Inician obras de estabilización en iglesia San Francisco de Curicó

El plazo de ejecución del proyecto -financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través del Consejo de Monumentos Nacionales- es de 110 días, contados desde el pasado 20 de agosto.

 
Jueves 03 de Septiembre de 2020
Ver Galería
Daños ocasionados por múltiples orígenes, en los últimos años, ha sufrido la estructura del Monumento Histórico Iglesia San Francisco de Curicó. Tras distintos estudios y diagnósticos estructurales por parte de calculistas y expertos en albañilería patrimonial, se dieron inicio a las obras de estabilización de sus muros con la finalidad de conservar este significativo inmueble. Cuenta con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, a través del Consejo de Monumentos Nacionales.

Así lo dio a conocer la seremi de las Culturas, Pía Soler, quien junto al gobernador de Curicó, Roberto González, y el administrador apostólico de la Diócesis de Talca, obispo Galo Fernández, realizaron una inspección a las faenas instaladas recientemente y dieron a conocer el plan de obras que ejecutará la Constructora Arcos Spa, tras adjudicarse la licitación pública.

La autoridad cultural regional indicó que se trata de una inversión por más de 251 millones de pesos, que contempla la reconstrucción de zonas con colapso parcial, refuerzo de muros longitudinales, en ábside y ventanas. Subrayó que si bien el propietario del monumento histórico es la Diócesis de Talca, debido al peligro para las personas que reviste su estado y su importancia patrimonial, el Ministerio de las Culturas se hizo parte en su estabilización.

“Nos tiene muy contentos el poder haber iniciado las obras de esta iglesia fundacional en Curicó. Es una iglesia que tiene un carácter patrimonial importante, por lo tanto se tuvieron que realizar muchos estudios anteriores para hoy día hacer efectivo los trabajos de apuntalamiento y estabilización de la estructura”, señaló Pía Soler.

Cuidado del patrimonio
Asimismo, el gobernador Roberto González, mencionó que esta es una obra de envergadura a nivel nacional: “Este es el proceso de estabilización de lo que queda de este templo después del deterioro que tuvo con el terremoto y el lamentable incendio del mes de noviembre del año pasado. Sabemos lo importante que es esta obra para Curicó, un Monumento Nacional que es parte de la historia curicana”.

Por su parte, el obispo Galo Fernández agradeció el inicio de estos trabajos de contención “para afirmar los muros del templo. Sabemos que esto estaba significando un temor y sufrimiento para los vecinos. Agradecer a Monumentos Nacionales que se ha jugado en este momento difícil, la seremi nos decía que es una de las pocas obras que se están ejecutando en el país. Agradecer especialmente al gobernador porque él con su equipo contribuyeron a solucionar la situación que se había creado con las personas que hacían ocupación de este espacio”.

El pastor diocesano agregó que se valora mucho el cuidado de esta iglesia patrimonial pues “en nuestra cultura el influjo de la Iglesia ha estado desde el origen, y de algún modo los edificios patrimoniales lo dejan explícito. Es importante que en la memoria de Curicó pueda quedar la presencia de este aporte a la vida buena de todos los ciudadanos”.

La obra tiene un plazo de ejecución de 110 días, contados desde el pasado 20 de agosto. Dicho día, la empresa recibió formalmente el terreno y comenzó la instalación de las faenas. El gerente de Proyectos de la Constructora Arcos Spa, arquitecto Lorenzo Mazzarini, comentó que las obras contemplan una estructura metálica la cual pretende estabilizar los actuales muros de albañilería.

Algo de su historia
La historia de la Iglesia San Francisco se remonta al año 1731, doce años antes de la fundación de Curicó, cuando frailes de la Orden Franciscana levantaron un templo en la zona. La iglesia original fue destruida por terremoto, por lo que decidieron trasladarla a las inmediaciones del convento franciscano, ubicado en el centro de la recién fundada ciudad.

El templo actual fue construido entre 1880 y 1899, siendo inaugurado en 1904. Su estilo neogótico respondió a una sobria estructura de ladrillos a la vista, con arcos punteados y una esbelta torre coronada por una aguja de 40 metros de altura. Destacó la presencia de la Virgen de la Velilla traída desde España en 1734.

En 1986 el inmueble fue declarado Monumento Histórico, por decreto del Ministerio de Educación.

Fuente: Comunicaciones Talca
Curicó, 03-09-2020