Iglesia Osornina celebró Misa de Oración por Chile con aforo máximo de 25 personas

Después de más de seis meses, los templos de la Diócesis de Osorno abrieron sus puertas para festejar la tradicional Oración por Chile, con asamblea presente.

 
Lunes 28 de Septiembre de 2020
Ver Galería
Felices y emocionados se mostraron los 20 fieles, que este domingo 27 de septiembre, llegaron hasta la Catedral San Mateo Apóstol para participar de la fiesta eucarística en que agradecieron a Dios por la vida, por volver a reunirse como comunidad creyente en torno al Altar del Señor y pidieron por la patria y para que pronto la ciencia encuentre la medicina contra el Covid-19.

En la Fiesta del Banquete, en que el recién ordenado diácono Patricio Sánchez sirvió en el Altar y proclamó el Evangelio, el obispo de la Diócesis de Osorno, monseñor Jorge Concha Cayuqueo, expresó la alegría de poder “empezar a celebrar la Santa Misa, y me voy a detener un poquito en esto porque es importante, después de más de seis meses sin la Eucaristía en forma presencial con ustedes, con los fieles”.

En este tiempo de la crisis sanitaria, señaló que las celebraciones se realizaron con cinco personas, y fueron transmitidas a través de Radio la Voz de la Costa, el Facebook de la Pastoral Juvenil, y las distintas plataformas que ocuparon las comunidades parroquiales, “y ahora tenemos la posibilidad de reunirnos, de celebrar aquí en el templo, pero con pocos fieles. No es un capricho de nadie, lo impone la autoridad, pero también tenemos que ser comprensivos porque esta enfermedad es muy grave”.

“A algunas personas las ataca muy ferozmente, y debemos tener muy presente el paso en el que nos encontramos en este proceso que ha determinado la autoridad sanitaria. Nosotros, cada comuna de nuestra provincia estamos en etapa de Preparación, lo que nos permite reunirnos hasta 25 personas en lugares cerrados y 50, en lugares abiertos y debemos guiarnos según esta indicación y respetando todas las medidas que se disponen”, señaló.

Detalló también que la mascarilla, “la vamos a tener puesta durante toda la misa, la Comunión va a ser entregada solamente en la mano, y lo hará solo una persona. Estas indicaciones son por el bien de todos, tenemos que cuidarnos. Ustedes habrán visto que al ingresar al templo se lleva un registro, el cual es muy importante en caso de que más adelante aparezca algún contagio para que sigan la trazabilidad”.

“Tenemos que ser responsables y colaborar para que esta epidemia no se propague, y así evitamos que colapsen hospitales y los centros de salud. También solo una persona va a leer las lecturas, la Palabra para que no haya mucha circulación de los fieles, y así tenemos que atenernos entonces a las medidas que vayan saliendo, nosotros nos adaptaremos”, agregó el obispo Jorge.

Anunció además que en la Catedral se celebrará misa diaria a las 18.30 horas y los domingos a las 11.00. y explicó que sólo una parroquia no festejará de manera presencial aún porque su párroco se encuentra con Covid-19 positivo, por lo que se hará Liturgia de la Palabra, “pero en toda nuestra diócesis hoy comenzamos”, dijo y explicó que hoy se celebra “la fiesta externa de la Virgen del Carmen, la Patrona de Chile, entonces quisimos también, juntamente con la ayuda de la intersección de la Santísima Virgen, dar inicio a nuestras Eucaristías presenciales”.

“La Eucaristía, junto con el bautismo, es el sacramento más importante, porque es la fuente que alimenta nuestra fe. La Eucaristía nos identifica como católicos, la celebración de la misa, hagan esto en memoria mía dice el Señor, y nuestra tradición lo ha entendido siempre así, que tenemos que frecuentar la Eucaristía, recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo o nos basta recibir el Cuerpo del Señor y celebrarlo el domingo”.

“Es muy importante la celebración eucarística, el concilio dice una frase que ustedes la habrán escuchado también, la Eucaristía es la fuente y el culmen de toda la vida de la Iglesia porque en ella recordamos lo que Jesús hizo por nosotros, sobre todo el sacrificio de la Cruz, su Muerte y su Resurrección, y eso es de lo que hacemos memoria cada vez que celebramos la Eucaristía, porque es lo que nos permite vivir en la fe”.

Y entonces, añadió el Pastor de la Iglesia diocesana, “yo entiendo también el dolor de muchas personas que querían celebrar la misa presencialmente, pero nosotros los cristianos también somos invitados una y otra y otra vez, por el mismo Señor a superar las dificultades a enfrentarlas no a arrancarnos, pero también siendo racionales, usando la cabeza, usando la razón y adecuándonos para vivir nuestra fe, para vivir los Sacramentos y especialmente la Eucaristía”.

Al finalizar la Santa Misa, el obispo de la Diócesis de Osorno leyó la Oración por Chile, pidiendo a Nuestra Señora del Carmen por el bienestar de la patria y de todos y todas las personas que lo habitan.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 28-09-2020