Nuevo “Pastor, Hermano y Amigo” para comunidad de población Maximiliano Kolbe

Con la lectura del Decreto de Nombramiento, se inició la celebración eucarística en que el padre Juan Aros Fica fue presentado a la comunidad como Administrador Parroquial de la parroquia María Reina de Los Mártires, este domingo 19 de enero.

 
Lunes 20 de Enero de 2020
Ver Galería
Durante la celebración, en que el nuevo pastor recibió las llaves del Sagrario de manos del Obispo Jorge Concha Cayuqueo, los fieles parroquianos acogieron “con cariño y el corazón dispuesto” a apoyar el trabajo pastoral y evangelizador que el padre Aros realice en este nuevo desafío al que lo invitó el Señor.

“Le damos la más cordial bienvenida, lo recibimos con alegría y esperanza. Esperamos que sea entre nosotros; Pastor, hermano y amigo”, leyó la guía de las moniciones el sentir y la invitación de la comunidad al nuevo administrador parroquial, y continuó: “Estamos dispuestos a acompañar su trabajo pastoral. Que el Señor lo bendiga y le de el don de sabiduría y fortaleza en esta nueva misión”.

También, la comunidad agradeció al padre Oscar Escobar, por su trabajo pastoral y servicio evangelizador que durante un año regaló en este sector de la Diócesis de Osorno, y se destacó la cercanía que el sacerdote tuvo con la gente, su preocupación por las comunidades rurales, su humildad y capacidad de escucha con los fieles parroquianos.

Por su parte, el presbítero, quien este lunes 20 de enero asumirá como administrador parroquial de la parroquia San Bernardino de Quilacahuín, agradeció a la comunidad, “a cada una de las personas que de diversas formas apoyó la labor pastoral y parroquial”, y señaló que “Los cambios siempre nos hacen bien, porque nos invitan a trabajar por el Reino, en comunidad, porque un sacerdote solo no hace nada. Por eso muchas gracias”.

“Pongamos siempre la mirada, el corazón y nuestra fe en Jesús, en el Cordero de Dios, del cual hablaba hoy día San Juan (Jn 1, 29-34), eso es lo esencial. Nosotros los sacerdotes solo estamos para acompañar los caminos. Sigamos peregrinando, y anunciando el Reino de Dios”, agregó.

El nuevo administrador parroquial de la parroquia Reina de los Mártires, también se dirigió a la asamblea presente, donde hubo muchos fieles de la parroquia Sagrado Corazón que quisieron acompañar a su expárroco a asumir su nueva misión. Ustedes, aseguró el padre Juan, “son para nosotros nuestra familia. Por su puesto que está nuestra familia sanguínea, pero ustedes también lo son, y es un regalo muy hermoso”.

Se mostró emocionado además por la presencia del padre Vicente Gottschalk, “quien fue parte importante en el inicio de esta comunidad hace más de 27 años”, y la asamblea reaccionó con un gran aplauso ante uno de los sacerdotes que hicieron posible la construcción del templo. El sacerdote diocesano, continuó su agradecimiento y dijo a la comunidad “Queridos hermanos y hermanas, muchas gracias por acogernos como sus hijos, y con todas nuestras falencias y nuestras tonteras. Que María Santísima, Reina de los Mártires nos siga bendiciendo a cada uno, y a nuestras familias”.

En tanto el obispo Jorge Concha Cayuqueo, en su mensaje resaltó que hace apenas un año “vine a instalar al padre Oscar, y ahora al padre Juan. Quiero decirles que esto responde a las necesidades de nuestra diócesis. Se fueron dos sacerdotes y eso significa movimiento de los pocos sacerdotes que tenemos. Además, el padre Juan cumplió su tiempo de servicio en la parroquia Sagrado Corazón, donde estuvo casi siete años, y por lo general se cambian cada seis”.

En esta realidad y en este contexto, “Los invito a que lo tomen con el mejor espíritu, siempre cuando hay cambio, es una oportunidad. Queridos hermanos apoyen mucho al padre Juan como han hecho con el padre Oscar, quien está contento aquí, pero le gusta bastante el campo y necesitamos un administrador parroquial en Quilacahuín porque los padres de ahí se van”, agregó.

“Que el Señor nos bendiga a todos, que nos acerque a su Espíritu, a su Palabra y, teniendo siempre muy presente que seguimos a Jesucristo, los demás colaboramos con todas nuestras pobrezas y limitaciones. Por eso pidamos al Buen Dios, que crezcamos en el conocimiento del Señor, en fraternidad entre todos, y que nos sintamos invitados siempre a dar testimonio de Cristo, con nuestras acciones y actitudes”.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 20-01-2020