Solidaridad que está dando vida en parroquia Santa Ana

Desde el inicio del confinamiento por la pandemia de Covid-19, la Parroquia Santa Ana de Talca ha estado animando la vida de sus feligreses, en el ámbito espiritual y en apoyo material a las familias que lo necesitan.

 
Miércoles 09 de Septiembre de 2020
Ver Galería
Desde abril a agosto han entregado aproximadamente 220 cajas solidarias a familias del sector norte de Talca, que corresponde al territorio parroquial de Santa Anta y a las capillas Don Bosco y Sagrado Corazón. Actualmente, siguen coordinando el trabajo solidario para los meses que vienen, en la actualización de los diagnósticos y organización e implementación de la ayuda, enfocado también en las situaciones nuevas y realidades emergentes por pandemia.

Una de las integrantes del Equipo Social de la Parroquia, es la Sra. Gladys Albornoz, ella manifestó que ser parte de este equipo le ha ayudado a conectarse aún más con las realidades del sector y también de la ciudad de Talca. “Comprendo lo que están viviendo las mamás y los niños, y me produce sentimientos encontrados, porque quisiera estar ahí y solucionar todo, pero entiendo que no se trata de eso, sino de crecer en nuestra misión, para lograr un buen servicio de solidaridad y fraternidad que ofrecemos a Dios todos los días, para que Él nos cuide y nos permita llegar a más familias que necesitan”.

Por su parte, Vivian Verdugo, agente pastoral del Equipo Social dijo que para ella lo más importante es aprender a ponerse en el lugar del otro y desarrollar un trabajo de equipo, “porque cuando estamos viendo situaciones difíciles, creo que es fundamental que las tareas se compartan y así se puede llegar a mucha más gente; creo que la solidaridad nos da alegría en el corazón, y queremos que todos los integrantes de nuestras comunidades se sientan involucrados con este trabajo de equipo en la parroquia”.

Ayuda material y acompañamiento espiritual
Así es como funciona la solidaridad en una comunidad cristiana, ayudándose mutuamente con acciones de bondad y generosidad, pero principalmente buscando hacer la voluntad de Dios en el lugar que les corresponde. El Padre Juan Pablo Lyon, sacerdote salesiano, y quien está cumpliendo un año de párroco en este sector, agregó que le ha impresionado la organización de los agentes pastorales de la Parroquia, porque se han ido constituyendo en una verdadera comunidad cristiana, en el sentido más profundo del término, “no es solamente una organización de personas, sino que se nota que hay una comunidad que gira en torno a la persona de Cristo, a la evangelización y a la misión de anunciar el Reino”.

Asimismo, padre Juan Pablo añadió que especialmente, en este tiempo de pandemia, la Parroquia ha estado atenta a las necesidades del entorno y las necesidades de la gente, tanto de la misma comunidad, como aquellos que no pertenecen a ella. “Veo una comunidad que está vinculada a su comunidad y templo, a su experiencia de hermanos, y eso tiene sentido y un motivo afectivo con el lugar”.

Este sentido de pertenencia e identidad va dando impulso a las acciones solidarias que han brotado de la experiencia de vida comunitaria de la Parroquia Santa Ana, que como lo señala su párroco “es la intención de llevar adelante la creatividad de Dios en este tiempo de pandemia, tanto para la evangelización, y con estos signos, que es lo concreto del Reino de Dios: la solidaridad”.

Respecto a los recursos, se han recibido donaciones de los agentes pastorales de la parroquia, como también ha llegado ayuda en dinero, lo que se ha utilizado para comprar los alimentos y todo lo necesario para implementar la ayuda, como también se ha colaborado a familias que requieren medicamentos, pago de cuentas y aportes para comprar gas.

Espiritualidad salesiana

En este tiempo de pandemia, la Parroquia Santa Ana ha continuado su trabajo pastoral de forma online, a través de las redes sociales. Comenzaron a celebrar las misas online los domingos, martes y jueves, encuentros de oración del Rosario y otras actividades de espiritualidad durante toda la semana. Los jóvenes tomaron la iniciativa de hacer catequesis, de tener los encuentros de comunidades, y de seguir funcionando en otras actividades. Esto ha mantenido unida a la Comunidad y asimismo ha permitido organizarse y coordinar la campaña solidaria con todos los agentes pastorales.

Es una comunidad que está dando pasos importantes en la identificación con la espiritualidad salesiana, insistencia pastoral de padre Juan Pablo Lyon para fundamentar la opción primordial por los jóvenes.

Fuente: Comunicaciones Salesianos Talca
Talca, 09-09-2020