Se inauguró en Ancud la primera fazenda de la esperanza femenina de Chile

La Fazenda de la Esperanza Nuestra Señora del Carmen, fue inaugurada y bendecida en Ancud, es la primera fazenda femenina en Chile.

 
Domingo 08 de Marzo de 2020
Ver Galería
Este 08 de Marzo, con la presencia del Obispo diocesano Juan María Agurto, los fundadores de esta obra, Fr. Hans Stapel, Nelson Giovanelli, Lucilene Rosendo una de las fundadoras de la rama femenina, Sr. Carlos Gómez alcalde de Ancud, misioneros, voluntarios y diferentes invitados de otras ciudades del país y del extranjero, se dio en un clima de fiesta la inauguración de la nueva casa Fazenda de la Esperanza femenina en el sector de Lechagua. Además estuvieron presentes representantes de la fundación Pontificia “Ayuda a la Iglesia que Sufre” (ACN Chile), de la Soberana Orden de Malta, quienes son bienhechores importantes, gracias a los cuales esta obra fue posible ser concretada en Chile.

Monseñor Agurto en su homilía, en este día, en que el Evangelio hablaba de la transfiguración del Señor, expresó sobre esta nueva comunidad de la Familia de la Esperanza, “la experiencia de una casa de la fazenda es también otra manifestación de la acción de la Iglesia, de la acción del Espíritu, de esta luz que va aumentando en las personas que están experimentando la oscuridad; todos hemos experimentado la oscuridad con el pecado y también con los vicios y todas las cosas que nos oscurece, esta casa debería ser una casa de transfiguración, además físicamente es un monte y les aseguro que cuesta subir, pero hay que hacerlo y ahí en ese lugar deberá ser donde uno poco a poco va transfigurándose e iluminándose, esperamos que así sea para todas las hermanas, que estarán acá”.

Fray Hans, uno de los fundadores de la Familia de la Esperanza, contó algunos de los testimonios que le marcaron en estos 38 años de experiencia, de ver la transformación en las personas, que llegan muy heridas, destruidas física y espiritualmente y después de vivir el proceso con la familia de la esperanza recuperan su vida, su familia, su dignidad, su autoestima. Él manifestó que “en las fazendas yo tengo la alegría de ver todos los días los milagros que Dios hace, por eso dentro de mí tengo el deseo de seguir abriendo muchas más fazendas para dar la oportunidad a tantos que nunca encontraron a Dios, es bonito ver las personas aunque con diferentes religiones dentro de la fazenda, logran encontrar a Dios, por eso yo agradezco mucho a todos que nos ayudan, que donan fazendas, que construyen casas, que ayudan de diferentes formas para que se pueda iniciar los trabajos, como está sucediendo aquí”. Además agradeció la presencia del Alcalde de Ancud, D. Carlos Gómez, “estoy muy contento de que esté aquí el Sr. Alcalde, le agradezco porque también junto al poder público se puede hacer más, yo tengo dentro de mí esta certeza absoluta: delante de un problema mundial como la drogadicción y la violencia, no podemos liberar a nadie de esa lucha, todos juntos podemos decir basta, y todos juntos para mí significa que también Dios está con nosotros.” Finalmente agradeció al Obispo diocesano “le agradezco mucho al Obispo por su apertura, por el apoyo concreto, porque sin él estas fazendas no estarían aquí”.

Rita Santos, la coordinadora de la Fazenda Femenina de Lechagua, contó un poco de su propia experiencia “hace 25 años que llegué a la Fazenda para, como las chicas que están acá, hacer mi recuperación, después de terminar mi año de proceso de recuperación, tuve una vida nueva, estudié, trabajé, y hace 6 años que decidí volver a la Fazenda para aportar también con mis conocimientos profesionales y así ayudar a los demás; y hace un año que sentí que todavía tenía que hacer algo más, una experiencia más grande, más profunda y así fue cuando me enviaron a esta misión en Chile, entonces aquí estoy, yo soy madre y abuela y dejamos nuestra familia como las otras misioneras, pero estoy muy contenta, fuimos muy bien acogidas en Chiloé y eso es importante que la comunidad se involucre con la obra, esperamos que nos conozcan, conozcan nuestro trabajo y también cooperen comprando nuestros productos, porque de eso vamos a vivir, de nuestro propio trabajo, las puertas de nuestra casa están abiertas para que vengan y serán bien recibidos, y ya hoy con alegría les cuento que acogimos a nuestra primera caminante, una joven de la ciudad de Castro, quien empezará su camino a una nueva vida.”

Esta nueva casa de la Fazenda de la Esperanza, se ubica en el sector de Lechagua, a 3 km, del centro de Ancud, Chiloé, es la primera Fazenda de la Esperanza para mujeres (mayores de 18 años) que operará en Chile, donde se recibirá jóvenes que a través del trabajo, la vida comunitaria y los valores del Evangelio de Jesús encontrarán un hogar donde rehabilitarse de su adicción de las drogas y/o del alcohol, guiados por acompañantes y metodología de la “Familia de la Esperanza”, experiencia de recuperación que surgió hace 36 años en Brasil y hoy está presente en 23 países y 144 Fazendas en el mundo, siendo que fazendas femeninas son 35 incluyendo la nueva de Lechagua.

Si alguien necesita más información sobre la Fazenda femenina o la Fazenda Masculina y los requisitos para ingreso, el contacto es lechagua.f@fazenda.org.br; Fono: 962315315 o al teléfono del Obispado 652622325.

Fuente: Comunicaciones Ancud
Ancud, 08-03-2020