Saludo del Obispo de Melipilla a los catequistas en su día

Cristián Contreras Villarroel, obispo de la diócesis San José de Melipilla, envía un saludo en el Día del Catequista 2020.

 
Sábado 23 de Mayo de 2020

Al iniciar su mensaje, el obispo Contreras expresa: "Hoy es un día bello para la Iglesia en Chile. Celebramos el día del catequista. En la Iglesia todos tienen un lugar y están llamados a servir. Pensemos en la hermosa imagen de la Iglesia como cuerpo (leer 1 Cor 12, 12 ss). Entre los servidores privilegiados de la Iglesia están los catequistas. A través de Ustedes, nuestra Parroquia puede cumplir con la misión de anunciar el Evangelio en nuestros barrios".

Luego Cristián Contreras reflexiona: "Jesús, llamado rabbí, es decir, maestro, enseñó durante su vida terrena con una autoridad inigualable. Él enseñó con su palabra, mediante discursos y parábolas. Pero también enseñó con su original modo de acoger, de comprender y de valorizar a las mujeres, a los niños, a los pobres, a los leprosos, a los pecadores, a los extranjeros. Signos significativos de su autoridad fueron también sus obras milagrosas", añadiendo que Jesús también se comunicó también con sus silencios y sus miradas.

"A esto estamos llamados: a transmitir y ser testigos de la vida de Cristo: “si uno me ama, guardará mis palabras y mi Padre lo amará y nosotros vendremos a él y haremos morada en él” (Jn 14, 23)", recalca.

"Fue después de Pentecostés, que los apóstoles hicieron resonar (de aquí el término catequesis, del griego katachéo: hago resonar, enseño a viva voz), con eficacia y dedicación el anuncio de su Maestro. La catequesis de los apóstoles es vivida y entendida como maduración y comunicación de la fe a través del anuncio de Jesús resucitado (kerigma), de la oración y la acción sacramental de la Iglesia (liturgia, eucaristía), del servicio a los necesitados (diaconía), de la comunión con Dios y con los hermanos (iglesia), y del testimonio supremo de la entrega de la propia vida (martirio)", explica el obispo.

Al finalizar su saludo, monseñor Contreras agradece la cercanía y colaboración leal y sacrificada de los catequistas: "Pienso en la catequesis bautismal, de preparación a la primera comunión, de confirmación y de preparación a los futuros esposos. ¡Cuántas alegrías han procurado! Dios Padre les recompensará con creces. ¡Feliz día queridos y queridas catequistas! Los encomiendo a la Virgen Santísima"

Leer el mensaje completo, aquí

Fuente: www.iglesiademelipilla.cl

Melipilla, 23-05-2020