Congreso Interamericano de Educación Católica se realiza en Chile

Este 8 de enero comenzó el Congreso Interamericano de Educación Católica organizado por la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC) que en esta edición aborda la triada “liderazgo, comunicación y marketing”.

 
Jueves 09 de Enero de 2020
Ver Galería
El encuentro comenzó con la celebración de la Eucaristía, presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, el obispo castrense Santiago Silva Retamales, y concelebrada por el Nuncio Apostólico en Chile, arzobispo Alberto Ortega Martín y el presidente del Área de Educación del episcopado, el obispo de Temuco Héctor Vargas Bastidas, entre otros clérigos.

En su homilía, el obispo Santiago Silva señaló: “Estamos celebrando un congreso de Educación. No es cualquier congreso, es de educación católica, por tanto, los temas centrales que hoy nos preocupan los queremos ver desde la dimensión cristiana, desde la persona de Jesús. Somos discípulos y discípulas del Señor que queremos tener una injerencia en la educación, no desde una ideología, no desde una moral o dogma, sino desde una persona que exige de nosotros - no solo como personas, sino comunidad- un encuentro con Él. Por tanto, a los temas de este congreso tenemos que aproximarnos desde el Evangelio” agregando, que cuando se habla de educación “es muy fácil percibir a Jesús como Maestro. La maravilla respecto de Jesucristo, es que mientras los otros maestros enseñaban la Ley, Jesús enseñaba una nueva experiencia de Dios: El Reino de Dios”.

“Cuando queremos construir comunidades educativas, Cristo es la principal fuente, porque el crea de verdad procesos de humanidad. Cristo es nuestro referente. Para que este congreso que es católico se transforme, desde nuestra fe en una reflexión sobre cómo Cristo comunicaba y lideraba basado en su propia vida y palabra” expresó Silva.

Tras la misa, se desarrolló el acto de apertura que contó con un breve mensaje del papa Francisco, leído por el Nuncio Alberto Ortega. La misiva enviada por el Secretario de Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolín y dirigida a los obispos Santiago Silva y Héctor Vargas, expresa el cordial saludo de Francisco a “los organizadores y participantes del XXVI Congreso de la Confederación Interamericana de Educación Católica, que se celebra en Santiago”, agregando: “El Santo Padre los anima en su reflexión sobre los desafíos que los responsables de la escuela católica deben afrontar para promover en ella una auténtica cultura del encuentro, de modo que pueda ser una propuesta de esperanza y confianza para nuestro tiempo”.



En seguida, Óscar Pérez Sayago, secretario general de CIEC, inauguró el Congreso recordando, en primer lugar, que la misión de la CIEC es “animar la evangelización de los pueblos de América a través de la educación, difundir y defender los grandes principios que conciernen a la organización y orientación de la educación católica, y promover la comunión y solidaridad entre sus miembros. Revisar continuamente las prácticas, reescribirlas, probarlas, rehacerlas y replantearlas” constituye, por tanto, un asunto inaplazable, si se asumen a profundidad los grandes desafíos que definen el futuro y la vitalidad de la escuela católica del continente.

En sintonía con el magisterio del papa Francisco, y de cara a las “nuevas marginalidades” que emergen en el continente americano, la CIEC vislumbra “tiempos de creatividad y esperanza, en que la fuerza, coherencia y consistencia de nuestra propuesta, aportará aire fresco y sentido a la niñez y juventud”. “Es el momento para ser significativos en nuevos escenarios, con nuevos desafíos, para las nuevas generaciones en los países donde hacemos presencia”, concluyó el secretario general de la CIEC ante los 1.300 asistentes al Congreso.

Posteriormente se realizaron las primeras tres conferencias magistrales sobre el potencial transformador del liderazgo educativo en la perspectiva del papa Francisco, reconociendo su ‘vocación de educador’ y sus ‘lecciones’ para los educadores católicos.

El primero en intervenir fue el obispo de Temuco (Chile) y presidente del Área de Educación de la Conferencia Episcopal de Chile, Héctor Vargas, sdb, quien comenzó su intervención haciendo vínculo con la situación de crisis que vive Chile y Latinoamérica: “Entendemos son parte de un proceso que veníamos experimentando durante décadas y que tienen consecuencias profundamente humanas que no podemos ignorar”, expresando que “la primera obligación de todo educador, en especial de quienes ejercemos algún tipo de liderazgo en la formación de las nuevas generaciones, es comprender el profundo malestar de personas que se ven afectadas por injustas e inaceptables desigualdades por decisiones arbitrarias que les afectan en su vida diaria y por prácticas cotidianas que consideran abusivas porque lesionan especialmente a los grupos más vulnerables como los pobres, migrantes, adultos mayores, niños y mujeres”.

Además, el obispo Vargas señaló algunos desafíos de la enseñanza del papa Francisco al liderazgo católico en la construcción de la sociedad: “hay que promover una nueva presencia de líderes católicos en los diversos ámbitos de la vida humana”, destacando la necesidad de “nuevos métodos que permitan forjar alternativas que simultáneamente sean críticas y constructivas y busquen siempre el bien posible, con clara identidad social cristiana”.

Por su parte, la Hna. Gloria Liliana Franco Echeverri, odn, presidenta de la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religiosas (CLAR), expresó: "Con sus palabras y testimonio el Papa nos señala: No te canses de sembrar. El liderazgo al que nos invita el Papa Francisco es el liderazgo del Buen Pastor, del que deja las 99 ovejas y va por la perdida, del que se desvive por aquellos a quienes ama", agregando que "en nuestro liderazgo cotidiano, nos hace bien ubicarnos en actitud de discernimiento, con dinamismo y flexibilidad para seguir adecuando las respuestas a las necesidades".

Durante su intervención la religiosa presentó diez facetas fundamentales del liderazgo del Papa que pueden inspirar el liderazgo de los educadores católicos, evocando su reciente experiencia en el Sínodo Panamazónico en Roma (octubre de 2019), donde tuvo la oportunidad de conocerlo más de cerca. Estas son: (1) un líder con vocación; (2) un líder con la certeza de que todo es don y gracia; (3) un líder que saluda y valida con su actitud la existencia del otro; (4) un líder con la mirada atenta a la realidad; (5) un líder en salida, que no se acomoda en su propio nido; (6) un líder que pronuncia palabras creíbles y se expresa con gestos elocuentes; (7) un líder sin autoreferencialidades; (8) un líder que hace fila; (9) un líder que acompaña y apoya a sus colaboradores; y (10) un líder empeñado en la comunión, que cree en el valor de lo comunitario.

Finalmente, Xavier Aragay planteó algunas claves para transformar la escuela católica, reconociendo las grandes tendencias internacionales de innovación educativa: (1) el protagonismo del alumno: aprende haciendo; (2) el cambio de rol del profesor: trabaje en equipo en el aula; (3) la comunidad efectiva y afectiva de aprendizaje; (4) la inter-trans disciplinariedad; (5) las agrupaciones variables de alumnos; (6) el proceso de aprendizaje integral; (7) la transformación de la evaluación del aprendizaje; (8) educative immersion – machine and adaptive learning; (9) la big data y la inteligencia artificial; (10) la transformación del espacio físico; (11) el lugar de la innovación en la evaluación; (12) el acompañamiento al nuevo rol del profesorado.

El encuentro que se extiende hasta el 10 de enero puede ser seguido a través del Facebook Live de CIEC con los hashtags #CongresoCIEC2020 #SomosEscuelaCatólicaDeAmérica, donde se transmiten los principales momentos y las conferencias centrales del Congreso. Más detalles en: www.congresociec.com

Fuente: Comunicaciones CIEC - CECh
Santiago, 09-01-2020