por objetivo agradecer y reconocer la ardua labor que realizan día a día los voluntarios de las diferentes comunidades. En ese contexto, Gabriela Gutiérrez, delegada Episcopal para la Pastoral Social, señaló que “la acción pastoral es una labor que se origina en el Evangelio. El Señor nos apoya, pero somos nosotros quienes la ejecutamos a diario con mucho esfuerzo y compromiso”.

El encuentro contó con la participación del Arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, quien felicitó a cada uno de los voluntarios que permiten mantener vivo el mensaje del Señor. “La situación que hemos vivido durante este periodo ha sido muy traumática, empezando por los que enfermaron y por los que han muerto. También, empezaron a desaparecer los trabajos. Ante ello, quedó claro que el Estado no ha sido capaz de llegar, como dijo el Papa, a todas las personas que lo necesitan”.

Asimismo, añadió: “En este escenario es donde la Iglesia aparece con fuerza. Ustedes decidieron no esperar a que el Estado soluciona el problema de la vecina. La verdad es que ha sido notable como de manera muy creativa a nadie le ha faltado un plato de comida, la compañía y el consuelo. Eso ha sido tremendamente hermoso y nos demuestra que la Iglesia es viva que pese a que los templos han estado cerrados, el corazón está vivo”.

Al finalizar su reflexión, Monseñor enfatizó en la importancia de permanecer unidos: “No es el momento del individualismo, todos necesitamos de los demás, pues todos estamos tremendamente vulnerables. Es momento de apoyarnos y de agradecer lo que se ha hecho. No es momento de la crítica fácil. El amor es lo único que nos queda y el amor al prójimo se manifiesta con fuerza ayudando a los demás”.

Continuando con el encuentro, Delia Roa dio a conocer su testimonio como voluntaria en el Hospital Traumatológico de Concepción: “Mi llamado a este servicio, tan bonito y humano, para mí es un regalo de Dios. Llegó en el momento exacto y con toda la fuerza que nos puede dar el Señor para trabajar en el bien del más necesitado. Nuestro compromiso con los enfermos es poder llevar la buena nueva del Evangelio, llevarles la presencia de nuestro señor Jesús”.

De la misma forma, Ariel Durán relató su experiencia organizando una olla común en tiempos de pandemia, específicamente, en la capilla San Alberto Hurtado ubicada en Hualqui.

Finalmente, varios participantes manifestaron sus agradecimientos entorno al trabajo desarrollado, analizando cómo afrontar lo que será el próximo año.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 21-11-2020