Gran Servicio Solidario y Fraterno de Jóvenes en Misión con Adultos Mayores en Quilacahuín

Una sonrisa, un ¡Bienvenido! ¡Bienvenida! y las manos amables de 30 jóvenes y adolescentes, hombres y mujeres, que guiaron el caminar de los adultos mayores que llegaron hasta Quilacahuín para participar y compartir un momento de fraternidad y de fiesta, al iniciar un nuevo año de Misión entre el 6 y el 10 de diciembre, en dicha comunidad.

 
Martes 17 de Diciembre de 2019
Ver Galería
Así recibieron a sus invitados los estudiantes de la Escuela Particular 143 Santa Cruz de San Pablo, en la medida que llegaban hasta el gimnasio del internado, donde todo listo y dispuesto los esperaba para iniciar la actividad, con el almuerzo. En absoluta disposición de servicio, los misioneros y misioneras atendieron a cada persona que participó en este encuentro.

Esta primera jornada, que comenzó con “Una sonrisa para Navidad”, continuó con la música ranchera, donde los festejados bailaron alegremente y se distendieron, para luego descansar con el juego de la Lotería, y finalizar con el compartir de la once, para regresar a sus correspondientes comunidades.

Durante la segunda jornada los misioneros y misioneras se unieron a la oración que el mundo católico realizó a la Madre del Señor para consagrar la patria y pedir por Chile en el Día de la Fiesta de la Inmaculada Concepción. En la oportunidad peregrinaron junto a los fieles de Quilacahuín por las calles principales del lugar hasta el templo, donde festejaron la santa Misa, que presidió el sacerdote Vicentino, Cristian Villalón.

El lunes 9 de diciembre, los adultos mayores de Cofalmo y Currimahuida recibieron a estos solidarios estudiantes que durante todo el día misionaron acompañando, escuchando, compartiendo la Palabra de Dios y regalando su servicio en el quehacer que se necesitara: sacando pasto, maleza, cortando leña, etc.

Por su parte las personas misionadas se mostraron felices y agradecidas con los estudiantes de la Escuela Particular Santa Cruz de San Pablo, que pudiendo estar haciendo cosas divertidas con sus amistades, prefirieron dedicar su tiempo a ayudar y llevar alegría y atenciones a hermanos y hermanas de la tercera edad. También destacaron esta iniciativa de la parroquia San Bernardino, liderada por el padre Villalón y el establecimiento educacional, que motiva el servicio y la entrega que realizaron estos jóvenes que cada año comparten y se disponen a misionar en Quilacahuín.

Mientras que, para los misioneros y misioneras, esta experiencia, que varios de ellos han vivido en años anteriores, significa ayudar y compartir, convivir con nuevas personas, ser solidarios y empáticos con las necesidades de los otros. También expresaron que, junto con conocer otros lugares, además pudieron acompañar a varios “abuelitos” que están solos, muchos de ellos muy enfermos, con tantas necesidades, y coincidieron en que se trata de una hermosa vivencia que ayuda a crear lazos con las personas y el equipo.

Cabe destacar que esta misión, la cual nace desde un proyecto de Cuaresma de Fraternidad y que la comunidad parroquial con apoyo de la municipalidad local y la institución educativa continúan, no sería posible sin la ayuda generosa de las señoras entregan su trabajo, su tiempo y esfuerzo para cocinar con cariño para todas las personas que son parte de esta gran experiencia de vida.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 17-12-2019
   Galerías:
Ver Galería